¿Funciona el Aloe Vera para eliminar las arrugas y reafirmar la piel
Cremas Antiarrugas

¿Funciona el Aloe Vera para eliminar las arrugas y reafirmar la piel?

Seguro que casi todos hemos escuchado hablar sobre las propiedades maravillosas, descritas como milagrosas por algunas personas, que ofrece a nuestra dermis el uso de la popular planta de como Aloe Vera, bien sea mediante el consumo o la aplicación tópica. Sin embargo, cuando se trata de su función y efectividad, no generalizada, sino enfocada en la reducción de algún problema estético, lo cierto es que necesitamos de una buena explicación.

¿Funciona el Aloe Vera para eliminar las arrugas y reafirmar la piel

Aun cuando nos hemos acostumbrado, gracias a la emancipación de los medios de comunicación, a ver comerciales y anuncios sobre productos con gel de aloe como ingrediente, muchos no conocen todos sus beneficios. No se trata solo de lo que puede hacer si la incluimos en nuestra dieta, sino de su función al frotarla en la piel, previniendo, reduciendo y eliminando las molestas y casi inevitables marcas de la edad.

Hay dos de estas imperfecciones que son las más citadas, si tenemos en cuenta los comentarios no solo de los conocedores de la cosmética, sino del público en general; esas serían la falta de firmeza o flacidez, al igual que las arrugas. Siendo así, probablemente todos tenemos algún recuerdo o memoria, sobre un informe o una conversación, en donde alguien recomienda aplicar alguna mascarilla del gel de esta planta como solución.

Ahora bien, si bien es cierto que hacer eso no va a causar ningún daño, pues siglos de experiencia nos han enseñado que el aloe no daña la dermis, algunos consideran mejor informarse antes de pasar a la acción. Para esas personas, nos tomamos esta ocasión para hablar sobre la función este cosmético natural, para responder a la interrogante de si realmente es tan eficaz, o solo un efecto temporal gracias a alguno de sus componentes.

Si bien la sábila es excelente por sí misma, siempre se puede combinar con otros ingredientes. Aprende a hacerlo leyendo sobre Cómo hacer una crema de aloe vera

Arrugas, flacidez y otras imperfecciones dérmicas

Arrugas, flacidez y otras imperfecciones dérmicas

Una cosa es hablar de un producto de carácter cosmético, ya sea industrial o natural, sin conocer las razones por las que se recomienda el ser aplicado; mientras que otra muy distinta, es el saber cómo funciona en tal caso. Por ello, ya que la idea del uso de esta planta es para eliminar molestas marcas antiestéticas, primero debemos saber un poco sobre su aparición y la manera en que pueden reducirse gracias a ciertas propiedades.

En primer lugar, todas las imperfecciones tienen ciertos factores en común, al menos en cuanto a la causa de su aparición, como puede ser la pérdida de la salud del tejido, la genética, el paso del tiempo y muchos más. En tal caso, lo mejor para combatirlas es un activo de regeneración celular, siempre que la piel se encuentre correctamente nutrida e hidratada, para que dicha recuperación de las células pueda llevarse a cabo.

En el caso de las arrugas y la flacidez, ambas se asocian a la disminución gradual de la firmeza de la dermis, que puede ser causada por un sinfín de elementos, como bajos niveles de colágeno o una resequedad común. Es más, cuestiones que parecen carecer de importancia, como el no exfoliar de vez en cuando para limpiar y liberar los poros de las obstrucciones, puede ser, más que una causa, un detonante de la formación de estas marcas.

Estos se pueden considerar factores internos que ocasionan el surgimiento de estos problemas, así como de muchas otras imperfecciones. Otros ejemplos igual de comunes son el efecto nocivo de los radicales libres, capaces de oxidar las células; los cambios hormonales, el embarazo, así como la dermatitis y diferentes afecciones tópicas. El hecho es que, aun sin darnos cuenta, nuestro cuerpo es vulnerable a sufrir estos problemas.

