Es eficaz el ácido retinoico para las arrugas
Cremas Antiarrugas

Es eficaz el ácido retinoico para las arrugas

Si pensamos en los problemas e imperfecciones en la piel asociadas a la edad, sin duda alguna las arrugas se llevan el premio mayor como tema principal de preocupación tanto de hombres como de mujeres a lo largo de la vida, pero principalmente una vez han alcanzado la etapa donde las mismas se comienzan a tornar mucho más notorias y aumenta rápidamente su presencia en la piel, la época de los 40 a 45 años.

Es eficaz el ácido retinoico para las arrugas

Tanto para combatirlas como para prevenirlas existe una realmente muy larga lista de tratamientos, los cuales van desde productos simples elaborados por diversas marcas comerciales hasta secretos de la cosmética natural que nos han ido acompañando y evolucionando con nosotros desde hace miles de años, siempre pasando por la utilización de sustancias que prometen ser de gran ayuda para este fin, pero de las cuales algunas veces no estamos del todo convencidos.

En este último grupo entran tanto productos naturales como otros de origen comercial o que han sido diseñados para otros objetivos pero que demuestran cierta efectividad. Uno de estos es el ácido retinoico, sustancia que en los últimos años ha dado mucho de qué hablar tanto a los fanáticos del cuidado facial como a los propios expertos en la materia.

Y es que hasta la fecha a pesar de que hay muchos que si quiera saben qué es, son conscientes de que existe una duda que realmente se ve asociada a ella y es que si el ácido retinoico es o no es efectivo para combatir o si quiera prevenir la formación de las famosas arrugas, y en tal caso en qué tipo de marcas en la piel se puede utilizar.

Si eres de los que quiere entender este punto y te interesa saber a ciencia cierta cuál es la utilidad del ácido retinoico en nuestra incansable lucha contra los signos del paso del tiempo no dejes de leer, ya que a lo largo de nuestro artículo de hoy te estaremos explicando de la mejor manera posible todo lo que necesitas saber, para que logres crear tu propio criterio de si el ácido retinoico es o no la sustancia ideal para tu piel.

Si no sabes cuales otros usos puede tener este popular ácido, o no tienes aún muy en claro de qué se trata el producto, te sugerimos que antes de comenzar te tomes un momento para consultar nuestro tema titulado Para qué sirve el ácido retinoico

Tretinoína o ácido retinoico

Tretinoína o ácido retinoico

Es muy probable que hayas escuchado hablar de él, o que lo hayas visto en la parte trasera de algunas cremas o productos para la piel sin saber a ciencia cierta qué es esta sustancia y que la hace tan llamativa y especial tanto entre la comunidad de fanáticos del cuidado facial como en el mundo de la medicina cosmética y el área de la dermatología.

El ácido retinoico es una de las formas más puras y concentradas en las que se puede encontrar a la vitamina A, es llamado también por el nombre de tretinoína y se suele utilizar muy frecuentemente como sustancia de uso tópico para la piel. Siendo un tratamiento bastante efectivo para ciertas afecciones tanto comunes como no tan frecuentes.

Es la forma ácida de esta vitamina y ayuda a estimular el recambio celular en la epidermis, lo que termina reduciendo la cohesión celular en la capa córnea de la piel y facilitando la descamación, acción que tiene gran impacto en los comedones y la suciedad en general ya que facilita su expulsión e impide que los contaminantes se acumulen generando nuevas lesiones.

Esto hace que el ácido retinoico o tretinoína sea utilizado comúnmente como un tratamiento para los problemas de acné más severos y acné vulgar, además de lograr cumplir otras funciones en la piel, siendo un producto que destaca por contar con un uso médico altamente solicitado en el área de la dermatología y el cuidado y prevención de lesiones cutáneas asociadas al crecimiento y a las hormonas.

¿Dónde adquirir este producto?

El ácido retinoico, como ya te indicamos es una sustancia que suele ser solicitada por los dermatólogos, al punto de lograr considerarla como un tratamiento médico. Por lo que no es para nada extraño que se trate de un producto no tan difícil de encontrar en todo el mundo pero que aun así muchas personas no tienen demasiado conocimiento.

Si quieres adquirir ácido retinoico no debes buscar demasiado, ya que se comercializa en casi todos los países tanto en  farmacias como en droguerías, donde se encuentra con diversas presentaciones y concentraciones que están pensadas para los posibles usos que se le suelen dar a esta sustancia.

Podemos encontrarla en crema y en ungüento, en concentraciones que van desde el 0,01% en adelante, siendo las más comunes hasta el 1% ya que tras de allí se le considera muy fuerte para el uso convencional tópico. Dependiendo del país, para adquirir tretinoína vas a requerir de forma obligatoria la presencia de un récipe o receta médica dada por un dermatólogo certificado, quien tendrá la tarea de indicar el uso adecuado y prevenir la mala aplicación

También se puede encontrar en variaciones que aumentan la concentración entre el 2% y el 5% aunque estas no suelen verse como alternativa para venta al público en general. Su uso está más destinado al área estética como alternativas para peelings y exfoliaciones químicas en spas o centros de belleza donde se aplican de la mano de profesionales quienes pueden asegurar un proceso lo más libre de riesgos posible.

