Cómo aumentar los niveles de colágeno
General

Cómo aumentar los niveles de colágeno

Se trata de una de las proteínas más importantes que tenemos en nuestro organismo. La cual tiene la importante labor de cumplir con diversas funciones, con las que se encarga de mantener nuestra salud y buena apariencia externa, ya que se encuentra presente en músculos, huesos y ligamentos, a la vez que en nuestro cabello, uñas y principalmente en la piel. Órgano que se caracteriza por ser el reflejo más directo y punto clave que une la salud y la estética.

Cómo aumentar los niveles de colágeno

Esto significa que cuando los niveles de esta molécula comienzan a bajar, algo que para todos nosotros ocurre de forma natural, es momento de estar alerta, ya que se empiezan a evidenciar ciertos cambios tanto en apariencia como en la propia funcionalidad de nuestro cuerpo. En la piel, principalmente en el rostro aparecen las primeras arrugas y líneas de expresión, se comienza a perder la masa muscular, los huesos se tornan frágiles e inclusive nace el miedo de comenzar a padecer algunas enfermedades.

Es por esto que cuando has llegado a este punto y notas como tu cuerpo cambia, no es nada extraño que la mayoría sienta la necesidad de buscar ayuda y una solución efectiva donde la haya. Esto sin importar demasiado si desde siempre has sido de los que se preocupan demasiado por su apariencia o si por el contrario, entras en el grupo de quienes prestan mayor atención a su estado de salud.

Haciendo que suja la necesidad de prevenir lo más posible que se siga presentando tal disminución y hacer todo lo posible por aumentar la presencia de esta importante sustancia en su organismo, algo que aunque suena fácil, realmente muchos no tienen en claro cómo aplicar.

Si entras en este grupo, para ti hemos creado este artículo ya que si no tienes muy presente cuáles opciones tienes a la mano, es importante que te tomes un momento para descubrir qué puedes hacer, y cual de tantas alternativas para aumentar los niveles de colágeno es la que más se adapta a tus necesidades, intereses y estilo de vida.

Se trata de una sustancia que puede venir de muchas fuentes, y a la que puedes sacar provecho de varias maneras. Para entender mejor a qué nos referimos no te pierdas nuestro artículo especial que lleva por nombre: Descubre los beneficios del colágeno marino

En qué momento inicia  la pérdida de colágeno

En qué momento inicia  la pérdida de colágeno

Si bien el hecho de lograr aumentar los niveles es la finalidad principal de este artículo, no puede ser el punto de partida, ya que de nada vale entender el método si no tienes muy presente desde cual momento de tu vida deberás comenzar a aplicarlo. El punto de inicio de la disminución de producción natural de colágeno es clave para saber qué tanto extra vas a requerir en cada etapa y desde qué momento pasa de ser opcional a ser casi obligatorio para preservar la salud y apariencia.

A diferencia de lo que la mayoría de las personas creen, los niveles de esta proteína no se mantienen tan estables a lo largo de toda la vida. La mayoría puede llegar a creer que es cerca de los 40 o 45 años cuando el cuerpo deja de producir esta importante sustancia, llevándose la extraña sorpresa al enterarse que se trata de un proceso que en este punto ya lleva bastantes años de haber iniciado.

Diversos estudios han demostrado que realmente el punto exacto de inicio de la disminución de producción natural de esta molécula por el cuerpo puede variar entre una y otra persona, pero por lo general se encuentra en algún momento entre los 25 y los 30 años. Aunque en este tiempo, realmente no ocurre un cambio significativo, ya que la reducción de porcentaje es mínima y aún alcanza para cubrir la mayor cantidad de funciones para las que se requiere la sustancia.

Es por esto que cerca de los 30, algunas personas ya comienzan a notar cambios en su piel, como las primera líneas de expresión, en algunos casos arrugas leves, o un muy leve deterioro en sus articulaciones, aunque esto va muy de la mano con el estilo de vida y el hecho de si se mantienen hábitos negativos con demasiada frecuencia.

Este leve descenso se mantiene año tras año, siendo poco a poco mayor y más notorio, pero no es hasta los ya mencionados 40 o 45 que ocurre una drástica y muy marcada disminución en la que se reduce casi a la mitad la producción de esta proteína por tu cuerpo. Siendo la causa principal de la formación de las imperfecciones que se asocian a la mediana edad y el motivo por el que muchos comienzan a recurrir a técnicas para aumentar los niveles.

A pesar de que a esta edad es mucho más necesario, realmente no debe ser el punto de partida, sino más atrás. Ya desde los 25 es posible empezar a buscar esta sustancia de otras fuentes, con el objetivo no de recuperar sino de complementar y prevenir que se acelere la disminución, pensando siempre en que dentro de 10 o 15 años la piel, cabello, uñas y órganos lo agradecerán enormemente.

