Para qué sirve el ácido retinoico
Cremas Antiarrugas

Para qué sirve el ácido retinoico

En el mundo del cuidado de la piel, existe una larga lista de ingredientes que se suelen aplicar ya sea como parte de productos más elaborados tanto como de manera directa sobre la piel. Entre ellos encontramos algunos que debido a su uso frecuente y diversos factores nos resultan ya tan conocidos que con solo leer o escuchar su nombre ya tenemos totalmente en claro tanto el cómo se utilizan como cuales son los beneficios que podrían traer a nuestra piel.

Para qué sirve el ácido retinoico

Pero, junto a ellos, destacan otros que, muy por el contrario, no tenemos prácticamente idea de cuál es su utilidad, al punto de llegar a tener la duda si se trata de un producto que realmente resulta efectivo para nuestra piel o si por el contrario es una sustancia que, a pesar de mostrarse presente en la lista de ingredientes y ser aplicado en el rostro en otras áreas termina siendo no apta y resulta mucho mejor intentar evitar.

Entre este grupo de productos considerados por algunos como una sustancia poco familiar y que merece la pena conocer para determinar su utilidad encontramos el ácido retinoico, del cual te estaremos hablando en nuestro artículo de hoy de una forma bastante simple pero muy específica con la intención de ayudarte a determinar las diversas funciones que llega a cumplir en tu organismo.

Este ácido se encuentra presente en una larga lista de productos cosméticos para el cuidado de la piel, especialmente en los destinados al tratamiento de algunos problemas e imperfecciones comunes asociadas al paso del tiempo. Pero también puede ser hallado en cremas y ungüentos que entran en el grupo de medicamentos de uso tópico, por lo que vale muchísimo la pena conocerlo ya que es muy probable que termines topándote con él en algún momento de tu vida.

Antes de iniciar este artículo puede que te interese conocer un poco más sobre este producto, para ello te invitamos a consultar los Pros y contras cremas con ácido glicólico y retinoico

Ácido retinoico. ¿Qué es

Ácido retinoico. ¿Qué es?

Si volteas en empaque de algunos productos y cremas es probable que entre la lista de ingredientes encuentres varios con nombres bastante extraños, que parece que no pueden ser comprendidos si no tienes el conocimiento suficiente o al menos las ganas de tomarte el tiempo de echar una pequeña búsqueda en internet. Entre todos ellos está el ácido retinoico, por lo que si has llegado hasta aquí seguramente ya lo has leído y has querido comenzar a indagar.

Para entender su función, el primer paso con esta y cualquier sustancia es comprender realmente qué cosas lo componen, ya que como probablemente te imagines el nombre de “ácido retinoico” es una manera un poco diferente de llamar a una sustancia muy simple e incluso bastante familiar para muchas personas, con la que sin duda ya has tenido contacto en más de una ocasión.

Este producto realmente se trata de la forma activa que posee la vitamina A, siendo en forma de un ácido bastante irritante pero que de por sí se encuentra presente en muchas fuentes naturales. Recibe también el nombre de tretinoína, siendo el mismo con el que suele encontrarse en algunos medicamentos y empaques de productos de uso tópico, principalmente en algunas cremas comerciales y caseras.

Puede encontrarse individualmente de forma muy simple, ya que en la mayoría de países es comercializado en farmacias y droguerías en compuestos que varían su concentración desde el 0,01% hasta el 1%. Aunque suele ser necesario presentar receta médica para adquirirlo, debido a que se le considera de uso bastante delicado y puede volverse contraproducente muy fácilmente.

En presentaciones de mayor concentración el ácido retinoico es aplicado en tratamientos de medicina estética, por lo que es normal encontrarlo en spas y centros de salud donde cumple la labor de servir en la realización de peelings químicos y de exfoliaciones faciales y corporales, siempre de la mano de profesionales para poder asegurar los resultados deseados y minimizar lo más posible toda clase de riesgos.

Ácido retinoico vs retinol

Ácido retinoico vs retinol

A estas alturas en nuestro artículo vale mucho la pena tomarnos un momento para dejar muy en claro una de las dudas y comparaciones más comunes, que a la vez puede ser el error más grande que se comete en cuanto al ácido retinoico. Y es que muchas personas, al escuchar su nombre y descubrir que se trata de una forma activa de la vitamina A, comienzan a asociar el ácido retinoico con el retinol, llegando incluso a decir que se trata de lo mismo.

Es necesario aclarar que, si bien sus nombres son bastante similares y ambos están compuestos a base de la misma sustancia, para nada se tratan de lo mismo. El ácido del que te hablamos el día de hoy es nada más y nada menos que la manera más potente y concentrada de conseguir vitamina A para nuestra piel, por lo que siempre se va a requerir una cantidad mucho menor para conseguir los mismos resultados que con el retinol.

