Aloe vera para el acné
General,  Uncategorized

Aloe vera para el acné

Cuando hablamos de acné son muchas las soluciones milagrosas que nos llegan a la mente, y es que para solucionarlo se han inventado tantas recetas, productos y sustancias que puede ser hasta abrumador. La causa de esto es el problema en sí, ya que es un tipo de imperfecciones que puede afectar tanto a hombres como a mujeres en cualquier punto de la vida, y no solo en la adolescencia como algunos creen erróneamente.

Aloe vera para el acné

El acné desde siempre se ha considerado como una condición antiestética. Se trata de un problema que tiene la mala fama de ser causado por contar con una higiene o limpieza inadecuada, a pesar de tener muchas razones para aparecer. Es por esto que cuando lo vemos en nuestra piel lo más normal es disimularlo y buscar la forma más pronta para remediarlo. Muchas de las soluciones que podemos encontrar son realmente efectivas, y otras no brindan más que un camino para tratar y aliviar los síntomas.

Entre las que sin duda vale la pena intentar destaca el aloe vera o sábila, una planta milenaria que nos ha acompañado a lo largo de la historia de la humanidad como uno de los aliados más fieles tanto a la salud como a la estética y cuidado corporal, tanto en nuestra piel como en zonas que incluyen cabello, uñas y el organismo en general.

Utilizarla es cosa sencilla, pero hay tantas maneras que hasta el día de hoy son muchas las personas que no entienden muy bien cómo es el proceso para aplicarlo y sacarle el máximo provecho. Si eres uno de ellos, y quieres comenzar a valerte de esta milagrosa planta para cuidar tu piel y decirle adiós para siempre a este molesto problema no dejes de leer. En las siguientes líneas te explicaremos con gran detalle todo lo que debes saber, de esta manera estarás seguro de que utilizas el aloe vera para el acné como debe ser.

Antes de iniciar, te invitamos a echar un vistazo a Aloe Vera para la cara

Qué es exactamente el acné y por qué debes tratarlo

Qué es exactamente el acné y por qué debes tratarlo

Lo has visto sobre tu piel o en la piel de algún conocido varias veces, sabes cómo luce y que tan incómodo puede ser, pero eso no significa que conozcas todo lo que debes entender sobre este problema. Y es que para poder solucionarlo, el punto de partida debe de forma obligatoria comprender de qué se trata y cuáles son sus causas.

El acné es un tipo de problema o condición cutánea que tiene como característica principal la formación de espinillas y comedones. En su mayoría formados por sebo, células muertas y demás desechos de la piel. Los cuales pueden ser tanto producidos por tu propia dermis como provenientes de factores externos como el polvo, la suciedad o la polución.

Se produce en los poros, y la causa general es un desequilibrio de actividad en un tipo de glándulas que se encuentran en tu piel, las glándulas sebáceas. Estas se encuentran conectadas a cada uno de los folículos pilosos que se ubican debajo de tu piel, por lo que al momento de la lesión estos se hinchan y dan la apariencia que conoces.

Los lugares más frecuentes de aparición son, la cara como todos sabemos y la espalda como segundo punto de concentración. Aunque también se les puede ver en otras áreas como cuello, pecho, escote, e incluso brazos y en mucha menor medida otras áreas.

Por sí solas no generan dolor, pero deben ser de forma obligatoria tratadas ya que al desarrollarse terminan por reventar y causan una pequeña herida abierta que se puede llegar a infectar. Si presentas acné y has sentido dolor lo más seguro es que se trate justo de esto, que algunas de las heridas se te ha infectado y requieren la asistencia de un tratamiento más especializado y con apoyo de cuidados y vigilancia médica.

En cuanto a las causas, no se ha determinado un motivo exacto, sino que se tiene conocimiento de múltiples posibles razones que llevan a su aparición. La más conocida de todas es la pubertad, ya que es la edad en la que la mayoría ve aparecer por primera vez el problema.

Sumado a estas, otras razones que se le han asociado son los cambios hormonales en general como embarazo o menopausia, la piel frecuentemente expuesta a la suciedad y el cutis graso. Siendo este último el tipo de piel que tiene mayor probabilidad de desarrollar puntos negros, espinillas y todo tipo de acné.

Las arrugas son uno de los problemas a los que más se les busca solución, para descubrir si esta planta milagrosa es una de ellas no dejes de entrar en ¿Funciona el Aloe Vera para eliminar las arrugas y reafirmar la piel?

Por qué el aloe vera es la mejor opción natural para tratar el problema

Por qué el aloe vera es la mejor opción natural para tratar el problema

Si un día preguntas o haces una búsqueda en internet sobre cuáles son las opciones naturales a las que puedes acudir para curar el acné o al menos para tratar algunos de sus síntomas, seguramente te vas a topar con una lista realmente muy extensa. Productos como la avena, la miel, té verde o incluso sustancias un poco más extrañas como vinagre de manzana Hamamelis o demás saldrán a la luz, asegurando resultados maravillosos.