Aun así, las causas más comunes de estos síntomas estéticos se dan desde el exterior, debido a la interacción directa de la piel con otros factores, siendo el principal el contacto con los rayos ultravioleta, liberados por el sol. Junto a esta, se pueden apreciar las impurezas de la piel y la contaminación, como elementos clave que reducen la calidad y salud dérmica, por lo que hay mucho de lo que debemos cuidarnos a diario.

Todas estas causas, como hemos dicho, tienen en común el hecho de reducir la cohesión del tejido, lo que hace que se pierdan valores como la firmeza, elasticidad, resistencia y tonicidad, en resumen, la fortaleza de la dermis. Si se combina con el envejecimiento, tendremos el origen del problema, pero también la solución, ya que lo necesario, en este punto, es utilizar cualquier medio que reafirme la dermis, reduciendo y eliminando estas marcas tan comunes.

Beneficios de la aplicación del aloe en la piel

Beneficios de la aplicación del aloe en la piel

También conocida como sábila, principalmente en Latinoamérica y algunos países de Europa, donde es la forma más común por la que se conoce esta planta, se trata de un espécimen de los más populares en el mundo. Esto se debe, a que desde hace siglos, quizá incluso milenios, los humanos hemos tenido noción de que es realmente beneficiosa para nuestra salud, por lo que la ingerimos de muchas formas.

Aun así, su dominio cosmético, es un poco más común, pero de igual forma datado de siglos atrás, lo que no impide que las investigaciones de la actualidad ofrezcan respuestas sobre sus propiedades y activos positivos. Por ello, hoy en día sabemos que puede hacer mucho más para nuestra piel de lo que creímos, especialmente cuando se trata de la reducción de marcas, ya sean prematuras u ocasionadas por el paso del tiempo.

En primer lugar, se trata de una sustancia que contiene desinfectantes naturales, por lo que no existe riesgo alguno al contacto con la dermis ni al consumirla, como ya lo averiguaron nuestros antepasados. Esto nos lleva a varios reconocimientos positivos, como su efectividad al momento de tratar heridas, donde este beneficio se une a sus cualidades antihemorrágicas, que ayudan a controlar el sangrado de lesiones menores.

Sin embargo, en cuanto a la virtud cosmética de esta propiedad, nos encontramos con un valor bastante apreciable, ya que la sábila puede eliminar algunas impurezas, bacterias y otros microorganismos, por lo que es maravillosa como limpiador facial. Además de esto, sus astringentes son esenciales en los procesos de cicatrización de lesiones, por lo que se puede prolongar la aplicación de aloe para mejorar la recuperación de estas.

Este activo, uno de los más apreciados por la medicina naturista, va mucho más allá de las lesiones superficiales, ya que gracias a sus valores nutricionales, logra una rápida y efectiva regeneración celular. Quienes conocen sobre los valores cosméticos, saben de la importancia de esta propiedad en la eliminación de las imperfecciones del tejido superficial, así como de las capas más profundas de la piel; incluso interviene con la producción de moléculas como la melanina y la elastina.

Esto se debe no solo a que las células tienden a morir con el paso del tiempo, ya que su esperanza de vida no es nada comparada con la de los seres humanos, sino que las mismas son susceptibles a daños de todo tipo. Problemas como la resequedad, la deshidratación, la falta de proteínas y otros nutrientes, las impurezas del exterior y los rayos ultravioleta, así como muchos otros factores, son nocivos para estas.

Aunque se puede utilizar de muchas formas, la favorita de muchos en la tópica, especialmente en el rostro. Para conocer sus ventajas, visita este artículo sobre Aloe Vera para la cara

Por esta razón se aprecia tanto el poder nutritivo del aloe, al igual que el humectante, gracias a la gran cantidad de líquido que contiene; sin embargo, de estos dos activos protagonistas hablaremos luego con más detalle. Algunas de las propiedades que hemos descrito, fácilmente pueden ayudar a la dermis a mejorar su estado y estructura, aunque quizá no de una forma tan específica como esperamos.

