Propiedades del Aloe vera
General

Propiedades del Aloe vera

Si bien hay muchas verdades sobre la cosmética naturista, en ocasiones creemos que, por promover la pureza y naturalidad de sus ingredientes, nos garantiza resultados prácticamente mágicos e inmediatos. Si incluimos en este hecho, el uso de una planta conocida como milagrosa, como lo es el Aloe Vera, en algunas culturas populares, obtendremos la razón de por qué muchos piensan que la ciencia estética no es más que propaganda y ganancias industriales.

Propiedades del Aloe vera

Sin embargo, a veces olvidamos que la base de toda medicina, incluso de ramas como la cosmética y la farmacéutica, se encuentra en los principios activos de un sinfín de especímenes del reino vegetal. Entre ellos, está esa especie “milagrosa” que hemos mencionado, que no se ha ganado dicho apodo solo por ser común en casi todo el mundo, aunque tampoco lo ha hecho de la noche a la mañana, sino de forma gradual.

La fama otorgada al Aloe vera tiene un gran sentido, ya que las virtudes que le damos a un objeto, usualmente se pueden medir de acuerdo a la cantidad y calidad que nos ofrece, si le damos algún uso para los seres humanos. En cuanto a eso, esta planta tiene mucho que decir, ya que se trata de una de las más complejas que podemos encontrar en la naturaleza. Por supuesto, todo esto ha Sido estudiado y analizado por especialistas con anterioridad.

Gracias a este hecho, a día de hoy podemos enlistar todos esos beneficios, así como las propiedades del aloe, que intervienen en como interactúa con nuestro cuerpo, siempre de manera segura y positiva. Por ello, para comprobar el por qué se le considera uno de los mejores activos naturales, tanto en medicina como en cosmética, es buena idea conocer todo sobre está especie tan común, pero tan maravillosa.

Siempre dudamos sobre la eficacia de un ingrediente en la cosmética, pero siempre hay una respuesta. Si quieres encontrarla, te invitamos a leer ¿Funciona el Aloe Vera para eliminar las arrugas y reafirmar la piel?

Sobre esta planta y sus propiedades

Sobre esta planta y sus propiedades

Si bien todas las plantas son capaces de absorber agua, vital para mantenerse con vida, como en el caso de cualquier ser vivo, el aloe vera o sábila, como se conoce de manera popular, tiene una característica bastante peculiar. Pertenece a la familia de las especies suculentas, que no solo se alimentan de este líquido, sino que retienen un enorme volumen del mismo dentro de sus hojas, como un oso antes de hibernar.

Esto capacidad hace que sus hojas se parezcan a las de un cactus, pero más alargadas y cónicas, reduciendo su grosor a medida que nos acercamos a la punta; además, solo tienen espinas en los bordes, a ambos lados. Lo mejor de dicha característica, es que con solo un poco de agua, está especie es capaz de vivir por mucho tiempo, lo que la hace resistente a diferentes ambientes, por lo que podemos encontrarla en distintas zonas del mundo.

Sus usos cosméticos más conocidos

Podemos hacer un pequeño resumen de las virtudes cosméticas de esta planta, que luego veremos en más detalle, ya que a veces hace falta una razón para convencernos de que su uso es realmente positivo. Es por esto que, en este mercado tan competitivo, podemos encontrar una enorme cantidad de productos, tanto estéticos como de salud cutánea, que incluyen el gel o extracto como un ingrediente general.

Lo primero que destaca de su uso es la interacción que tiene con la estructura básica de la piel, ayudando a mantener aquellas características que la mantienen en forma, suave, lisa y estéticamente hermosa. Ya sea por sus aportes reafirmantes, estimulantes de la producción de proteínas, regenerativos, tonificantes o relajantes, aplicar aloe vera ayuda a mantener la estructura y belleza de la dermis.