Ácido retinoico para las arrugas ¿Funciona o es mejor evitarlo

Ácido retinoico para las arrugas ¿Funciona o es mejor evitarlo?

Es probable que alguna vez hayas escuchado hablar de las cremas para arrugas con retinol, y creas que al tener un nombre bastante similar ambos productos se traten exactamente de lo mismo, y por consiguiente puedas sustituir estas costosas cremas con un producto mucho más económico, el ácido retinoico que puedes adquirir en la mayoría de las droguerías del mundo.

Pero, permítenos informarte que esta creencia está un tanto equivocada, realmente el retinol y el ácido retinoico no son la misma sustancia, aunque ambas se tratan de miembros de la familia de los retinoides que funcionan como maneras de suministrar vitamina A en nuestra piel. Lo que se traduce en que efectivamente no puedes simplemente sustituir a uno con el otro.

Pero ¿Esto acaso significa que este ácido protagonista de nuestro artículo de hoy no funciona como un tratamiento para las arrugas? La respuesta es simple, sí funciona en muchos casos, aunque no cuenta con las mismas indicaciones y usos que su compañero antes mencionado y no ofrece el mismo tipo de resultados.

El ácido retinoico puede aplicarse para contrarrestar arrugas moderadas y leves, aunque es mucho más efectivo en las líneas menos marcadas debido a que suelen requerir menos tiempo y concentración de sustancia para ser borradas de la piel. Además funciona perfectamente para atenuar toda clase de líneas de expresión sin importar si las mismas han surgido a tiempo o son consecuencia de un envejecimiento prematuro.

Esto se debe a que la tretinoína es una sustancia que cuenta con la capacidad de aumentar los niveles tanto de colágeno como de elastina y de ácido hialurónico presentes en la piel, las cuales se encuentran muy relacionadas a la formación y presencia de muchos signos de la edad, incluyendo estas marcas tan peculiares.

Este resultado tan prometedor se consigue mediante la estimulación que la acción exfoliante del ácido retinoico presenta en las capas externas, trayendo como consecuencia que las marcas comiencen poco a poco a atenuarse y rellenarse, devolviendo tras algo de tiempo y bastante constancia, la apariencia joven y saludable a la piel.

Cómo utilizarlo para este fin

Usar tretinoina, como ya te hemos indicado, es un proceso que requiere de manera obligatoria en algunos países, de la autorización por un médico dermatólogo, aunque estos lo suelen recetar principalmente para problemas como acné moderado, siendo su aplicación más práctica y efectiva.

Pero si aún así buscas servirte de este gran aliado para combatir toda clase de arrugas en tu rostro tienes de forma obligatoria que tomarte un tiempo para determinar cuál uso es el más recomendado y así lograr prevenir que su alta concentración termine volviéndolo un producto contraproducente y generando reacciones adversas en la piel.

Haz una prueba de alergia

Para comenzar, es importante que te tomes un día para realizar una prueba de alergia, ya que puede existir la posibilidad de que tu piel no tolere este fuerte ácido y es mejor darse cuenta en un espacio reducido que aplicarlo en todo el rostro sin tener certeza de ello. Hacerlo es muy sencillo, solo coloca una cantidad bastante pequeña en una zona poco visible de tu piel, la cual puede ser la parte trasera del cuello o bajo el mentón.

Luego simplemente espera, 24 horas serán más que suficientes para conocer los resultados. Si pasado este tiempo tu piel se encuentra en perfecto estado podrás comenzar a aplicarlo con confianza, si por el contrario notas alguna irritación o molestia lo mejor será que evites colocarlo sobre tus arrugas, ya que en ellas seguro conseguirás la misma molestia.

Si todo sale bien, aplícalo en tu piel

Después de la prueba de alergia que determine que efectivamente puedes comenzar a usarlo es turno de conocer la técnica. Este producto debe ser aplicado en poca cantidad, solo en el área de interés y utilizando una crema con muy baja concentración para evitar efectos secundarios a largo plazo.

Para tratar líneas de expresión y contrarrestar arrugas leves, una crema con concentración del 0,01% será suficiente, aunque si eres algo arriesgado y estás seguro que tu piel puede soportarlo puedes aumentar a una presentación con un máximo de 0,05% de concentración de tretinoína, teniendo cuidado de fijarte siempre que no aparezcan marcas o manchas indeseadas o no comience a presentarse ardor.

Si lo que quieres es combatir arrugas moderadas el mínimo de concentración para tu piel será de 0,05% y un máximo de hasta 0,1%. En este caso por nada del mundo te aconsejamos aumentar la concentración, a menos que un médico dermatólogo haya analizado tu piel y te haya indicado que puedes recurrir a este producto en dosis superiores. Recuerda, en cualquiera de los casos, un experto siempre será la mejor ayuda a la que puedas acudir.