Interacción de sus propiedades con estas imperfecciones

Interacción de sus propiedades con estas imperfecciones

Ahora que sabemos no solo lo que causa las marcas en la piel, así como lo necesario para darles una solución eficaz e inmediata, sino también lo que nos ofrece la sábila de forma tópica, es momento de unir ideas. Seguramente algunos ya habrán, como se dice de manera popular, atado los cabos, para entender la relación entre los beneficios de esta planta, las características del órgano superficial y el aumento de la firmeza en la dermis.

Si no, la respuesta es bastante simple, ya que la sábila realmente es capaz de otorgar todos y cada uno de los requisitos para resolver ambos problemas, tanto las arrugas como la flacidez, en mayor o menor medida. Comenzando, por supuesto, con la propiedad más importante y necesaria para la salud del tejido, la nutrición, que perfectamente se puede comparar con la dieta o la alimentación de las personas.

Este es uno de los dos puntos donde más brilla esta planta, ya que la primera razón de su popularidad, es que tiene la mayor cantidad de principios activos naturales, mientras la segunda, es una inmensa variedad de nutrientes. Esto, claro está, si se compara con cualquier otra que pueda ser utilizada de forma tópica, ya sea por motivos estéticos, medicinales o cualquier otro.

Para ser más precisos, hay otros ejemplares en el reino vegetal que contienen un mayor valor nutricional, como frutas y verduras, pero que no son capaces de ofrecerlos mediante la aplicación en la piel. Sin embargo, aunque el valor sea mayor, lo que realmente resalta de la sábila, como hemos dicho, es su increíble variedad, tanto de nutrientes como de otros activos.

Su gel o pulpa es rico en minerales como el potasio, magnesio, sodio, cobre, cinc, calcio, fósforo y hierro; además, contiene vitamina E, vitaminas del grupo B, vitamina C y ácido fólico, junto con un gran número de aminoácidos y ácidos grasos. Cada uno de estos nutrientes aporta algo a la piel, pero lo cierto es que hablar de cada uno, de manera independiente tomaría demasiado tiempo.

En resumidas cuentas, todos estos valores funcionan a la vez, para ayudar a alimentar el tejido, lo que permite que este acelere el proceso natural de regeneración celular, que lo mantiene firme, terso, resistente y elástico. Otra función importante, en la que influyen principalmente las vitaminas, es la generación y producción de colágeno, que a su vez libera la elastina, que aumenta estas características positivas en el órgano superficial.

Fuera del valor tan vital de la nutrición, también debemos hablar de la hidratación, que en resumidas cuentas, se puede comparar de igual forma con la dieta, pero esta vez con el consumo de agua y otros líquidos. Así como los seres vivos necesitan ingerir estos para saciar la sed y mantener la función del organismo, la dermis requiere líquidos para prolongar su salud, producir células nuevas y regular la elasticidad.

Lo que debemos tener en cuenta en este punto, es que la sábila es una planta del tipo suculenta, lo que quiere decir, que absorbe y retiene en sus hojas cantidades inmensas de agua, que procesa y mantiene. Ese gel que encontramos al cortar sus pencas, parecido a una gelatina, es agua pura, filtrada, procesada y enriquecida por la misma en su interior; por ello, mientras nutre, también hidrata como casi ningún otro espécimen vegetal.

Algo que mencionamos hace un momento, pero que debemos detallar un poco más, es la función del colágeno y su interacción con el aloe vera, dada la importancia de esta proteína en la salud de la dermis. Es generada por el tejido conjuntivo ubicado en diferentes partes del cuerpo, requiriendo, principalmente, de vitamina C realizar su labor vital para el organismo.

Se trata de la producción de elastina, una pequeña molécula que solo aparece, de manera natural, generada por el colágeno; esta se encarga, como hemos dicho, de darle a los tejidos su elasticidad, firmeza, flexibilidad, tonicidad y resistencia característica. Estos valores, como se puede notar con solo mencionarlos, son exactamente los que deben mantenerse nivelados en la dermis, para evitar el surgimiento de arrugas, flacidez, manchas, pliegues y otros problemas estéticos.

