Los mejores aceites naturales para las arrugas
Cremas Antiarrugas

Los mejores aceites naturales para las arrugas

Seguramente muchos leen la palabra aceite, pensando que nos referimos a aquellos que podemos encontrar en casi cualquier cocina, como los de girasol, soja, palma, oliva y demás, conocidos como óleos vegetales y utilizados en la gastronomía. Sin embargo, para evitar esta confusión, vamos a hablar primero sobre qué es realmente este producto tan popular, en cuanto a los que se producen para ser utilizados como componentes cosméticos.

No solo el cutis puede sufrir de imperfecciones y pliegues, por lo que, si deseas eliminarlas por completo, probablemente quieras leer acerca de Arrugas en el escote y cuello

Los mejores aceites naturales para las arrugas

Existen dos variantes de los óleos, que se diferencian por la potencia y la concentración de todo el contenido de la materia de la que son extraídos, cumpliendo el mismo papel pero de manera distinta, aunque ambos se utilizan de forma tópica. El primero es el conocido aceite esencial, el más concentrado de los dos, que se debe utilizar en pequeñas cantidades, para evitar saturar la dermis y ocasionar efectos adversos.

Para diluirlos un poco, sin que pierdan la potencia, mientras combinamos sus componentes con otros que armonicen, están los aceites portadores, igual de densos y con una textura un poco más oleosa, pero menos concentrados. Esto se debe a que, durante el proceso de extracción del líquido, parte de la materia no se reduce, sino que simplemente cambia su estado, por lo que los compuestos, nutrientes y demás elementos, no se concentran en menor volumen.

Lo más interesante de estos, es que algunos pueden y son utilizados, de manera específica, para reducir y eliminar casi cualquier tipo de arrugas, por lo que podemos encontrarlos entre los ingredientes de diferentes cremas, tónicos y ungüentos cosméticos. Por ello, en caso de querer utilizarlos por nosotros mismos, vamos a conocer cuáles son esos que se pueden considerar los mejores y más efectivos,

¿Problemas con las líneas de expresión y los pliegues en la piel? Conoce algunas soluciones apropiadas en el siguiente artículo: Tratamientos para las arrugas profundas que realmente funcionan

Los aceites y su uso estético

Los aceites y su uso estético

En sí mismos, los aceites no son más que derivados naturales, obtenidos de materias del reino vegetal, para ser más específicos, de diversas plantas y sus partes, como frutos, semillas, flores, hojas y tallos en general. Esto no difiere en aquellos de uso cosmético o gastronómico, ya que ambos son extractos de estas materias naturales, que se pueden obtener sin utilizar ningún tipo de elemento químico o añadido, para no alterar su pureza.

La diferencia es el contenido de la materia utilizada para elaborarlos, ya que aquellos a los que aquí nos referimos, son producidos por sus altos valores en principios activos esenciales para la salud de la piel. En general, se les conoce por ser ricos en nutrientes, aminoácidos, ácidos grasos, antioxidantes, regeneradores celulares, elementos hidratantes, emolientes, minerales y compuestos necesarios para la síntesis de proteínas en el interior de los tejidos.

Estos no actúan por medio de la ingesta, sino a través del contacto tópico, al ser absorbidos por los folículos pilosos y los poros de la dermis, llegando hasta las capas inferiores y las células que las conforman. De esta manera, otorgan todas las propiedades antes mencionadas y muchas más, que aunque tienen un gran valor cosmético, no son las requeridas en lo que al tema de hoy se refiere, que es la prevención, reducción y eliminación paulatina de las arrugas.

El envejecimiento es inevitable, aunque es fácil combatir sus consecuencias, con algunos tratamientos que verás en este artículo sobre Cómo parecer más joven

Aun así, no debemos pensar que dichas propiedades surgen al sintetizar los óleos o al extraerlos, pues estos principios activos forman parte de los compuestos internos de la materia del cual se obtiene. Por ejemplo, si tomamos un aguacate, este fruto rico en ácidos grasos, vitaminas y otros componentes, los mismos perduran en el líquido tras ser extraído, garantizando que la totalidad de los beneficios puedan ser utilizados de forma tópica.

