Aloe Vera para la cara
Cremas hidratantes

Aloe Vera para la cara

Si existe una planta que destaca por contar con una larga lista de propiedades esa es sin duda alguna el aloe vera. Se trata de una planta cuyo uso se extiende desde la salud como medicamento expectorante y su gran capacidad para limpiar las vías respiratorias, hasta el área de la belleza, el cuidado del cabello y de la piel en general.

Aloe Vera para la cara

El aloe es tan popular y sus beneficios tan extensos que desde hace décadas son muchas las empresas  de productos cosméticos y cuidado personal que han buscado la manera de aprovechar sus bondades. Haciendo que hoy en día nos sea posible conseguir una lista realmente muy amplia de productos que la contienen. Desde champús, cremas capilares o cualquier tratamiento que se te pueda ocurrir, hasta las increíbles cremas faciales y corporales de la misma.

Pero, más allá de ellos, aún hay muchas personas que son conscientes de que el uso directo de la planta es muchísimo más efectivo. Ya que con ella se puede elaborar toda una larga lista de opciones de recetas y preparados naturales con los que luchar contra los signos del envejecimiento y una larga lista de problemas de la piel bastante comunes no solo es más rápido sino mucho más económico.

Si te interesa este tema, o estás pensando dar tus primeros pasos en el mundo de la cosmética natural de la mano del que sin duda alguna es el rey de los ingredientes no dejes de leer este artículo. Ya que a lo largo del mismo te diremos todos los secretos para valerte de la sábila para tener la piel de tu rostro tan hermosa, radiante y juvenil que será la envidia de todos tus amigos y conocidos.

Antes de iniciar con este articulo te sugerimos echar un vistazo a ¿Funciona el Aloe Vera para eliminar las arrugas y reafirmar la piel?

Los beneficios principales del aloe para tu rostro

Los beneficios principales del aloe para tu rostro

Seguro ya sabes que esta planta es un verdadero regalo de la naturaleza y nadie te debe convencer que aplicarlo en la piel de tu rostro es una decisión de la que no te vas a arrepentir. Pero la verdad es que más allá de eso, muchas personas no entienden las razones de esto, tienen muy claro que se trata de un producto eficiente pero no de cuáles son los casos en los que conviene o no aplicarla.

Es que si bien se trata de una planta con múltiples bondades, no todo puede ser perfecto. Esta funciona para una larga lista de situaciones, pero no puede ayudarte a solventar problemas para los que no está preparada. Es por eso que antes de entender cómo usarla es importante que tengas presente si te conviene o no gracias a sus beneficios para la piel y el rostro.

Ayuda a limpiar la piel

Entre las propiedades más importantes con las que cuenta la sábila, encontramos su capacidad como potente astringente natural. Esta capacidad la podemos aprovechar de muchas formas, ya sea para limpiar heridas, desinfectar nuestras manos o incluso eliminar la suciedad de ciertas superficies en nuestro hogar.

En la piel del rostro también puede ser sumamente útil, ya que puedes utilizar sábila para elaborar tanto limpiezas faciales profundas cuando sea necesario, o como un limpiador de uso diario. Con ella la suciedad acumulada a lo largo de todo el día desaparecerá, dejando tus poros limpios y tu cara con un aspecto de piel de porcelana.

Lucha contra los signos del envejecimiento

Es muy probable que este sea uno de los usos cosméticos que han vuelto este regalo de la naturaleza tan popular principalmente entre las mujeres que ya han superado la edad de 40 o 45 años. Por lo que para algunos, el hecho de mencionarlo puede parecer que está de más, pero por el contrario, es uno de los motivos que no podemos dejar de destacar.

El aloe vera, o mejor dicho su gel, cuenta con una consistencia que deja muy en claro que se trata de una sustancia que puede nutrir tu piel de una forma envidiable. Esto no solo ayuda a mantener los niveles de humectación acordes a tus necesidades, sino que sirve a la hora de luchar contra el inclemente paso del tiempo.

Debido a su alta cantidad de sustancias como el colágeno y la elastina, tiene la capacidad de actuar frente al tejido dañado, reparándolo tras un periodo de tiempo de uso constante que puede variar entre una y otra persona. Además, ayuda a prevenir el daño causado por la ausencia de los mismos, una de las principales causantes de la formación de arrugas tanto prematuras como de envejecimiento, esto lo logra fortaleciendo la membrana de tu piel y haciéndola resistente al sol y los elementos.

Funciona para tratar problemas de espinillas y acné

El acné es uno de los problemas de la piel más comunes que hay. Muchos cometen el error de asociarlo exclusivamente con la pubertad y con ciertas etapas de alto nivel hormonal a lo largo de la vida, pero en realidad se trata de una afectación que puede llegar en cualquier momento. Es sumamente común en personas con la piel grasa, por lo que si este es tu tipo de cutis esta información te interesa.