Para solucionar el problema de los comedones, más común y molesto de todos, es probable que quieras leer sobre la función del Aloe vera para el acné

Por suerte para nosotros, que buscamos en la naturaleza soluciones para dichos inconvenientes, la sábila no ofrece solo las vitaminas necesarias para aumentar la producción de colágeno y elastina, sino que además contiene antioxidantes. Estos, como su nombre lo indica, impiden la oxidación de las células del tejido conjuntivo, por lo que estas pueden realizar su trabajo sin inconvenientes y mantener nuestra dermis libre de arrugas y reafirmada.

Esto hace que, al final de todo, la respuesta a nuestra interrogante inicial se vuelva bastante obvia, siendo una afirmación el hecho de que la sábila, al ser aplicada sobre la piel, funciona en gran medida para eliminar arrugas y reafirmar. Eso sí, no será algo inmediato, como con cualquier otra aplicación tópica, sino que se presentará como una reducción gradual, relacionada directamente con el tiempo y esfuerzo que dedicamos a estas rutinas de cuidado facial.

Métodos de uso más comunes

Métodos de uso más comunes

Ya que antes mencionamos el gel del aloe, es en esta pulpa gelatinosa donde se concentran todos los principios activos de los que hablamos, por lo que el primer paso para aplicarlo, será extraerlo del interior de las hojas. Para ello, debemos cortar los bordes espinosos de las mismas, lo que nos dará una imagen del grosor de la cáscara de la hoja, por llamarla de algún modo, que también debemos retirar.

Este proceso lo podemos realizar con un cuchillo, cortando ambos lados de la hoja, aunque a muchos se les hace más fácil cortar la cara más plana, deslizando la herramienta, para luego retirar el gel de la otra con una cuchara. No importa el método utilizado para obtener la sustancia, de igual forma esta no necesita salir intacta, ya que lo mejor para darle uso es machacarla, triturarla o incluso licuarla, dependiendo de la forma en que la aplicaremos.

Si la meta es untar la piel con la sábila pura, lo mejor es machacarla levemente, para que tenga una consistencia un poco más rígida, pero que se pueda manejar como si fuese una crema, no completamente líquida. Lo mismo podemos hacer si queremos elaborar con el gel una mascarilla, aunque esto depende de sus ingredientes y la textura de los complementos.

Por ejemplo, si queremos hacerla con una mezcla de aceites naturales, esenciales o portadores, siguiendo una receta experimentada, lo mejor es continuar manejando esta textura machacada o triturarla con un tenedor. En caso de que la mezcla o crema requiera el uso de un componente espesante, como cera de abeja, manteca de karité o de cacao, es mejor licuar los cristales de aloe vera, para que se forme una pasta más uniforme.

Si lo pasamos por un procesador de alimentos, que no licue por completo la pulpa y deje su textura semi oleosa, funciona perfectamente como lubricante para masajes. Esta función es la preferida de los practicantes del llamado yoga facial, una técnica muy efectiva para combatir las arrugas y otras imperfecciones. En este caso, también puede ser aplicado en el cuerpo, como masaje anti celulitis.

Una planta milagrosa, como se le conoce, lo es por todo lo que puede aportar a nuestro organismo. Si quieres saber más sobre esto, te recomendamos leer Propiedades del aloe vera

Hay muchos ejemplos del uso de la sábila en la cosmética, no solo si se quiere eliminar estas marcas específicas, al igual que la flacidez, sino cualquier otra, ya que se ha probado la eficacia de esta planta incluso para reducir las manchas. Por ello, la invitación es a no tener dudas en los resultados, pero tampoco debemos esperar milagros, ya que la solución se dará siempre, teniendo en cuenta nuestro esfuerzo y dedicación con las rutinas de belleza y cuidado de la piel.

Comentarios desactivados en ¿Funciona el Aloe Vera para eliminar las arrugas y reafirmar la piel?