La gran diferencia, es que al reducir el volumen y la masa de la materia, convirtiéndola en un líquido menos denso, se puede concentrar en cada gota una mayor cantidad de elementos, lo que se refiere a la síntesis de los óleos en general. De esta manera, es posible llevar al tejido superficial todas las bondades de la naturaleza, que contribuyen de diferentes maneras a mantener la salud de la piel, su imagen estética y sus características.

Aquellos que poseen propiedades antiarrugas

Aquellos que poseen propiedades antiarrugas

Si hiciésemos una lista de todos los aceites que existen, tanto portadores como esenciales, nos daremos cuenta de que hay una inmensa cantidad, pues son muchos los frutos, semillas, plantas y vegetales capaces de otorgarnos todo su contenido en forma líquida. Por ejemplo, en muchas tiendas estéticas naturistas podremos encontrar algunos como los de lavanda, caléndula, rosa, árbol del té, semilla negra, incienso, manzanilla, mirra, karité y muchos otros.

Un producto medicinal que, aunque muchos dudan en utilizar, tiene usos cosméticos ideales para la piel. Si quieres conocerlo, te recomendamos leer Vaselina para las arrugas

Sin embargo, como cada uno posee sus propios elementos, propiedades y principios activos, cumplen funciones diversas al momento de entrar en contacto con el tejido de la piel, por lo que algunos son buenos como astringentes, desinfectantes, tonificantes y demás. En cambio, aquí presentamos solo 7 de ellos, que son los que concentran su efecto cosmético en el combate de las arrugas de manera más efectiva, por lo que son los mejores a utilizar en este caso.

Jojoba

El primero de ellos es un óleo portador, que tras la extracción, se compone de aproximadamente el 50% de todo el contenido nutricional de la semilla de jojoba, siendo la otra parte, como explicamos en este tipo de aceites, parte de la masa de la semilla. Aun siendo de este tipo, es uno de los más concentrados, por lo que no nos debe sorprender que los especialistas lo recomienden tanto, para ser aplicado de manera independiente.

Es muy popular como método regenerativo, tanto para la piel como para el cuero cabelludo, por lo que usualmente se ve como ingrediente de muchos tratamientos naturales para el cabello, así como elemento desinfectante para tratar heridas y llagas. En cuanto a su potencia contra las imperfecciones, se debe principalmente al alto contenido nutricional de la semilla de jojoba, así como su concentración de agua, que aporta un grado de humedad elevado para la dermis.

Combate estas marcas tan molestas del envejecimiento en casa, utilizando solo elementos naturales. Si quieres saber más, te invitamos a leer Cómo hacer una crema antiarrugas casera

Coco

Continuando con la idea de los aceites portadores, el de coco es aún más concentrado que el anterior, ya que aunque no posee la totalidad del volumen de la materia del cual se obtiene, sí que carga consigo el 90% de los ácidos grasos saturados de este fruto. Por ello, aunque se extrae de una fruta comestible, no se recomienda su ingesta, por lo que prácticamente debe toda su popularidad al inmenso valor cosmético que posee.

Algunos expertos lo consideran un milagro de la naturaleza, ofrecido a los seres humanos para el cuidado estético y personal, ya que es famoso por ser uno de los tratamientos naturales de hidratación tópica intensiva. Esto se debe a que tiene una concentración de agua muy alta, cuya densidad es menor al líquido común, por lo que se absorbe de manera increíble a través de los poros y folículos pilosos de la piel.

Sumado a esto, los ácidos grasos ya mencionados también son vitales para el tejido, pues mediante la aplicación tópica pueden ser sintetizados correctamente, ayudando así a portar elementos capaces de regenerar las células dañadas y aumentar la producción de colágeno y elastina. Eso no es todo, sino que el óleo es rico en vitaminas E y K, que junto a otras como las A y B, además de algunos minerales, conforman sus componentes esenciales.