Esto trae ciertas consecuencias, todas positivas, como la reducción de las imperfecciones, entre las que encontramos arrugas, manchas, flacidez, estrías, cicatrices pronunciadas, surcos en la piel, distensiones y demás. Siendo tantas sus virtudes, como veremos más adelante, no es de extrañar qué este extracto se presente en diferentes cremas corporales, antiarrugas, despigmentantes, reafirmantes e hidratantes, además de sérum, tónicos y otras presentaciones.

Beneficios en su consumo

La mayoría de los beneficios antes mencionados, tienen su valor variante en la ingesta, ya que los nutrientes y propiedades que intervienen, también ocasionan efectos positivos en el interior de nuestro cuerpo. Desde la regulación del proceso digestivo, hasta su función como laxante, todo el proceso de digestión de los alimentos puede ser mejorado al tomar un poco de aloe, ya sea puro o como ingrediente de los jugos naturales.

Sin embargo, la interacción que los médicos tienen en cuenta, en primer lugar, se da gracias a los nutrientes que aporta, por lo que será lo primero de lo que mencionaremos entre las propiedades de la sábila. En este punto, se recomienda consumir no solo si sufrimos de alguna afección, como un virus u otra patología, sino en cualquier momento, para mejorar las defensas del sistema inmune, así como su respuesta a las enfermedades.

Sus valores nutricionales

Sus valores nutricionales

Si bien siempre escuchamos que es bueno ingerir sábila, ya sea pura o combinada con jugos y medicinas, razón por la cual encontramos tantos jarabes con esta como ingrediente añadido, no es porque sea un remedio especial. Esto se debe, principalmente, a que contiene una gama de elementos, como en el caso de muchos alimentos, que ayudan al cuerpo a combatir ciertas afecciones, a través del fortalecimiento del organismo y las defensas.

Estos son los nutrientes, la segunda razón por la que los seres humanos comemos, siendo la primera el hecho innegable de la necesidad de calmar nuestra hambre, que es una realidad que no podemos controlar. Gracias a ellos, el cuerpo puede generar células nuevas, proteínas, moléculas e incluso tejido sano, en el caso de sufrir alguna lesión, por lo que es imposible negar su importancia, aun cuando en principio son fáciles de obtener.

Para solucionar el problema de los comedones, más común y molesto de todos, es probable que quieras leer sobre la función del Aloe vera para el acné

Vitaminas y minerales

Cuando pensamos en una dieta alimenticia, la primera necesidad siempre es el aumento de estos dos agentes, que más bien se pueden considerar como una familia de nutrientes, cada uno de ellos. Los minerales son indispensables en nuestro organismo, ya que forman parte de su composición natural, mientras que las vitaminas, en algunos casos, son las responsables de muchas de las actividades orgánicas del ser humano.

En cuanto a los primeros, la sábila contiene una extensa variedad, que van desde el hierro, necesario para la sangre y el sistema cardiovascular; hasta el calcio, conocido por ser el principal fortalecedor de los huesos. Otros minerales que podemos encontrar en su composición son el magnesio, el zinc, potasio, fósforo, sodio, cobre y el selenio, cada uno beneficioso, tanto si se ingiere como si se aplica de forma tópica.

En cuanto a las vitaminas, la lista es igual de larga, comenzando por aquellas que tienen una función como antioxidantes, las del tipo C y E, necesarias para mantener la salud de las células y eliminar los radicales libres. También contiene una buena porción de vitamina D, junto a algunas del grupo B, especialmente la B12, utilizada para elevar las defensas naturales de nuestro cuerpo contra virus, bacterias y otros agentes que causan afecciones.

Otros nutrientes que contiene

La lista no termina con las vitaminas ni los minerales, sino que podemos encontrar 20 de los 22 aminoácidos requeridos para el organismo, así como 8 enzimas diferentes y ácidos grasos, dentro del gel de esta planta. Junto a ellos se encuentran los sacáridos y los ácidos fólico y salicílico, además de activos como la antraquinona y la colina, conocidos por intervenir en el proceso digestivo de nuestro sistema.

