Alimentos ricos en colágeno
General

Alimentos ricos en colágeno

Se trata de una sustancia que se encuentra presente de manera natural en gran parte de nuestro cuerpo, y que a la vez juega un papel más que fundamental en la salud y estado de todo nuestro organismo. Es por eso que cuando hablamos de colágeno es sumamente importante que tengamos siempre presentes las diversas fuentes en las que puede estar presente, más que todo a las que lo presentan en mayor concentración a comparación de otros elementos.

Alimentos ricos en colágeno

Para la mayoría, la mejor manera de conseguir esta importante proteína y ayudar a tu cuerpo a adquirirla de fuentes externas es mediante los cada vez más populares suplementos alimenticios y compuestos multivitamínicos. Una fuente de excelente calidad donde el secreto del éxito es aprovechar los avances de la ciencia y la tecnología para beneficio del cuerpo humano haciendo uso de la sustancia en su versión hidrolizada, lo que mejora su absorción por el organismo y te asegura resultados eficientes y rápidos.

Pero, aunque si bien no podemos negar que es un gran método de obtención, no se trata para nada de tu única opción. Esta sustancia es de origen natural, y por ende no sólo está presente en el cuerpo humano, sino también es posible hallarla en otros organismos, los cuales en realidad representan la mejor y más natural manera de obtener colágeno a través de una dieta enfocada en la dirección correcta.

Y es que con total seguridad podemos afirmar que alguna vez en tu vida has escuchado decir la famosa frase «eres lo que comes» y aunque esta normalmente tenga un enfoque distinto, en verdad se puede aplicar a distintos ámbitos de la vida. Uno de ellos es justamente el control de los niveles de una de las moléculas más relevantes para la salud y estado de tu cuerpo, tanto de forma interna como externa.

El día de hoy nos centraremos justamente en ellos, y te explicaremos los motivos del por qué los alimentos ricos en esta proteína son la primera opción que debes considerar desde el primer momento que comienzan a descender tus niveles de esta fibra proteica tan importante para tu salud.

Así que sin más que agregar, si te interesa entender la estrecha relación que hay entre esta sustancia y tu dieta diaria no dejes de leer, ya que al final de este artículo puedes terminar considerando realizar unos pequeños  cambios en tu alimentación

Puede que aún no tengas muy en claro cuál es su utilidad y qué funciones cumple en tu organismo, en ese caso antes de comenzar con este tema, te sugerimos tomarte un momento para consultar Todo sobre el colágeno para la piel

La relación entre esta proteína y tu alimentación

La relación entre esta proteína y tu alimentación

Realmente existe una relación muy estrecha entre esta sustancia y la dieta que llevas, algo que no debería extrañar a nadie, debido a que se trata como ya te indicamos, una proteína totalmente natural que se encuentra presente en nuestro organismo desde el nacimiento hasta el final de la vida. Esta cumple un papel importante en espacios como los huesos, tendones, articulaciones, músculos y ligamentos, a la vez que en la piel, cabello y en menor medida, nuestras uñas.

Posee relación directa con la resistencia y firmeza de estas zonas, por lo que su ausencia se considera una de las principales causas del deterioro del cuerpo tras avanzar los años y de la aparición de gran parte de los signos que solemos asociar a la vejez.

En la naturaleza la vemos actuar de la misma manera en múltiples tipos de organismos, donde está presente en distintas proporciones dependiendo de los requerimientos que este posee. Es por eso que el consumir ciertos alimentos nos termina ayudando a aumentar en mayor o menor proporción los niveles de esta sustancia en el cuerpo, lo que a la larga trae una larga lista de resultados positivos.

Beneficios principales de su consumo

Entre los beneficios de una alimentación rica en colágeno lo que más resalta es la disminución del deterioro de las zonas donde se encuentra. Recordemos que tras cumplir 25 años los niveles de esta sustancia comienzan muy lentamente a descender, pero tras un tiempo esta disminución se vuelve más drástica, generando un deterioro del cuerpo y la aparición de las primeras arrugas en la piel.

El consumirlo hace que puedas cumplir con los requerimientos diarios de la sustancia sin depender exclusivamente de la producción de tu organismo, quitando parte de la carga de trabajo a tu cuerpo y manteniendo estables sus niveles.

El segundo beneficio que algunos dejan de lado es la posibilidad de no sólo obtener la sustancia, sino de estimular su producción natural por tu cuerpo, algo que le da una gran ventaja a este método frente a los suplementos y multivitamínicos.

Y es que muchos de los alimentos ricos en esta sustancia tienen la ventaja de estar cargados con otros elementos que actúan directamente en esta área, haciendo que la mencionada disminución de la producción sea mucho más lenta y menos notoria, lo que lleva a que cuando cumplas 45, prácticamente no notes diferencia, siendo justo este el gran secreto de muchos famosos y amantes de la vida sana para un cuerpo y piel perfectos durante más años.