Entre las propiedades que posee la sábila, encontramos la cualidad de luchar contra las bacterias, esta planta se considera como uno de los mejores antibacteriales que hay en la naturaleza, y este es un beneficio que puedes aprovechar para la salud y apariencia de tu cutis. Ya que el uso de productos que la contienen puede ayudar a reducir tanto la inflamación como la irritación, ambos factores clave en la lucha contra el acné.

Sumado a ello, y para aumentar su efectividad en esta área, cuenta con una estupenda capacidad cicatrizante, la misma que te ayuda a combatir la formación de arrugas. En el caso del acné acelera el proceso de recuperación de las lesiones y marcas presentes y evita que las mismas dañen de manera permanente tu rostro, algo que sin duda agradecerás.

Calma el ardor, enrojecimiento y quemaduras leves

Ya sea que se haya producido por quemaduras solares, depilación en cejas y bozo o cualquier razón, el ardor y enrojecimiento son de las cosas más incómodas que puedes padecer en tu rostro. Cuando se presenta siempre buscas tener a la mano alguna forma de aliviarlo lo más pronto posible, y eso es algo para lo que también te puedes valer de este regalo de la naturaleza.

Entre sus propiedades, encontramos que se trata de una planta que puede ayudar a calmar, reducir la inflamación y en general refrescar debido a su alto contenido de agua y consistencia gelatinosa. Para utilizarlo existen varias maneras, ya sea mediante productos comerciales calmantes con gel o de forma directa.

En cualquiera de los casos, lo más importante es que le des la aplicación adecuada, la cual algunos desconocen. Para aumentar la eficiencia como calmante y refrescante la temperatura es clave. Es importante que coloques el producto un tiempo en la nevera antes de untarlo en tu piel, de esta forma podrás notar los resultados en cuestión de unos pocos minutos.

Mantiene estables los niveles de humectación

Ya de esta cualidad te hemos hablado un par de veces en los puntos anteriores, pero es tan importante que vale la pena resaltar de forma mucho más directa. La sábila posee una alta concentración de agua en su interior, y con ella puedes asegurarte de que tu piel reciba los niveles hídricos necesarios para todo el día.

Si hablamos específicamente de la cara, esto es una cualidad útil principalmente para las pieles resecas, pero de la que pueden sacar provecho todas las personas. Por esta razón no es de extrañar que en la actualidad puedas conseguir una muy larga lista de cremas faciales humectantes que contienen este producto entre sus ingredientes principales, buscando enaltecer sus bondades y valerse de ellas para cuidar tu piel.

Se trata de una planta tan versátil que puede utilizarse como ingrediente en la cosmética natural. Entra aquí y descubre Cómo hacer una crema de aloe vera

Cómo usar aloe vera en el rostro de manera directa

Cómo usar aloe vera en el rostro de manera directa

Como ya sabrás, esta es una planta sumamente versátil, que puede utilizarse en la cara de dos maneras distintas, como ingrediente en cremas y preparados, o de manera totalmente directa. En este punto te hablaremos de la segunda opción, ya que es la manera más simple y en muchos casos la más efectiva de conseguir las bondades y beneficios que brinda para la piel del rostro.

Hay que advertir que a algunas personas les puede resultar un tanto extraño el proceso si no están acostumbrados al uso de cosmética natural o de aprovechar las bondades de la madre tierra, sino que por el contrario sienten que los productos comerciales evitan el trabajo duro y vuelven todo más fácil. A ellos les decimos que no den por descartada esta opción, es cuestión de darle una oportunidad, ya que al ver los resultados y comenzar a entender el proceso todo se vuelve sencillo y casi intuitivo.

Si tienes una planta de sábila en tu hogar, esta es la alternativa perfecta, en la que no tendrás siquiera que invertir nada de dinero para conseguir la hermosa piel de porcelana que deseas. Si este no es tu caso y aun así lo quieres probar, podrás adquirir una hoja o penca de aloe vera en muchos supermercados o negocios locales.

Cómo extraer el gel

Para comenzar, lo primero que debes hacer es extraer el gel de la hoja, un trabajo sencillo pero que requiere algo de tiempo. Cuando hablamos del gel nos referimos a esa sustancia gelatinosa de color transparente que se encuentra en el interior de cada penca, es allí donde se encuentra casi la totalidad de los beneficios de la planta y no en el espacio verde o cubierta, siendo esta el espacio que hay que descartar.

Comienza colocando a remojar tu hoja de aloe en un poco de agua, con la parte inferior introducida y la punta lo más vertical posible. De esta manera vas a ver como comienza a salir una sustancia líquida de color amarillo, esta es la aloína, la parte tóxica que no deberás colocar en tu piel, siendo justo esto la razón por la cual es un paso tan importante.

Después de que la penca se haya remojado por al menos 12 horas retirala del agua, lavala muy bien y con ayuda de un cuchillo retira ambos costados donde están las espinas y la cara posterior de la zona verde. La idea es que te quede el gel expuesto pero aún sostenido por una cara de espacio verde.

Para terminar, con ayuda de un tenedor comienza a rasgar o raspar el gel y almacenarlo en un envase aparte. Cuando ya tengas todo el gel extraído puedes proceder su gustas a colarlo para deshacerte de los restos de pulpa y grumos y así conseguir un gel de aloe vera perfecto.