Una alimentación balanceada es base esencial para mantenerte saludable, incluso cuando tus objetivos son centrarte en obtener la mayor cantidad posible de una sustancia. Si planeas valerte de tu alimentación para mantener estables tus niveles de esta fibra proteíca necesitas leer todo acerca de cuáles son los mejores Alimentos ricos en colágeno

Aumentar los niveles de colágeno mediante la alimentación

Aumentar los niveles de colágeno mediante la alimentación

Si aún eres joven y no alcanzas el punto donde la producción de esta sustancia llega hasta la mitad, la manera más efectiva de aumentar tus niveles de proteína y probablemente la única que necesites y que deberá acompañarte por el resto de tu vida es la alimentación. Todos hemos escuchado decir la frase “eres lo que comes” y aunque parezca un poco exagerada tiene algo de lógica que se aplica incluso a este tema.

La alimentación balanceada ayuda a tu cuerpo a mantenerse en óptimas condiciones, pero si quiere enfocarla a algo más específico como el aumento de los niveles es necesario que des mayor prioridad a ciertos alimentos que cuentan con una alta concentración del mismo, por eso a continuación te indicamos una lista de en cuales puedes encontrarlo.

Carnes y pescado

Como ya sabes se trata de una proteína que se encuentra presente naturalmente en el cuerpo, pero no es algo exclusivamente de la raza humana. Entre los alimentos ricos en colágeno los que más destacan son los de origen animal, las carnes rojas y pescados pueden aportar grandes cantidades de esta sustancia a tu cuerpo.

Pero, debes ser consciente que los espacios que normalmente comemos son los que poseen una menor concentración de sustancia. Al igual que con las personas, esta proteína se encuentra en los huesos de los animales, por lo que añadir uno que otro hueso de res o cabeza de pescado a caldos y sopas aumentará mucho más tu consumo que simplemente con las zonas magras.

Puede ser un poco extraño si no estás del todo acostumbrado, pero debes ser consciente que las zonas que solemos dejar de lado son las más beneficiosas. Consumir patas de res, cerdo o pollo, así como las ya mencionadas cabezas de pescado o hacer un preparado con las mismas y beber el caldo siempre será la mejor opción.

Frutas y verduras

Si no consumes carne o las ideas antes mencionadas no terminan de convencerte, no debes sentir que no hay otra opción. Una dieta perfectamente balanceada siempre será la clave, y las frutas y verduras muchas veces incluyen sustancias que solemos buscar por costumbre en la dieta animal. Este tipo de alimento también posee cierta concentración de fibra protéica, que aunque indudablemente es inferior, si es administrada de forma adecuada puede ser un gran complemento para la dieta.

Los más aconsejados son los alimentos de color rojo o pigmentación rojiza, como la remolacha, pimientos, tomates, fresas y cerezas, ya que estos a pesar de no aportar colágeno propiamente dicho, si cuentan con la capacidad de ayudar a tu cuerpo a aumentar su producción.

Sumado a ello, se aconseja consumir frecuentemente cítricos y cualquier fruta que cuente con alta concentración de vitamina C debido a que existe una relación muy directa entre los niveles de la misma con los de esta molécula. Al punto que se le relaciona con su producción e incluso con la capacidad que tiene el cuerpo de absorberlo de otras fuentes.

Un alimento que vale la pena resaltar es la zanahoria, que da beneficios gracias a su gran concentración de vitamina A, otra que debes también incluir en tu dieta para aumentar los niveles de esta proteína en tu cuerpo. La vitamina A ayuda a mantener en equilibrio los niveles de algunas sustancias en el cuerpo, entre la que obviamente se incluye la protagonista de hoy.

Huevos

Ya te hablamos de las carnes, frutas y verduras, por lo que ahora toca hablar de un alimento que merece ser incluido como una opción bastante específica pero muy importante. Es bien sabido que los huevos son una especie de superalimento que está cargado de una larga lista de vitaminas, minerales, y también una buena concentración de proteínas, haciéndolo clave para una dieta balanceada.

Pero lo que muchos no saben es que el huevo es una sustancia rica en colágeno, el cual a pesar de tener una mayor concentración en la cáscara y la membrana que no se consumen, aún en el resto sigue conservando una buena cantidad. Con el agregado de ser rico en vitamina E, azufre y aminoácidos, los cuales junto con la vitamina C pueden llegar a aumentar la producción natural de algunas sustancias.

Existen distintos tipos de colágeno, que actúan en nuestra piel y organismo de distintas maneras. Para descubrir cuál es el más recomiendan los expertos y forma parte de la mayoría de productos de belleza te invitamos a visitar: Qué es el colágeno hidrolizado y cuáles son sus beneficios

Aumenta tus niveles de colágeno con ayuda de la medicina y la cosmética

Aumenta tus niveles de colágeno con ayuda de la medicina y la cosmética

Cuando ya has alcanzado los 45 años, es probable que una dieta balanceada no sea suficiente para alcanzar los niveles necesarios, y se vuelve casi obligatorio que debas de acudir a algo de ayuda extra. Actualmente es posible encontrar una larga lista de opciones en este sentido, ya se tiene total conciencia de la relación entre esta proteína y la salud del cuerpo.