Muchos de ellos, por no decir todos, realmente son bastante efectivos y cumplen lo que prometen, pero eso no los convierte en la mejor alternativa a la que puedas recurrir. En todas las listas encontrarás variaciones, pero algo que no faltará en casi ninguna es la mundialmente famosa sábila, la cual es tan efectiva que incluso se le puede encontrar como ingrediente activo principal en muchas cremas comerciales y jabones para el acné.

Esta planta ha sido enormemente estudiada durante años, en los que se ha podido comprobar que realmente cuenta con una muy larga lista de propiedades y beneficios, de los cuales varios son eficientes y necesarios en la lucha contra el acné. A continuación te describimos algunos de ellos para que los entiendas mucho mejor.

Antibacterial

Entre las características más resaltantes del aloe vera, está su capacidad de luchar y salir victoriosa frente a las bacterias, algo útil tanto a la hora de combatir heridas superficiales en cualquier zona del cuerpo, como en el caso de buscar una solución efectiva que evite que las heridas del acné terminen infectándose y causando dolor.

El uso de sábila puede reducir el enrojecimiento de los espacios afectados, disminuir las consecuencias de las infecciones presentes e ir poco a poco sanando las heridas de las bacterias que se hayan acumulado. Todo sin el riesgo de sufrir complicaciones o efectos secundarios ya que se trata de un producto totalmente natural

Cicatrizante

Otra de las cualidades que llaman la atención y va muy de la mano con la antes descrita es la capacidad que posee la sábila al momento de acelerar la recuperación de toda clase de heridas y marcas. Esto se debe a que el gel de la planta tiene altas cantidades de colágeno y de elastina, las cuales actúan directamente en los tejidos de tu piel y los hacen sanar sin dejar tantas marcas visibles como en otros casos.

Esto es eficiente cuando los granos o espinillas han reventado y necesitas que sanen lo más rápido posible para evitar que se infecten o que generen nuevas lesiones. Recordemos que una de los métodos de expansión del acné es cuando pinchas, explotas o rascas una lesión, por lo que siempre es necesario recurrir a ayuda extra que las haga sanar más rápido y reduzca lo más posible el tiempo en que causan ardor o comezón.

Limpiadora

Sumado a las ya mencionadas, hay que destacar la capacidad que tiene esta planta a la hora de eliminar la suciedad. Ya sea acumulación de polvo y polución o sebo y restos de piel muerta producidos de forma natural, la suciedad es un gran factor de riesgo para los que padecen acné. Esta se acumula en los poros y genera nuevas marcas, a la vez que puede llegar a penetrar en las ya presentes provocando la tan temida infección.

El aloe vera puede ayudarte en este sentido, ya que debido a su consistencia y su composición donde la mayor parte es agua, tiene la capacidad de crear una capa que atrapa la suciedad y la retira de tu piel. Actuando tanto en las zonas superiores como en el interior de poros y los pequeños surcos o pliegues microscópicos que poseen todas las pieles.

Calmante

La sábila es un gran aliado a la hora de evitar la propagación del acné, ya eso es algo que ha quedado bastante claro, pero este regalo de la madre tierra aún tiene más secretos para ayudarnos en este punto tan clave. Si has padecido acné sabes que causa ardor, picazón y enrojecimiento, y resulta todo un reto a la voluntad el evitar poner tus dedos y unas normalmente cargadas de bacterias en las heridas causando que empeoren.

Cuando aplicas aloe vera, consigues todo un efecto calmante, principalmente si utilizas la planta o producto que la contenga con una temperatura baja. Esto te da una sensación de frescura inigualable y reduce la irritación del área, haciendo que tengas menos interés en poner tus dedos donde no son necesarios.

Regula tu pH

El acné trae consigo una alteración en la condición de las glándulas sebáceas, donde se genera el desequilibrio que da forma al acné. Se ha comprobado que mantener los niveles de pH ayuda a solventar este problema, y por consecuencia reducir la apariencia del acné y prevenir su empeoramiento o resurgimiento. Para esto muchos médicos aconsejan lavados constantes con cierto tipo de jabones, pero el uso de sábila también es bastante eficaz.

En este sentido, el uso constante incluso cuando ya las marcas visibles han desaparecido ayuda a combatir el acné desde su origen. Algo que muchos expertos consideran como la mejor manera de tratar este o cualquier problema.

Trata la hiperpigmentación

Cuando has superado una fase de acné moderada o severa, la piel sufre ciertas consecuencias. Entre estas una de las más notorias es la aparición de manchas oscuras donde alguna vez hubo espinillas, algo que termina causando cierta incomodidad e incluso problemas de autoestima en muchas personas, ya que se vuelve un recuerdo permanente de ese problema.

Entre los componentes de la sábila para este punto entra en juego el ya mencionado colágeno. Este al tener contacto con la piel ayuda a los tejidos a recuperar su estado natural incluyendo el proceso de aclararse hasta retomar el tono que han perdido. Solo debes ser consciente que este es probablemente el punto que más tarde en hacer efecto, por lo que es muy necesario que seas extremadamente constante y decidido, ya que de allí radica el éxito.