La alimentación es clave, pero no es el único medio al que puedes acudir por ayuda. Si te interesa mantener tu salud y estado de tu piel en óptimas condiciones hasta más de tus 50 años no puedes dejar de leer  Cómo aumentar los niveles de colágeno

Colágeno de origen animal

Colágeno de origen animal

Si hablamos de alimentos que representan una gran fuente de fibra proteica, las carnes son sin duda alguna las que merecen ser mencionadas en primer lugar. Estas representan el grupo de alimentos que poseen mayor concentración de sustancia y por ende la opción a la que muchos acuden cuando quieren resultados rápidos y efectivos en su lucha por aumentar la ingesta de sustancia.

Esta sustancia se encuentra presente en la mayoría de las carnes, aunque su proporción varía dependiendo el origen, el corte y la zona del animal. Ya que con estos ocurre lo mismo que con los seres humanos, o sea que la molécula se centra en ciertos espacios donde tiene mayor relevancia. Es por esto que para ayudarte a elegir la carne adecuada te explicamos en cuáles zonas puedes encontrar este tipo de fibra.

Pescados

El pescado es tan especial que ha sido merecedor de incluirse en una sección distinta al resto de las carnes, al punto de tener su propia clasificación. A la molécula que se le extrae se le conoce como colágeno marino y cuenta con ciertas diferencias que lo hacen destacar y ser merecedor del primer lugar en nuestra lista.

Este cuenta con mayor concentración y ofrece una molécula más eficiente que puede ser absorbida por el organismo más rápido y en mayor cantidad, haciendo que consigas mejores resultados que con cualquier otro tipo de alimento con altas concentraciones de esta proteína.

Los pescados donde más la puedes conseguir son las sardinas, el salmón, la caballa y en general cualquier pescado azul.

Sumado a esto, te ofrecen una concentración bastante alta de ácidos grasos omega 3, los cuales tienen una relación estrecha con el deterioro de la piel y los huesos. Su consumo previene la oxidación de las células del cuerpo y por ende reduce la acción negativa de la exposición solar y la acción de los dañinos radicales libres, un agregado que le suma puntos a los productos provenientes del mar.

Patas de res, cerdo y pollo

A pesar de ser de las zonas del animal que menos se aprecian en la gastronomía, o a las que muchos ven con un poco de desagrado las patas y en general los huesos son los espacios donde se ubica una mayor concentración de proteína animal si hablamos de especies de tierra firme. Estos cuentan con la ventaja de ofrecernos una fuente que muchas veces ni siquiera nos tomamos el tiempo de tener en cuenta.

Si no gustas consumirlas directamente las puedes usar para elaborar caldos y sopas para luego beber su sustancia cargada de fibra proteica en el caldo. En estos preparados destacan por brindar un estupendo sabor que se diferencia del de las carnes magras, por lo que si jamás lo has probado te invitamos a darle una oportunidad, ya que a la larga tanto tu paladar como tu cuerpo te lo van a agradecer.

Carne y pollo

Ahora si es turno de las favoritas de todos, las carnes. Este grupo destaca por ser una excelente fuente de colágeno, que si bien no es la más efectiva si es la que muchos suelen tener en cuenta como su primera opción. Esta aporta todos los aminoácidos necesarios para el correcto funcionamiento del cuerpo, logrando que tanto articulaciones como cartílagos estén en óptima condición.

Junto al pescado es la opción a la que recurren los deportistas y fanáticos de la vida sana, ya que brinda múltiples opciones en las que puedes determinar otros factores. Como por ejemplo el control del consumo de grasas saturadas, las cuales pueden generar daños en el cuerpo a largo plazo.

Te aconsejamos que si no quieres agregar demasiadas calorías y evitar este tipo de grasa, te vayas por la opción de las carnes más tiernas y magras, como lo son la pechuga de pollo, el pavo y los cortes más tiernos de cordero, ternera o cerdo.

Gelatina

Hay personas que desconocen el origen de la gelatina. Esta se produce de la sustancia que se encuentra en el interior de los huesos de los animales, por lo que cuenta para esta categoría y representa una fuente natural para llevar esta sustancia hasta tu cuerpo. Ya sea natural o la empaquetada que venden en el mercado, es un gran aliado que debes tener en cuenta.

El colágeno es una sustancia interesante, cuyas funciones y propiedades pueden llegar a variar entre un origen y otro, Si no sabes muy bien a qué nos referimos puedes tomarte un momento para aprender lo que hace tan especial a esta versión en nuestro tema especial: Descubre los beneficios del colágeno marino

Colágeno de origen vegetal

Colágeno de origen vegetal

Los animales no son la única fuente de la que se puede extraer esta sustancia para nuestro organismo, algo que te alegrará saber si eres vegetariano o si simplemente quieres más opciones para variar o enfocar mejor tu dieta al consumo de esta importante sustancia. Y es que a pesar de que las plantas y vegetales no necesitan esta sustancia para su crecimiento, si pueden ser de gran utilidad en cuanto al control de sus niveles en el cuerpo

Ya sea como complemento de la ingesta de proteína vegetal o si buscas una manera de sustituirla, una dieta rica en ciertas frutas y verduras puede ser la solución definitiva para tu salud. Y es que recordemos que la base de un cuerpo sano es la alimentación balanceada donde se incluyan todos los grupos de comidas, algo que aplicado de forma inteligente puedes usar a tu favor.