Si pasas de los 40 y ya notas que las imperfecciones se marcan en profundidad, es porque no has leído sobre La mejor rutina de cuidado de la piel a los 40 años

Aguacate

El aceite portador de aguacate no solo es menos popular en su uso estético, ya que a diferencia de los anteriores, cuenta con la ventaja de ser ideal para el consumo y la preparación de diferentes platillos gastronómicos, sino que además, si nos valemos de la concentración de propiedades, tiene un valor inferior. Aun así, esto no significa que su aporte sea bajo, ya que en ese caso, no se habría ganado un lugar entre los mejores.

Se utiliza casi exclusivamente por personas que posean una dermis seca, ya que su contenido aceitoso no es muy recomendable para aquellos con un tipo de piel graso, pues cuenta con elementos lubricantes que pueden aumentar la producción del sebo. Por ello, y gracias a su alto contenido de vitamina E y antioxidantes, es realmente eficaz para hidratar la dermis y tratar problemas de resequedad, que usualmente son uno de los mayores causantes de arrugas en cutis secos.

Oliva

Al igual que el anterior, el aceite de oliva es un portador, cuya concentración es relativamente baja, a igual que su popularidad cosmética, pues también suele encontrarse en la cocina, por ser apto para el consumo y la preparación de alimentos. Sin embargo, posee una mayor cantidad de antioxidantes, por lo que tampoco es extraño encontrarlo como ingrediente en diferentes cremas corporales y faciales, así como otros tratamientos estéticos.

Un óleo maravilloso que, por sus propiedades, es muy popular en la cosmética. Para saber sobre su función contra las arrugas visita Aceite de coco para las arrugas ¿Funciona?

El problema de su uso tópico, es que es mucho más aceitoso, por lo que puede ser algo molesto al aplicarlo, ya que deja una sensación grasosa y es difícil de retirar con agua y jabón; aun así, esto no debería ser un limitante para escogerlo, ya que tiene la capacidad única de ayudar en la regulación del pH de la piel, mientras hidrata en profundidad, lo que contribuye a reducir las arrugas y la oxidación celular.

Argán

Si hablamos de vitamina E y su función como antioxidante estrella de la naturaleza, el aceite esencial de argán es el que más destaca en cuanto a su contenido, ya que el 4% de su volumen total lo compone este nutriente tan valioso. Ya que la oxidación celular es el principal factor interno de la pérdida de la salud de la piel, el aceite de argán se gana un puesto de mérito, pues es aquel que más contribuye en la reducción de las imperfecciones por interacción celular.

Aunque también es comestible, siendo uno de los óleos esenciales menos concentrados, su uso en la gastronomía no es muy común, ya que en ese caso debe utilizarse una gran cantidad de líquido y sería bastante costoso. Pero si hablamos de la cosmética, que aprovecha todas las propiedades de una pequeña cantidad del producto, el valor de este es realmente alto, sobre todo porque también en rico en ácidos grasos Omega 3, vitales en muchos aspectos.

Si quieres conocer las normas clave para el cuidado de la piel, que nos permiten prevenir las arrugas profundas, te recomendamos leer 10 reglas para lucir una piel joven después de los 40

Rosa mosqueta

Ya hablamos del aceite portador que más contribuye en la hidratación, pero su contraparte esencial, el óleo de rosa mosqueta, no se queda atrás, ya que es mucho más concentrado y potente, por lo que utilizando unas pocas gotas, podremos obtener una humectación ideal (ligeramente inferior al de coco), pero con la aportación de otros nutrientes, además de su capacidad como relajante del tejido, que ayuda contra la flacidez y la distensión de los pliegues de las arrugas.

Almendra dulce

Finalizando la lista se encuentra otro óleo esencial, el más concentrado de todos, con altos contenidos de vitamina A, B y E, así como calcio y minerales vitales para el tejido, por lo que suele ser utilizado no solo para combatir las arrugas, sino otras imperfecciones de la piel, así como en tratamientos para el cabello. Aunque es bueno en la humectación, su principal aporte son los nutrientes, como los ya mencionados y su muy alto contenido de ácidos grasos “no saturados”.