La potencia de sus activos hidratantes

Un detalle que no se debe pasar por alto, es el hecho de que todos estos nutrientes, además de otros agentes con propiedades que conoceremos más adelante, se encuentran en el interior de las hojas de sábila. Allí, si lo extraemos, nos toparemos con una especie de gel o cristal gelatinoso, conocido como cristal de aloe, que forma la planta a través de su propio sistema digestivo, en un proceso único en el reino vegetal.

Este gel, aunque cueste creerlo, es simplemente el agua que, por su característica de especie suculenta, absorbe y retiene a lo largo de su vida, manteniendo su estado elemental pero de forma sólida. Por ende, además de aportar todo lo que ya hemos dicho, está gelatina es un potente agente humectante, ya que al triturar o licuar la pulpa, la densidad es más reducida que en su estado líquido, por lo que es capaz de hidratar de forma increíble.

En la regeneración de la piel

En la regeneración de la piel

Si bien existen razones nutricionales para incluir la sábila en la dieta, lo cierto es que, en el área donde está realmente brilla, es en la cosmética, ya que la dermis aprovecha mucho más todas sus propiedades. Esto se debe, como hemos mencionado, al trabajo de los poros en la absorción de todos sus componentes, así como la facilidad de la planta para proveerlos. Por ello, es aquí donde encontramos la mayor parte de sus virtudes.

Astringentes y cicatrizantes

Los astringentes son agentes que ayudan en la formación del tejido, no solo acelerando el proceso de recuperación de lesiones como laceraciones y quemaduras, sino ayudando a qué este se genere de forma correcta. Esto implica el reducir las marcas permanentes conocidas como cicatrices, tanto en textura como en tonicidad y coloración, como parte del proceso de regulación de la nueva piel que  sustituye la afectada.

Esta propiedad, como muchas otras que veremos en este apartado, es una consecuencia de la inclusión de los nutrientes en el órgano superficial, que junto a la hidratación que ofrece, armonizan con el resto de sus activos. No solo cumple está función con las heridas abiertas, sino que es efectivo para reducir los comedones, cualquier tipo de marca como arrugas e incluso, de forma permanente, aquellas relacionadas con los problemas de acné.

En cuanto a la regeneración celular

Uno de los principales inconvenientes con el envejecimiento cutáneo, es el hecho de que las células sufren de ciertos daños, que también se pueden presenciar por causas como los rayos UVA del sol y la falta de colágeno. Otro elemento que daña las células son los radicales libres, causantes de un ciclo de oxidación sin control, ya que un organismo oxidado, tiende a crear células nuevas con el mismo problema, lo que nos lleva a las imperfecciones dérmicas.

Sin embargo, aquellas vitaminas que cumplen una función antioxidante, como la C y la E, se combinan con el resto de los componentes para ayudar en la regeneración celular, mediante diferentes procesos. No solo se reduce está oxidación, sino que la nutrición de la dermis ayuda a qué las células saben las lesiones, que a su vez implica que al dividirse, para crear otras nuevas, generen unas igualmente sanas.

Aumento de la producción de colágeno

Los dermatólogos y cosmetólogos jamás dejan de mencionar el colágeno, debido a que es un factor de suma importancia en la salud de la piel, lo que se refleja es su estado e imagen estética. Para entenderlo mejor, debemos saber que se trata de una proteína compuesta, producida por las células del tejido conjuntivo, que básicamente digieren la vitamina C, convirtiendo en este nutriente en dicha fibra proteica.

Pero está necesita de otros valores nutricionales, como los aminoácidos que ofrece la aplicación del gel o los cristales de aloe, para cumplir su función, que es la producción de la molécula de elastina. Esta es la que, en última instancia, interactúa con los tejidos, siendo la encargada de otorgarles cohesión, a través del aumento de la elasticidad, firmeza, tonicidad y resistencia, que mantiene la dermis fuerte y tersa.

Agente de protección solar

Una vez que aplicamos el gel, ya sea de forma independiente, o como ingrediente de alguna crema o producto cosmético, parte de su estructura queda en la superficie de la dermis, funcionando como una película protectora imperceptible. Esta, en cierta medida, absorbe la radiación de los rayos ultravioleta, haciendo que una parte no se filtre hasta la melanina, lo que reduce la tarea de esta molécula de protegernos del sol.