Y a la vez esto se traduce que su uso es mucho más delicado. Cuando encontramos productos que contienen ácido retinoico entre sus ingredientes no debemos jamás tomarlos a la ligera como haríamos en el caso del retinol, y por nada del mundo debemos aplicarlo en nuestra piel como un sustituto de esta sustancia siguiendo recetas naturales que incluyan retinol entre sus ingredientes ya que la alta concentración de este ácido puede ser perjudicial para la piel.

La similitud que poseen se encuentra en el hecho de que ambos productos forman parte de la misma familia, los retinoides, pero como ocurre con cualquier sustancia esto solo se traduce en que pueden llegar a cumplir funciones un tanto similares aunque siguiendo proporciones e indicaciones muy distintas.

Podríamos decir en este sentido que el retinol es más aplicado para la cosmética en el área de la prevención y el tratamiento de problemas simples, y el ácido retinoico cuenta con un uso mucho más enfocado al área de la salud o al tratamiento focalizado y profesional en el mundo de la cosmética tanto natural como profesional.

Qué usos tiene esta sustancia en nuestra piel

Qué usos tiene esta sustancia en nuestra piel

Una vez aclarado totalmente el punto de que es este ácido y su diferencia con el tan popular retinol ahora sí es tiempo de entrar en materia en cuanto a sus usos y funciones, y lo más importante, qué clase de beneficios podría traer a tu piel y cuáles son los casos en los que podrás considerarlo como una opción de tratamiento para la piel.

Este producto, como ya te lo mencionamos en líneas anteriores es muy utilizado para tratar algunos de los problemas cutáneos más comunes que afectan tanto nuestra salud como la estética y belleza de nuestra piel, haciendo del ácido retinoico un gran aliado para la apariencia a lo largo de diversas etapas de la vida. Entre sus aplicaciones más comunes encontramos:

Tratamiento para el acné

Sin duda alguna de las funciones que han hecho al ácido retinoico tan popular en los últimos años, la más destacable es su uso como un tratamiento para el acné en la piel, función que también puede cumplir el retinol, pero que se ve mucho más efectiva con este popular ácido miembro de la familia de los retinoides de la vitamina A.

El ácido retinoico puede ser aplicado tanto para tratar acné moderado como para contrarrestar los problemas más avanzados, ya que cumple la función de desaparecer las marcas ya presentes como de prevenir la formación de nuevas lesiones, dando efectos apreciables y duraderos en tan solo un par de meses desde el inicio del tratamiento.

Para esta función, lo normal es que el producto sea recomendado por un dermatólogo que, tras haber realizado estudios en la piel, logre llegar a la conclusión que se trata de la mejor de las opciones. Para esto, se aplica el ácido en sus concentraciones más bajas, que no llegan al 1% ya que las más elevadas pueden llegar a empeorar las lesiones.

Reducir la apariencia de manchas en la piel

Otro uso bastante popular para esta sustancia ya sea de forma directa o como parte de cremas especializadas es el tratamiento y reducción de las manchas en la piel, sean estas claras u oscuras. Esta sustancia tiene la capacidad de ayudar a recuperar el tono natural de la piel, devolverle la firmeza perdida y en general ayudar a contrarrestar esta clase de marcas desde el mismo día de su formación.

Exfoliante químico

En líneas anteriores te mencionamos que el ácido retinóico en sus presentaciones más concentradas es una sustancia que funciona en centros de belleza y spas para la elaboración de algunos tratamientos de exfoliación facial. Este producto tiene la capacidad de retirar los contaminantes de la piel, devolviéndole una apariencia mucho más juvenil y agradable.

Pero esto no termina aquí, y es que la frecuencia con la que se aplica se debe a otras razones. Cuando exfolias tu piel con ácido retinoico promueves en tu piel la síntesis de colágeno, ácido hialurónico y elastina, tres de las sustancias más importantes para la prevención del surgimiento de los signos más característicos del paso del tiempo.

Es por esta razón que se le considera como un tratamiento exfoliante antiedad, especialmente útil para quienes ya se encuentran entrando en la época de sus 40 años o ya han superado esta etapa y quieren tratamientos mucho más efectivos en su piel.

Para tratar arrugas moderadas

Considerada por muchos como la función estrella del ácido retinoico. Esta sustancia es perfecta como un aliado para las pieles un tanto maduras ya que sumado a la función mencionada en el punto anterior que resulta efectiva en esta etapa, este conocido ácido también es un gran aliado en el tratamiento de los problemas ya presentes en estas pieles.

Cerca de los 40 o ya entrando en esta etapa podemos comenzar a notar las primeras arrugas moderadas en la piel, algo que puede causar gran preocupación para algunas personas, pero para lo que este ácido puede ser de gran ayuda ya que sirve como una manera de rellenar los espacios y reducir la apariencia de estas marcas.

También resulta muy efectivo para las arrugas leves y las líneas de expresión, razón por la cual es comúnmente aplicado incluso en pieles más jóvenes, aunque con el debido cuidado que esta sustancia de uso delicado amerita y siempre de la mano de un profesional.