A pesar de que las verduras no contienen colágeno, estas poseen una concentración mucho mayor de otros elementos que pueden ayudar a nuestro cuerpo a manejar de una forma más eficiente la producción de esta proteína, sirviendo como el mejor camino existente para lograr un aumento en nuestra producción natural.

Este punto trae una gran ventaja que no sólo complementa sino que para algunos hasta supera al ofrecido por el consumo de carne y es el poder actuar no sólo a corto plazo, sino traer resultados que podrás seguir apreciando a lo largo de tu vida. Pero como en todo, siempre va a depender de cuáles alimentos das mayor prioridad y cuáles dejas de lado.

No todos los vegetales nos ayudan de la misma forma, por lo que a pesar de ser necesaria la variedad a continuación te explicaremos cuáles son los que según nuestro criterio jamás deben faltar en tu dieta si lo que buscas es aumentar los niveles de fibra proteica en tu cuerpo.

Naranja y demás frutas cítricas

En el mundo vegetal, los cítricos destacan como la mejor opción para ayudar a tu cuerpo a aumentar y regular los niveles de producción natural de fibra proteica. Esto se debe a su alto contenido en vitamina C, una sustancia que se ha comprobado mediante diversos estudios que tiene una relación muy estrecha con nuestro protagonista de hoy.

La ingesta de vitamina C ayuda al cuerpo a mejorar la absorción de muchas sustancias presentes en la carne, como el hierro y la proteína. Además funciona como un antioxidante natural que disminuye la oxidación de las células y retrasa los efectos negativos que esta produce, trayendo grandes beneficios en tu lucha contra el deterioro corporal asociado a la llegada de los signos propios del envejecimiento.

Cebolla

Puede que te sorprenda encontrar una hortaliza como la cebolla en el segundo puesto de nuestra lista de fuentes vegetales con las que aumentar tus niveles de colágeno, pero se ha demostrado que se trata de un gran aliado que no puedes dejar de lado en tu dieta diaria, principalmente en este caso.

Esto se debe a que la cebolla contiene una gran cantidad de azufre, sustancia que a pesar de tener un nombre que asociamos con mala fama, realmente es un elemento que en pocas cantidades resulta esencial para el cuerpo y tiene influencia en la cantidad y calidad con la que cuenta esta la fibra proteica.

El azufre se encarga de ayudar a mejorar la calidad de la circulación sanguínea a lo largo de todo el organismo, lo que mejora el estado general de todo el cuerpo y su producción de algunas sustancias.

Esta hortaliza es muy versátil, por lo que hay muchas formas de consumirla. Puedes usarla como ingrediente que aporta gran cantidad de sabor a carnes, sopas y guisos o comerla cruda en ensaladas.

Frutos secos

Considerados por muchos como una especie de súper alimento, los frutos secos ayudan a tu organismo de múltiples formas, incluyendo la producción de algunas de las sustancias y moléculas más esenciales para la vida diaria y que están relacionadas directamente con el envejecimiento. No es de extrañar por esto que se aconseje comerlos muy frecuentemente, y con mayor medida tras haber alcanzado los 50 años.

Las nueces, avellanas, almendras, castañas, piñones y demás poseen un alto contenido de ácidos grasos omega 3, omega 6 y omega 9, los mismos que podemos conseguir en algunas especies de pescados y mariscos y que han demostrado gran poder sobre la salud.

Estos ácidos pueden ayudar a tu cuerpo a estimular la producción natural de proteínas muy rápidamente, al punto que desde que comienzas a consumirlos con frecuencia no tardas demasiado en poder comenzar a notar resultados, principalmente en la piel, ya que esta se torna mucho más suave, tersa y hermosa en cuestión de semanas.

Fresas, tomates y demás alimentos de tonalidad rojiza

En general casi todos los alimentos de tonalidad rojiza tienen algo en común que los hace de gran utilidad para prevenir el deterioro excesivo en los niveles de producción de esta sustancia en el organismo. Nos referimos al licopeno, una sustancia que además también destaca como un excelente antioxidante de origen natural.

Entre este grupo, el más resaltante es la fresa, una fruta cargada de nutrientes que protege el colágeno presente en nuestro organismo, evitando más que ninguna su deterioro y ayudando al cuerpo de múltiples formas con una carga bastante elevada de los ya mencionados antioxidantes.

Si te ha gustado este artículo y quieres seguir aprendiendo de las múltiples bondades de esta sustancia para tu organismo te invitamos a echar un vistazo a: Qué es el colágeno hidrolizado y cuáles son sus beneficios

Comentarios desactivados en Alimentos ricos en colágeno