Es por esta cantidad de opciones por la que muchos se sienten abrumados, y requieren algo de ayuda para identificar cuál es la más adecuada. Siempre teniendo muy presente que no son una manera de sustituir la ya mencionada alimentación, sino como un camino para complementar en el caso que sea necesario o que quiera estar totalmente seguro de que estás consumiendo la cantidad adecuada. Entre estas opciones encontramos:

Alternativas médicas o de consumo

En este grupo entran varios elementos, desde pastillas, compuestos multivitamínicos que lo incluyen o incluso bebidas y alimentos procesados que cuentan con añadidos de esta proteína para el cuerpo. En general, estas cuentan con una interesante ventaja que las pone un nivel más arriba que la alimentación, y es el hecho de contar con la versión hidrolizada de esta fibra protéica.

Este se absorbe más rápidamente por el cuerpo, haciendo que con menor cantidad de producto tengas los mismos niveles de proteína en tu organismo. Algo perfecto cuando se necesita una cantidad mayor, pero que puede volverse contraproducente si se ve acompañado por un abuso o uso inadecuado, ya que como con todo, el exceso también es malo.

Para evitarlo, en general todas las marcas y empresas que lo producen incluyen una serie de instrucciones de uso, donde te indican las dosis seguras recomendadas y cuanto es el máximo que podrías llegar a consumir. Te aconsejamos que si optas por esta opción, sea que ya pases de los 45 o que no hayas llegado aún, siempre sigas al pie de la letra las recomendaciones del fabricante.

Alternativas cosméticas para cabello y uñas

Como sabes, nos estamos refiriendo a una sustancia muy ligada al mundo de la cosmética y la apariencia de las uñas y el cabello, por lo que en esta rama también se han creado una serie de soluciones para ayudarte a mejorar los niveles de esta sustancia desde el momento que empiezan a disminuir pero más aún cuando se vuelve sumamente necesario.

Actualmente puedes encontrar una larga lista de productos para el cuidado del cabello y las uñas que incluyen a esta molécula y que puedes aplicar incluso desde antes de los 25 si sientes que podrían ser de utilidad. Si frecuentemente tus uñas se parten, las notas muy delgadas o sientes que casi no crecen, un esmalte o un removedor que lo contenga pueden ser de gran ayuda.

En el caso del cabello, si este es muy frágil, delgado, o si lo has sometido a tratamientos químicos dañinos y quieres ayudarlo a recuperarse puedes valerte de tratamientos capilares que contengan esta fascinante y tan útil proteína. La cual actúa directamente en la fibra capilar y en la raíz mejorando su grosor, ayudando a recuperación y haciéndola mucho más resistente a todo tipo de daños, incluyendo el calor de la plancha y la fuerza de los tintes.

Opciones para aumentar los niveles de colágeno en la piel

Para la piel, por obvias razones existe una cantidad más amplia de alterativas. En su mayoría estas sí están pensadas para las mujeres y hombres después de los 40, pero aún es posible encontrar otras con menor concentración y a las que puedes acudir si quieres aumentar tus niveles de proteína para prevenir el daño a futuro.

En ente grupo encontramos productos como cremas antiedad, cremas humectantes y sérum facial, todas maneras muy efectivas de llevar esta molécula directamente a las zonas donde según las necesidades de tu piel es más urgente, dejando un poco más de lado los espacios que se están viendo más beneficiados por la ingesta y los cambios internos.

La ventaja de esta técnica, más allá de la mencionada en el párrafo anterior es que el colágeno contenido en las cremas y productos para la piel es hidrolizado y se acompaña con otros elementos que facilitan su acción y aumentan su efectividad en el caso de tratarse de productos de buena calidad.

Con esto vas a conseguir retrasar la llegada de la mayoría de los signos visibles del envejecimiento, impedir la formación de arrugas prematuras así como atenuar las ya presentes, mejorar la textura de tu piel y prevenir la flacidez, algo cada vez más temido mientras pasan los años.

Solo debes tener muy en claro una cosa, estos productos requieren de constancia, no funciona si los aplicas una vez por semana o incluso día de por medio. O si lo utilizas un tiempo y luego suspendes la aplicación, ya que la pérdida de proteínas es algo presente en nuestra vida todos los días, y el momento que dejes de brindar ayuda a tu organismo, este automáticamente va a comenzar a sufrir los efectos.

Además, cualquiera de las técnicas indicadas en este punto funciona solo si se ven acompañadas en cambios igual de importantes en el estilo de vida. Hábitos como beber, fumar, dormir poco o el llevar una alimentación inadecuada terminarán acelerando la disminución de producción natural de proteína por tu cuerpo e impidiendo que cualquier crema, ungüento, tratamiento capilar o suplemento alimenticio cumpla efectivamente con las funciones que se espera de él.

Se trata de una de las proteínas más importantes que tienes en tu cuerpo, por lo que es necesario que la entiendas y conozcas. Para ello, te sugerimos tomarte un momento y echar un vistazo al siguiente link Todo sobre el colágeno para la piel

Comentarios desactivados en Cómo aumentar los niveles de colágeno