Cómo aplicarlo en la piel

Aplicarlo es sumamente sencillo y es un proceso que deberás realizar dos veces cada día si quieres incluirlo en tu rutina de cuidado facial, o un par de veces por semana si solo buscas hacerte con sus bondades de humectante y mantener el buen estado de tu piel.

Debes tener el rostro bien limpio y seco para comenzar. Cuando estés preparado extiende con las manos un poco de gel en tu rostro, teniendo cuidado de cubrir todos los espacios pero de no tocar ojos, nariz ni el interior de tu boca., ya que a pesar de no ser toxica y poder consumirse sin problemas, la sábila cuenta con un sabor bastante amargo que de forma tan directa resulta desagradable para la mayoría.

Déjalo actuar y que tu piel lo absorba por al menos 15 minutos, tras los cuales procede a retirar los restos con un paño o toalla limpia y si gustas a lavar con abundante agua y jabón. Aunque este último paso no es obligatorio

También es útil a la hora de tratar uno de los problemas cutáneos más comunes, para saber más entra en Aloe vera para el acné.

Mascarillas caseras con sábila para tu rostro

Mascarillas caseras con sábila para tu rostro

En este punto, debes saber que las opciones para elaborar mascarillas caseras de aloe vera son demasiadas, algunas realmente efectivas y otras lamentablemente no tanto. A continuación te explicamos brevemente como realizar algunas de las que según nuestra experiencia ofrecen resultados realmente efectivos, y las cuales te invitamos a probar a penas tengas la oportunidad.

Mascarilla para el acné

Más arriba te hablamos de la eficiencia con la que cuenta el aloe vera en la lucha contra todo tipo de acné, sin importar cuales sean las causas del mismo. Para ello te puedes valer del uso directo, pero si realmente quieres resultados más rápidos y eficientes, es necesario repotenciar las cualidades de esta planta con otros productos naturales que tengan gran poder en esta lucha.

Esta mascarilla, necesita tan solo dos ingredientes en una pequeña cantidad, por lo que es una opción de bajo precio que puedes probar cuando gustes. La cual además de ayudarte a decir adiós a este problema, eliminará las impurezas de tu piel y reducirá el exceso de grasa, lo que a mediano plazo se traduce en menos probabilidad de volver a ver formarse espinillas y granos.

Para elaborarla mezcla en un bol pequeño media taza de sábila junto con dos cucharadas de miel hasta conseguir una consistencia homogénea. Luego colócala en todo tu rostro con ayuda de un pincel o brocha, prestando especial atención a las zonas más afectadas. Deja actuar por 30 minutos y retira con agua tibia, para luego repetir el proceso 3 veces por semana.

Mascarilla para las arrugas

Para el tratamiento de las arrugas es por mucho para el que más opciones de mascarilla se han inventado. Entre las más efectivas conseguimos esta opción, en la que se requieren pocos ingredientes que destacan por ser muy fáciles de conseguir y económicos. Lo que la ubica en el mismo punto que la antes mencionada como una opción si no quieres gastar grandes sumas de dinero en productos de belleza.

Solo debes colocar en el vaso de la licuadora medio pepino picado, 2 cucharadas de miel, 3 cucharadas de leche y media taza de gel de aloe vera. Triturarlos muy bien hasta que el pepino se desintegre lo más posible y sin colar pasarlo a un pequeño envase que puedas tapar, ya que te saldrá suficiente mezcla para dos o tres días.

Esta mezcla colócala en tu rostro antes de ir a dormir, déjala actuar por al menos 20 minutos y retirala con abundante agua tibia. Como resultado vas a conseguir un rostro suave, hidratado, y con cada vez menos arrugas tras un periodo de uso constante de aproximadamente dos meses.

Mascarilla exfoliante y limpiadora para todo tipo de piel

Entre los usos que posee esta milagrosa planta destaca su aplicación como parte de la rutina diaria de belleza para mantener el estado óptimo del cutis por más tiempo. Con esta mascarilla vas a poder lograr eso, ya que se trata de un preparado que puedes usar tanto como limpiador diario facial, como si quieres una exfoliación más profunda, dependiendo de qué tan espesa prepares la receta.

Solo necesitas dos ingredientes, por un lado media taza de gel de aloe vera, a este le debes añadir azúcar. La proporción adecuada es media cucharada si buscas limpiar tu piel y una si quieres exfoliarla, además en ambos casos será necesaria una cucharadita de jugo de limón que te ayudará a reducir el nivel de grasa en la piel.

Mezcla los ingredientes sin batir demasiado, ya que la idea es que los granos de azúcar no se desintegren. Luego humedece tu rostro con agua fresca y con ayuda de un pincel comienza a extender la mascarilla. Luego retira con agua tibia y repite cuando desees.

¿Te ha gustado este artículo? Te invitamos a continuar tu lectura en Propiedades del aloe vera

Comentarios desactivados en Aloe Vera para la cara