Es una planta con una lista muy larga de beneficios, para entenderlos mejor visita Propiedades del aloe vera

Cómo usar aloe vera para tratar el acné de forma natural

Cómo usar aloe vera para tratar el acné de forma natural

Ya a estas alturas, no debe quedar ninguna duda de que el usar aloe vera para el acné puede ser de gran ayuda ya sea como un complemento perfecto para el tratamiento comercial o en los casos que quieras una solución económica, efectiva y mucho más amigable con el medio ambiente.

La aplicación de esta planta puede ser de forma directa, lo que es perfecto si en tu casa o jardín cuentas con una sábila o si dispones de un lugar cercano donde adquirirla fresca y a bajo precio. Solo debes tener ciertas consideraciones y seguir los pasos y frecuencia adecuados, siempre teniendo presente que de nada vale hacerlo una sola vez o cada cierto tiempo, ya que sin constancia no conseguirás jamás resultados.

A continuación te explicaremos la mejor manera que existe para utilizar gel de aloe vera para la cara. En esta descripción se utiliza de forma directa, pero también puedes combinarlo con miel, avena o incluso azúcar para generar mascarillas más especializadas y concentradas. Solo mezcla media taza de gel con una o dos cucharadas de los ingredientes descritos.

Qué necesitas

Si bien se trata de un uso directo, se requieren algunas otras cosas para hacerlo adecuadamente. Para realizar este tratamiento vas a necesitar:

          Gel de aloe vera

          Jabón natural que puede ser de sábila, avena o leche preferiblemente

          Una toalla limpia que no uses para otras cosas

Cómo se hace

Comienza por realizar una correcta limpieza de tu rostro con agua tibia y el jabón de tu preferencia. Este paso es indispensable aunque la sábila de por sí cuente con cualidades limpiadoras, ya que es mejor efectuar el proceso en un rostro limpio donde no haya ninguna sustancia o suciedad que impida que la piel absorba el producto.

Una vez limpia toda tu piel, sécala muy bien con la toalla, es importante que extraigas toda el agua que se suele acumular si tienes muchas espinillas, ya que una simple pasada no es suficiente y puede quedar rastros de humedad, algo que tienes que evitar ya que la misma es un factor de riesgo para desarrollar infecciones.

Después procede a aplicar el gel de sábila directamente en todo tu rostro o áreas de interés, esto con la yema de tus dedos o si lo prefieres con un pincel o brocha que destines solo para esto. Seguido masajea suavemente cada espacio, teniendo mayor énfasis en las áreas más afectadas, esto para estimular la circulación sanguínea y la absorción de la sustancia por la piel.

Deja secar sin retirar, puede tardar entre 5 y 15 minutos dependiendo el clima en el que te encuentres. Al terminar, si gustas enjuaga otra vez tu rostro para retirar los grumos que pudieran haber quedado, pero sin usar ningún tipo de jabón ya que la idea es que esa delgada capa se mantenga hasta el próximo lavado.

Cada cuánto hay que hacerlo

Como sabes, en este tema la frecuencia es clave. Y esto es algo que depende mucho de qué tan intenso sea tu acné. En la mayoría de los casos basta con seguir el procedimiento antes descrito cada 24 horas, en las noches antes de ir a dormir como última mascarilla. La razón de esto es que mientras descansas tu piel en general está más dispuesta a recibir los efectos positivos de cualquier sustancia que se aplique, algo que debes aprovechar.

Pero si tu problema es más serio o si quieres resultados rápidos, puedes hacerlo todas las noches y también cada dos mañanas. Más de eso puede afectar a tu piel de manera negativa, ya que la expones demasiado y en vez de acelerar la recuperación puedes es alimentar el problema

Qué hacer si no funciona

Si ya has probado este remedio por un par de meses y no ves resultados o si comienzas a sentir mucho ardor, dolor o a notar que algunas de tus lesiones al reventar están sangrando demasiado. No puedes simplemente seguir valiéndote de este método para esperar resultados.

Si tu acné se ha tornado agresivo, lo más aconsejable es que detengas cualquier remedio casero que estés aplicando y solicites con urgencia una cita con tu médico o dermatólogo, el cual te ayudará a determinar cuál es el mejor procedimiento a seguir en tu caso.

Siempre recuerda que los remedios naturales si bien son sumamente efectivos, no pueden sustituir jamás la opinión de un profesional ya que este está capacitado para identificar si tu problema es generado por causas comunes o hay algo más que analizar. Además podrá decirte a ciencia cierta si el tratamiento que has aplicado es positivo o si por el contrario está generando más problemas que soluciones en tu piel.

Si te ha gustado este artículo no te pierdas nuestro tema especial donde te explicamos paso a paso Cómo hacer una crema de aloe vera

Comentarios desactivados en Aloe vera para el acné