Aceite de coco para desmaquillar
Limpieza facial

Aceite de coco para desmaquillar

Si nos enfocamos en todo lo que el conocimiento cosmético nos ofrece, ya sea a través de las recomendaciones de muchos especialistas, la información de los foros, sitios web y redes sociales especializadas en el tema, o simplemente las noticias y avances estéticos que vemos en revistas, publicidad y comerciales de televisión, sabremos que cada uno de los pasos dentro de una rutina de belleza y cuidado facial son esencialmente importantes para la salud dérmica.

Aceite de coco para desmaquillar

Como todo elemento cosmético, existen diferentes variantes con particularidades únicas. Si quieres saber sobre ellas, te invitamos a leer Tipos de productos que existen para desmaquillar

Sin embargo, a veces nosotros mismos provocamos algunos de los daños que luego lamentamos, como el surgimiento de arrugas, manchas o flacidez, entre otras imperfecciones, mediante actividades tan comunes y cotidianas como el uso del maquillaje. No estamos diciendo que aplicar estos embellecedores sea mala idea o algo nocivo, pero hay una verdad que no podemos negar de los mismos, pueden ser peligrosos para nuestra imagen si no los retiramos luego correctamente.

Hablamos de la acción de desmaquillar o remover, todos y cada uno de los restos de estos aliados de la belleza, ya que el hecho de dormir con dichas sustancias en el rostro, o pasar demasiado tiempo con las mismas (especialmente en lugares calurosos donde aumenta nuestra transpiración), puede causar obstrucción de los poros, pérdida de firmeza, elasticidad y muchos otros factores propios y naturales del tejido superficial.

Afortunadamente, existen muchos métodos para eliminar todo rastro del maquillaje al momento de la limpieza facial, entre los que se recomienda el uso de aceite de coco, puro y concentrado, como uno de los agentes naturales más útiles y efectivos. Por esta razón, se nos presenta la ocasión perfecta para hablar de este óleo tan especial, con el fin de saber si son ciertas todas esas maravillas que se cuentan sobre su potencia para limpiar el cutis.

Ya sea que lo conozcas como rímel, pestañina, máscara de pestañas, se trata de un producto complicado de retirar, por ello, te mostramos en el siguiente artículo Cómo desmaquillar las pestañas

El óleo de coco y sus propiedades

El óleo de coco y sus propiedades

Siempre que planeamos utilizar un producto, buscamos información sobre su efectividad, o pretendemos intentar conocer su acción como solución de cierto factor que escuchamos posible, incluso si no tenemos en cuenta si funciona o no, debemos comenzar por conocer el elemento en sí mismo, pues nunca es buena idea aplicar algo en nuestra piel sin saber más que lo que nos cuenta aquel que lo recomienda, para así asegurarnos de no padecer inconveniente alguno

Cuando hablamos de un aceite, nos referimos a un extracto puro y concentrado de una materia, en esta caso el coco, que se obtiene al extraer todos los fluidos y el contenido líquido del mismo, ya sea a través de la condensación, la presión, el centrifugado, el licuado y exprimido o cualquier método que se nos presente posible para tratar dicha materia, de acuerdo a su estructura, textura, dureza y otras características.

Una parte de tu rostro que debes cuidar con mayor atención es el contorno de ojos, por lo que quizá quieras aprender en el siguiente artículo Cómo hacer un desmaquillante de ojos casero

El resultado común es una sustancia líquida, cuya textura casi siempre es espesa y oleosa, debido a que en su volumen se encuentran concentrados todos los compuestos que integran su formulación natural, que no se pierden al ser extraídos. Básicamente, el proceso por el que se convierte en aceite se realiza exactamente con la finalidad de purificar y optimizar todas aquellas moléculas y elementos que lo componen en una sustancia de alta densidad.