Si bien la sábila es excelente por sí misma, siempre se puede combinar con otros ingredientes. Aprende a hacerlo leyendo sobre Cómo hacer una crema de aloe vera

Elementos limpiadores

Elementos limpiadores

Estás propiedades no solo funcionan en la aplicación, donde de nuevo, tienen un verdadero protagonismo, sino que se pueden aprovechar a través de la ingesta, para apoyar el fortalecimiento de las defensas. De esta forma, el organismo es capaz de lidiar mejor con las bacterias, virus y demás, tanto dentro como fuera del cuerpo, además de combatir un síntoma común de un sinfín de afecciones.

Cómo desinfectante

Para mantener el agua y los nutrientes que libera en gel dentro de sus hojas, la sábila utiliza un conservante natural, asociado con la gran cantidad de vitamina E que genera en sus cristales. Este conservante se mantiene entre los activos más fuertes, incluso al ser extraído, lo que hace que la sustancia pueda lidiar con los organismos infecciosos del exterior, como una forma de protegerse de estos diminutos depredadores.

Por supuesto, esto también nos da otra razón para aprovechar el extracto de los cristales de aloe, para eliminar los mismos tanto dentro como fuera de nuestro cuerpo, al aplicar en la piel o consumir. Aún así, su potencia desinfectante es tal, que podemos encontrar esta planta como ingrediente de algunos productos de limpieza, no de higiene, sino para el hogar, tanto profesionales como de carácter naturista.

Antibacterial y eliminador de microorganismos

Como una extensión de la propiedad anterior, otros microorganismos pueden ser combatidos con el extracto de esta planta, como las bacterias, hongos, levaduras e incluso algunas clases de moho de exterior. Esto le da otra de sus capacidades medicinales, ya que muchos aplican este gel en la dermis afectada, para evitar la intervención de las bacterias y los otros agentes, que pueden ocasionar problemas en la recuperación de las lesiones.

Su poder antinflamatorio

El síntoma del que hablamos al comienzo de este apartado es la inflamación, que si bien no suele significar un riesgo mayoritario para nuestra salud, es tan común que se puede agravar muy fácilmente. Esto, por extensión, implica que el aloe es igual de bueno para reducir otras consecuencias, como el enrojecimiento, los rosetones, la irritación y los aumentos de sensibilidad cutánea, como el ardor y la comezón.

Activos digestivos y purgantes

Activos digestivos y purgantes

Entre la inmensa cantidad de nutrientes de está especie, contando con poco más de 70 valores diferentes, encontramos uno que ya mencionamos, pero probablemente pocos saben su función, la antraquinona. Este elemento tiene cierta interacción con el sistema digestivo de algunos animales, así como de los seres humanos, sirviendo como un depurativo natural, que regular la acción de la digestión.

Esto causa no que dicho proceso se acelere, haciendo que los alimentos se procesen más rápido dentro del organismo; tampoco se encarga de ralentizar el mismo, para que el cuerpo absorba la mayor cantidad de nutrientes. Regular es hacer ambas cosas a la vez, de acuerdo con las necesidades del consumidor, lo que a demás permite que este sistema detecte y eliminé algunos parásitos y otros invasores, sirviendo como purgante natural.

Aunque se puede utilizar de muchas formas, la favorita de muchos en la tópica, especialmente en el rostro. Para conocer sus ventajas, visita este artículo sobre Aloe Vera para la cara

Como laxante

La medicina ha logrado aprovechar esta propiedad, aumentando su potencia para obtener una función laxante, que ayuda al organismo y el sistema digestivo a liberar los residuos, cuando existe un problema como el estreñimiento. Algunas personas consiguen este efecto con naturalidad, al aumentar el consumo de sábila sin efectos adversos, aunque esto depende de lo susceptible que sea nuestro cuerpo.

Comentarios desactivados en Propiedades del Aloe vera