El paso del tiempo no perdona, pero puedes reducir sus consecuencias, de manera notoria, siguiendo las recomendaciones de este artículo sobre La mejor rutina de cuidado de la piel a los 50 años

Su correcto uso en la piel

Su correcto uso en la piel

Ya hablamos de la gran diferencia de los dos tipos de óleo, por lo que sabemos que aunque podemos aplicar directamente los portadores, debemos diluir los esenciales y evitar que sean absorbidos por la piel de forma directa. Esto no significa que sean nocivos o peligrosos, ya que podemos utilizarlos por sí mismos alguna vez, pero no debemos dejar que se convierta en un hábito, pues con ello existen algunos riesgos.

Aun así, hay otros detalles que debemos tener en cuenta al momento de dejarlos caer sobre la dermis, pues al hacerlo de la manera correcta, estaremos aprovechando mucho más todas las propiedades que estos aportan. Por ello, vamos a culminar con este apartado sobre los dos métodos que podemos tener en cuenta, para no desperdiciar el producto, sino obtener todo aquello que pueden ofrecernos, en cuanto a sus resultados para prevenir y eliminar arrugas.

Ese punto, bajo la frente, donde tanto se notan las líneas de expresión y otras imperfecciones puede ser tratado. Puedes conocer algunos métodos leyendo Cómo eliminar las arrugas del entrecejo

Aplicación individual

Lo primero es que, si escogemos aplicarlos por sí mismos, los portadores son los ideales, aunque siempre podemos adquirir, por ejemplo, una presentación de aceite de coco y otra más pequeña de argán (o cualquier óleo esencial y portador, de acuerdo a nuestras necesidades de hidratación, nutrición o elementos antioxidantes), para añadir el contenido del último en el primero, obteniendo así una mezcla más completa y potente.

Una vez hemos escogido el producto a utilizar, el método es bastante sencillo, ya que para evitar desperdiciar o que este se corra por toda la superficie de la piel, lo mejor es tomar un pequeño disco o trozo de algodón, humedecido con un poco de agua y exprimido para sacar todo el líquido que sea posible. Esto nos permitirá que el núcleo o el interior del algodón albergue algo de agua, por lo que no absorberá demasiado del óleo.

Una vez tenemos esto, lo ideal es simplemente empaparlo levemente con el aceite, exprimiendo un poco para eliminar el exceso y proceder a frotar con el mismo en las áreas afectadas por las imperfecciones de manera ordenada. Lo mejor es realizar movimientos circulares sin aplicar mucha presión, ya que este suave masaje contribuye a la activación del flujo sanguíneo y mejora la tonicidad del tejido.

Para conocer lo mejor en cosmética para mayores de 60 años, te invitamos a leer acerca de La mejor rutina de cuidado de la piel a los 60 años

Combinando estos y otros ingredientes

La otra estrategia es no utilizar directamente los aceites, sino recurrir a una receta más elaborada, como un sérum, crema, gel, tónico o cualquier otro producto con capacidades antiarrugas, sea cual sea su textura y presentación. Siempre encontraremos una gran variedad de recetas, en foros, sitios web, programas de televisión y revistas cosméticas, aunque también podemos recurrir a las recomendaciones de especialistas, ya sea en tiendas estéticas naturistas o salones de belleza, que nos dirán las mejores preparaciones para nuestra piel.

En cuanto a la aplicación de este segundo método, si el resultado es una mezcla oleosa o semi líquida, utilizaremos la misma técnica del algodón para frotarlo en la piel; en cambio, si resulta una crema antiarrugas, lo mejor es simplemente aplicarla con las manos, utilizando las puntas de los dedos para esparcirla y realizar los masajes antes detallados, para cubrir la zona completa y no perdernos de las ventajas que un buen masaje facial puede ofrecer.

Comentarios desactivados en Los mejores aceites naturales para las arrugas