En el caso del aceite de coco, hablamos de la extracción realizada a la pulpa de la fruta, caracterizada por su dureza y gran contenido de glucosa, fibra y minerales, así como vitaminas, ácidos grasos, aminoácidos y otros nutrientes esenciales. Por esta razón, la mayoría de los oleos tienen decenas de usos e interacciones con nuestro organismo, ya sea gastronómicos (mediante la ingesta) o tópicos (a través de la aplicación sobre la piel).

Con todos los activos que podemos encontrar en esta sustancia, podemos asegurar que aporta beneficios como la hidratación de la piel, la protección ante los rayos UV que emanan del sol, la nutrición del tejido, la estimulación de la producción de colágeno y elastina, así como la reducción de las inflamaciones. Como agente cosmético, se utiliza para combatir las manchas y despigmentar, reducir la aparición de las marcas de la edad y aportar firmeza, elasticidad y resistencia, características propias de una dermis sin imperfecciones.

Aunque podemos utilizar este aceite en el contorno de ojos, lo mejor es aplicar una combinación más adecuada. Por ello, te recomendamos visitar Remedios caseros para desmaquillar los ojos

Su función como desmaquillante

Su función como desmaquillante

Siendo sinceros, el aceite de coco puede ser increíble en cuanto a los beneficios que aporta a nuestra dermis, pero como elemento para retirar el maquillaje, no es realmente especial, pues su función se basa de manera casi explícita en un principio común de casi cualquier sustancia que posea la misma textura, es decir, que sea un líquido denso y oleoso, con un volumen molecular mayor al del agua común y que pueda utilizarse para frotar el cutis.

Básicamente estamos hablando de casi cualquier aceite, aunque hay algunos que son mucho más densos que otros, así como aquellos bastante líquidos, que más bien parecen extractos, mientras que una tercera parte de los mismos, ligeros pero viscosos, simplemente se mantienen en la superficie del maquillaje, sin ser absorbido ni ser capaz de desprenderlo, por lo que son bastante inútiles en este caso.

Sin embargo, aunque esto significa que casi cualquier aceite con una textura parecida pueda usarse para este método, lo cierto es que son las mismas características antes mencionadas las que generan que algunos sean mejores que otros. Entre los más recomendados, además del de coco que tratamos en esta ocasión (siendo considerado como el mejor por algunos especialistas), podemos contar con los de argán, oliva verde, aguacate, almendras y la manteca de cacao.

Debido a la delicadeza de la dermis en cierta zona del cutis, no podemos aplicar los productos de la misma forma que en el resto. Para aprender a remover el maquillaje de este punto, te recomendamos leer Cómo desmaquillarte los ojos correctamente

Para explicarlo de un modo sencillo, este oleo desmaquilla porque su textura es capaz de arrastrar y desprender no solo el maquillaje, sino cualquier tipo de sustancia semi sólida que se encuentre levemente adherida a la piel, como pueden ser algunas impurezas y factores contaminantes, polvo, restos de células muertas, ceniza, polen y, lo más importante, el sebo o grasa que produce la dermis de manera natural durante la transpiración.

Por esta razón, no solo es útil para quitar directamente los restos de maquillaje, o el mismo de forma completa, motivo por el que se utiliza como primer paso de cualquier rutina de belleza, sino que también puede ser aplicado como un limpiador facial de bajo rango, aun cuando no hemos utilizado embellecedores, polvos, cremas o cualquier tipo de pintura facial, solo para eliminar las impurezas y el exceso de sebo.

El hecho de que este sea considerado el mejor oleo para la piel, especialmente como desmaquillante, a pesar de algunos inconvenientes que veremos luego sobre su uso, se debe a la gran cantidad de propiedades que contiene, junto a muchos nutrientes y otros activos beneficiosos que mencionamos en el apartado anterior, realmente increíbles para el cuidado del cutis y la prevención de imperfecciones.