Luchar contra el fotoenvejecimiento de la piel

Cuando hablamos de fotoenvejecimiento nos referimos a la aparición temprana de signos de la edad provocada por los daños que produce la exposición prolongada a los rayos UV del sol. Estos rayos deterioran poco a poco nuestra piel, haciendo que aparezcan arrugas, manchas, líneas de expresión, se pierda la tonalidad, la firmeza y en general puedes terminar luciendo mucho mayor de lo que realmente eres.

El uso de ácido retinoico contrarresta este problema, creando una protección extra en la piel que retrasa todos estos efectos, ayudándote a lucir un cutis mucho más suave, terso y con apariencia juvenil por más tiempo, y ayudando a que tu piel no se vea tan afectada por el sol, algo que no solo ayuda a su apariencia sino que también a su salud.

Cómo usar el ácido retinoico en la piel

Cómo usar el ácido retinoico en la piel

Más arriba te mencionamos que esta sustancia se puede encontrar en farmacias y droguerías para su compra, en la mayoría de los casos siendo obligatoria la presentación de una receta médica que lo autorice o de un permiso dado por el dermatólogo. En estos casos es justamente este especialista en la salud quien estará encargado de dar el paso a paso y todas las indicaciones y advertencias en cuanto al uso de este producto.

Pero, si quieres entender cómo aplicarlo o si aún tienes algo de dudas no está de más tomarnos un momento para darte una breve explicación, en la que incluimos puntos que quizá no te han sido del todo aclarados en cuanto a este asunto, todo con el objetivo de ayudarte a darle el uso adecuado y prevenir cualquier clase de problemas.

Utiliza siempre la cantidad correcta

Lo primero que debemos recordarte es que el ácido retinoico en presentaciones más puras no debe ser tomado a la ligera ya que es tan potente que puede muy fácilmente tornarse contraproducente, por lo que siempre debes hacer caso absoluto a las indicaciones dadas. Esto sin importar si se trata de una crema para fines médicos o un producto cosmético que lo contengan ya que el aumento de la dosis recomendada no aumentará los beneficios.

No expongas la sustancia al sol directo

En segundo lugar, cuando hayas aplicado ácido retinoico en tu piel debes tener mucho cuidado con el sol. Jamás salgas sin aplicar una capa de protector que cuente como mínimo con un FPS de 30, ya que este producto a pesar de ayudar a combatir el fotoenvejecimiento, resulta un poco fotosensibilizante, lo que se traduce en que podría generar irritación en la piel cuando es expuesto a la luz.

Acompáñalo con un humectante facial

Ya sabes que se trata de un producto fuerte, que con el uso irresponsable genera enrojecimiento, hinchazón, irritación y el peor de los casos quemaduras leves, por lo que independientemente de la sensibilidad de tu piel jamás debes aplicarlo solo sino que acompañado por una crema humectante.

Puedes aplicar el humectante antes o después del ácido retinoico, dependiendo del problema que quieras tratar y de si quieres la total efectividad o atenuar un poco los resultados. Si tienes dudas respecto a esto, este punto puede ser aclarado por tu dermatólogo ya que va a depender mucho de cada caso en particular.

Verifica que cualquier producto extra sea apto

Si junto a esta sustancia planeas comenzar a utilizar cualquier crema, ungüento, sérum o demás productos para el cuidado de la piel, es muy importante que te tomes algo de tiempo para determinar si tarde o temprano puede llegar a surgir algún inconveniente que genere ya sea que el producto pierda su efectividad como que en el peor de los casos surja algún efecto secundario adverso en la piel.

Es importante que consultes con tu médico dermatólogo al momento que te recete ácido retinoico, indicando tanto las sustancias que sueles aplicar como las que probablemente tengas pensado utilizar para que este pueda instruirte de una mejor manera sobre cuales tendrás que posponer o evitar.

Si observas reacciones adversas suspende el uso

Esta es una recomendación que vemos escrita siempre en la parte trasera de cualquier medicamento o producto de uso estético, pero que la mayoría simplemente decide ignorar o dejar de lado, pero que en el caso de esta sustancia puede representar un punto bastante importante que vale la pena tomarse un momento para señalar y detallar.

Si al aplicar ácido retinoico observas hinchazón, enrojecimiento excesivo o una irritación que se torna incómoda o dolorosa lo mejor que puedes hacer es detener automáticamente la aplicación, ya que esto probablemente significa que eres alérgico o que has estado utilizando una cantidad mayor a la que tu piel puede soportar.

Una vez suspendido acude a consulta médica, llevando contigo el empaque del producto que has aplicado para que el profesional pueda alterar la dosis indicada o incluso suspender totalmente el tratamiento y sustituirlo por una alternativa mucho menos agresiva como el retinol o cualquier otro miembro de la familia de los retinoides que en general son mucho más suaves que este ácido, aunque a la vez resultan menos efectivos.

Este ácido proveniente de la vitamina A destaca por poseer una larga lista de usos. Si te interesa profundizar más en uno de los más populares y solicitados, no te puedes perder nuestro artículo donde resolveremos la duda de si Es eficaz el ácido retinoico para las arrugas

Comentarios desactivados en Para qué sirve el ácido retinoico