Presta atención a la frecuencia de uso

A diferencia de otros tratamientos para la piel, y especialmente otros productos para la lucha contra las arrugas, el ácido retinoico no es una sustancia que se aconseje para uso diario ni como parte esencial de tu rutina de cuidado facial. Lo ideal es comenzar a aplicar tan solo una vez por semana e ir poco a poco aumentando la frecuencia de uso hasta un máximo de 3 veces por semana, o dejando descansar tu piel dos días entre cada aplicación.

Lo más recomendable es colocarla en las horas de la noche, para que la piel pueda tomarse el tiempo de absorberla con mucha mayor calma mientras duermes. Y jamás hacerlo como último paso de cuidado facial, sino que tras la limpieza y tonificación del rostro, y justo antes de la crema humectante ya que la misma puede ayudar a aumentar sus efectos positivos y disminuir el riesgo de los negativos.

Qué otros usos darle a esta sustancia

Qué otros usos darle a esta sustancia

Ya te hemos mencionado que el principal uso que tiene el ácido retinoico es como una opción bastante efectiva para ayudar a combatir toda clase de acné presente en la piel, siendo la opción que más llama la atención de los médicos dermatólogos, además de servir como alternativa para tratamientos de exfoliación química en spas y centros de salud estética.

Y que sumado a ello, también es bastante aplicada como alternativa que destaca por su eficiencia a la hora de tratar arrugas en la piel, mientras estas sean del tipo leves o moderadas. Pero, más allá de eso, debes saber que esta sustancia esconde muchos secretos que vale la pena tomarse un momento para conocer.

La tretinoína es un ácido de la vitamina A que sirve para diversos tratamientos en la piel, los cuales en su mayoría están enfocados principalmente en mejorar su apariencia, pero yendo muy de la mano de su salud y estado general. Entre algunas de las funciones que puede tener están:

Reducir las manchas en la piel

Con el paso del tiempo, la piel suele comenzar a sufrir de ciertas manchas tanto claras como oscuras, a causa de diversos factores. El uso de ácido retinoico ha demostrado ser bastante efectivo para ayudar a atenuar estas marcas, unificando el tono de la piel y devolviéndole la apariencia saludable que ha perdido.

Ayudar a combatir el fotoenvejecimiento

El sol es uno de los factores que más generan envejecimiento prematuro. Utilizar frecuentemente ácido retinoico ayuda a reducir el riesgo de padecer arrugas y marcas generadas por los rayos UV, una función que va muy de la mano con la lucha contra las arrugas moderadas y leves y que puede aumentar la efectividad del producto en esta área.

Reafirmar y tonificar el cutis

Sumado a las arrugas, un punto que suele verse afectado con el paso del tiempo es la firmeza de la piel, algo que también se asocia muy directamente a la llegada de la vejez. Como te indicamos más arriba, la tretinoína es una sustancia que ayuda a nivelar los niveles de sustancias como el colágeno y el ácido hialurónico, pero también de la famosa elastina, sustancia que está directamente relacionada con el punto de la firmeza de la piel.

Aplicar ácido retinoico puede ayudar a que la piel recupere la elasticidad y recobre tanto el tono como la textura pérdida, reduciendo problemas muy relacionados a la falta de firmeza como lo son las bolsas en los ojos, párpados caídos y hasta la papada, puntos bastante clave para la belleza del rostro.

Efectos secundarios, lo que no puedes olvidar

Efectos secundarios, lo que no puedes olvidar

Toda la precaución que vemos relacionada al uso y venta del ácido retinoico no es por mero capricho de quienes lo producen ni una manera para querer obligarnos a pagar de más por su utilización, sino que está muy bien fundamentada en los posibles efectos adversos que puede traer la mala aplicación de esta sustancia.

Y es que, como ya te hemos indicado, la tretinoína es la forma ácida más concentrada de la vitamina A, y resulta una sustancia un poco peligrosa si no es administrada con la debida precaución. El uso de concentraciones elevadas o la utilización directa sobre la piel si bien puede servir para realizar limpiezas profundas y exfoliaciones también puede terminar yendo un poco más allá y causando daños que pueden ser tanto leves como moderados.

Debes saber que este producto puede resultar bastante irritante para las capas más externas de tu piel, trayendo consecuencias como enrojecimiento, ardor, picazón en el área donde fue aplicada, aparición de sarpullidos y en el peor de los casos quemaduras leves o moderadas.

Cuando se expone al sol de forma directa genera una reacción fotosensibilizante, lo que significa que aumenta la posibilidad de padecer los efectos dañinos que los rayos ultravioleta generan en la piel, algo que contrasta un poco con la ya mencionada capacidad que tiene para reducir el fotoenvejecimiento.

El secreto para prevenir todo esto es aplicar siempre la cantidad indicada, jamás exceder la frecuencia recomendada, utilizar crema humectante después de colocar el ácido retinoico en l piel y tras haber aplicado el producto nunca exponerse directamente al sol sin antes aplicar un protector solar suficientemente efectivo, que cuente con un factor de protección solar de al menos 30.

¿Te ha gustado este artículo y quieres continuar ampliando un poco más la información? Te invitamos a leer sobre los Pros y contras cremas con ácido glicólico y retinoico

Comentarios desactivados en Es eficaz el ácido retinoico para las arrugas