Para cuidar de la piel y limpiarla tras un día muy atareado, sin la necesidad de recurrir a productos comerciales, puedes aprender aquí sobre Cómo hacer un desmaquillante casero

Contraindicaciones y factores de riesgo en su uso

Aunque hemos escuchado decenas de razones para utilizarlo, algunas de las cuales pasan por ser demasiado maravillosas como para creerlas sin probar por nosotros mismos, pues bien sabemos que en ocasiones la información puede exagerar, hemos intentado analizar la forma en la que esta sustancia funciona a la hora de remover el maquillaje; sin embargo, no todo es color de rosas, pues también existen algunas cuestiones negativas sobre su uso.

Aunque se recomienda abiertamente aplicarlo en el rostro, sin importar nuestro tipo de piel o el nivel de sensibilidad, no solo de manera independiente, frotando con un disco de algodón o trozo de tela, siempre se debe tener cuidado con las lesiones, heridas abiertas, eccemas, irritaciones, abscesos o cualquier otra clase de daño al tejido, pues el coco puede contener aminoácidos que podrían ayudar en la proliferación de ciertas bacterias u otros microorganismos.

Aun así, difícilmente sea necesario utilizarlo para desmaquillar puntos del cutis lesionados, pues en un principio no es correcto siquiera aplicar ningún tipo de maquillaje en los mismos, pues el riesgo es bastante mayor que en el caso de este oleo. Aun así, debemos recordar que estamos hablando de un líquido de alta pureza, que por sí mismo, siempre que se conserve correctamente, no debería ser causante de daños al tejido y mucho menos infecciones.

Todo lo que hacemos para cuidar nuestra dermis cuenta, por lo que si deseas aprender a mantener su belleza y salud, te invitamos a leer Cómo tener una piel limpia y sana

El verdadero problema, es que este aceite se considera uno de los productos de belleza natural que se encuentran dentro de la gama de los comedogénicos o simplemente productores de comedones, que no son más que las espinillas, barritos, granos y puntos negros que aparecen en la piel. Estos aparecen debido a la obstrucción de los poros, que se ven tapados por sustancias como impurezas, sebo, células muertas y demás agentes que de adhieren a los folículos.

Hay dos formas en las que este líquido influye en los comedones, aunque ambas afectan más a las dermis tipo grasas, especialmente aquella que radica en el hecho de que, por la textura oleosa de la sustancia, se mezcla con el sebo propio de la piel, lo que propicia que este o se obstruya dentro de los poros, o bien cree una película traslúcida sobre los mismos, que impide que las glándulas sebáceas transpiren a través de los folículos pilosos, causando que estos se bloqueen.

La segunda forma tiene que ver directamente con la razón por la cual decidimos utilizarlo en nuestro rostro, siendo este caso el proceso de desmaquillado, ya que el aceite de coco ayuda a disolver y desprender el maquillaje de la dermis, pero no lo absorbe ni lo retiene por sí mismo, como lo harían otros métodos desmaquillantes (en especial los de elaboración profesional), sino que deja bastantes restos de los embellecedores.

¿Sabes acerca de los embellecedores aprueba de agua? Si deseas aprender a removerlos, te recomendamos leer ¿Cómo quitar el Maquillaje Waterproof?

Todos estos residuos, combinados con el sebo y el óleo o la película delgada que deja sobre el cutis antes de lavar con agua tibia y jabón, comienzan a penetrar en los poros de la misma manera como vimos anteriormente, no solo obstruyendo su diminuto orificio superior, lo que causa un comedón abierto (puntos negros), sino que queda atrapado profundamente, ocasionando la aparición de un comedón cerrado (espinillas y granos, cuya obstrucción se encuentra bajo la epidermis).

Esto no quiere decir que sea nocivo o peligroso de utilizar, mucho menos que debamos ignorar por completo sus beneficios y pasar directo a desechar la idea de su aplicación, sino que debemos tomar medidas para hacer que la acción del desmaquillado con este líquido no produzca ningún tipo de reacción alterna. Por ello, se recomienda aplicarlo para ayudar a desprender el maquillaje e inmediatamente lavar el rostro con agua y jabón, acompañando el proceso con una rutina de exfoliación o dos a la semana.

La aplicación de este producto

La aplicación de este producto

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta cuando colocamos cualquier sustancia en la dermis, especialmente en el cutis y zonas tan delicadas como el contorno de ojos (gracias a que el óleo de coco es realmente apto para esto), es el hecho de que utilizarlo de la manera correcta puede garantizar una inmensa mejoría en cuanto a sus resultados, no solo al remover el maquillaje, sino en cuanto al cuidado de la piel y la prevención de los factores de riesgos.

Si buscas algunas alternativas de limpieza facial que no contengas químicos ni conservantes desconocidos, te recomendamos leer sobre Desmaquillante natural

Por ello, es necesario saber que, para aplicarlo, no debemos pensar que necesitamos una gran cantidad de este líquido, para rociarlo en el rostro como si fuese agua ni empaparnos del mismo, sino que vamos a apoyarnos en el uso de un medio, como un trozo de tela suave o un disco de algodón, para humedecerlo apropiadamente, con una buena cantidad de líquido pero sin exagerar, para que no gotee al momento de pasarlo por el tejido.

Una vez tenemos nuestro medio, vamos a buscar las zonas donde el nos aplicamos previamente una mayor cantidad de maquillaje, que suelen ser los labios, los párpados cuando utilizamos sombra de ojos y delineador, así como los pómulos y las mejillas, que suelen llevar base y rubor. Comenzamos de este modo, pues usualmente necesitaremos de varios trozos de algodón o tela, para no utilizar los mismos ya contaminados con los polvos o cremas embellecedoras.

Simplemente debemos comenzar a dar pasadas suaves, frotando pero sin aplicar demasiada presión, para que la fórmula natural del aceite vaya debilitando y desprendiendo el maquillaje; tras varias pasadas, notarás que la mayoría de los residuos ya no se encuentran adheridos a la dermis. Una vez utilizamos un medio diferente para cada una de las partes del rostro antes mencionadas, podremos hacer lo mismo en el resto: la frente, nariz, barbilla y el cuello, en caso de necesitarlo.

Puede que sepas de la aplicación del maquillaje, pero si tienes dudas sobre cómo retirarlo correctamente, es probable que quieras leer Cómo desmaquillar la piel correctamente

Al finalizar, si notamos que aún tenemos un poco de maquillaje, lo cierto es que este ya no estará adherido al tejido, por lo que será mucho más fácil que se suelte suavemente al lavar posteriormente con agua (preferiblemente tibia, ya que ayudará a remover la sustancia oleosa) y jabón neutro, con un pH balanceado pues es el mejor para nuestra piel. Como vimos antes, siempre se recomienda lavar tras desmaquillar para evitar los comedones.

Una receta para potenciar la efectividad

Si bien hemos visto que se trata de uno de los mejores removedores naturales de maquillaje, esto no significa que el único modo de aplicarlo sea el anterior, aunque es el más común y la forma correcta, se puede hacer exactamente lo mismo, pero tras combinar el aceite de coco con otros ingredientes apropiados, con lo que daremos con una receta ideal no solo para desmaquillar y limpiar impurezas, sino para aportar una mayor cantidad de propiedades a la dermis.

Para ello, vamos a mezclar aceite de coco, aceite de argán y gel de aloe vera en partes iguales, de unos 20 mililitros, añadiendo luego el contenido de una cápsula de vitamina E, que nos permitirá preservar la mezcla, aportando una mayor conservación. De esta forma, obtendremos una mayor hidratación, nutrición y protección de la piel, ya que la misma absorberá activos esenciales para su cuidado y recuperación, ideal para prevenir y combatir imperfecciones. También es posible encontrar otras recetas similares en diferentes sitios web o foros cosméticos en internet.

¿Conoces la diferencia entre limpiar el rostro y remover el maquillaje? Si tienes dudas sobre esto, es porque no has leído ¿Limpiar y desmaquillar es lo mismo?

Comentarios desactivados en Aceite de coco para desmaquillar