Cómo hacer una crema antiarrugas casera
Cremas Antiarrugas

Cómo hacer una crema antiarrugas casera

Las cremas antiarrugas son consideradas desde hace mucho tiempo como uno de los más grandes aliados del mundo de la belleza y el cuidado facial, las cuales después de cierta edad se vuelven un producto totalmente indispensable en la rutina diaria de cuidado facial, ya que cumplen la importante labor de mantener lo más alejados posible a los signos más característicos del paso del tiempo, y que solemos asociar mayormente a la llegada de la vejez, las arrugas y líneas de expresión.

Cómo hacer una crema antiarrugas casera

Antes de comenzar con este tema, te invitamos a echar un vistazo en el siguiente link:  Aceite de coco para las arrugas ¿Funciona?

De estas existe una variedad realmente muy amplia, que llegan a nosotros de la mano de una muy extensa lista de marcas comerciales tanto de renombre como otras no tan conocidas a nivel internacional. Teniendo como punto en común el hecho de ser destinadas tanto al tratamiento del problema ya formado como a la propia prevención, dando la libertad a los usuarios de escoger cual de todas es la que más se adapta a las necesidades particulares de su piel, a sus intereses e incluso a las condiciones económicas que dispone.

Pero, más allá de estas cremas de renombre comercial, hay una opción que jamás puedes descartar, y que tras probarla se puede llegar a convertir en el aliado más práctico para tu piel, nos referimos a las famosas y altamente funcionales cremas caseras, en su versión para el tratamiento y prevención de las arrugas, una rama que día a día no hace sino crecer y ganar más fieles seguidores alrededor de todo el mundo.

Elegir una crema antiarrugas hecha en casa trae grandes ventajas, incluyendo la capacidad de escoger qué ingredientes utilizar y hasta el poder permitirte una doble acción, obteniendo el efecto antiarrugas esperado, combinado con el tratamiento de cualquier otro problema  o imperfección que presente tu piel, algo que prácticamente ninguna crema comercial puede asegurar.

Por lo que si estás realmente interesado en darte a tu piel el cuidado y protección que tanto merece, y buscas la manera más efectiva y económica de tratar uno de los más famosos problemas del paso del tiempo permítenos informarte que has llegado al lugar correcto, ya que en este artículo te estaremos explicando el paso a paso de cómo realizar algunas cremas antiarrugas en casa, mediante recetas simples pero tan efectivas que te aseguramos van a querer seguir aplicando.

Que la edad no sea jamás un impedimento para cuidar tu piel, te invitamos a leer La mejor rutina de cuidado de la piel a los 60 años

Crema casera de aloe vera y pepino para todo tipo de piel

Crema casera de aloe vera y pepino para todo tipo de piel

El cutis es el área más llamativa, pero no es la única que puede padecer imperfecciones. Descubre más en el siguiente link: Arrugas en el escote y cuello

Como primera opción en nuestra lista, hay un ingrediente que no podemos dejar de recomendar, ya que es considerado como todo un regalo de la naturaleza para el cuidado y salud de la piel, el mundialmente famoso Aloe Vera. Esta planta es tan efectiva que solemos encontrarla en una extensa variedad tanto de productos comerciales como de recetas caseras tanto para la piel como para el cabello o incluso el organismo.

Y es que el líquido o gel que se encuentra ubicado en el interior de la hoja de aloe vera destaca por contar con múltiples propiedades, se le considera una sustancia antibacteriana y astringente, pero además humectante, cicatrizante e incluso relajante, razón por la que se aplica para una larga lista de problemas cutáneos, incluidos el acné, las manchas, cicatrices e indudablemente la eliminación y prevención de arrugas, ya que puede ayudar a rellenar los pliegues pequeños y hacerlos desaparecer como por arte de magia.

Tiene la ventaja de penetrar profundamente en la piel con una rapidez impresionante, actuando desde el interior de la misma hacia el exterior, brindando una protección antioxidante y previniendo la acción negativa de los radicales libres, quienes son considerados como los causantes principales del envejecimiento prematuro, lo que hace de esta crema facial un producto perfecto para usuarios de prácticamente todas las edades.

Junto a esta planta destaca el pepino, conocido por su alto nivel de agua siendo perfecto para rehidratar la piel y ayudar a prevenir la resequedad, otro factor altamente relacionado con la formación y empeoramiento de las arrugas y líneas de expresión. Sumado a ello, esta planta cuenta con la capacidad de refrescar y aliviar tanto comezón como enrojecimiento sea este producido por quemaduras solares o incluso acné.

Además de limpiar profundamente y ayudar a retirar el exceso de sebo y suciedad acumulada en los poros. Por esta razón, se considera que la crema facial resultante de este preparado puede ser de gran ventaja para todo tipo de piel, ya que en las más resecas ayuda a recobrar los niveles de humectación, y en las grasas a prevenir y tratar el acné.

Con los consejos adecuados, la piel puede mantenerse hermosa y tersa, descubre los mejores consejos en: 10 reglas para lucir una piel joven después de los 40

Ingredientes a utilizar

Realizar este preparado es sumamente simple, y no requiere de ningún conocimiento previo, por lo que se considera una receta bastante práctica para quienes están dando sus primeros pasos en el mundo de la cosmética natural y quieren un producto simple y efectivo que no los haga analizar demasiado ni gastar grandes sumas de dinero.

Para su elaboración tan solo vas a necesitar:

–          100 gramos de pepino

–          100 gramos de pulpa o gel de aloe vera

–          Agua destilada o incluso agua hervida

Proceso de preparación

Comienza por pelar los 100 gramos de pepino, eliminando la totalidad de las cáscaras que lo cubre, ya que la misma no será necesaria para la preparación. Una vez listo, pica en trozos pequeños y colócalo en la licuadora junto con la pulpa de aloe vera y un poco de agua destilada. La cantidad de agua va a depender de la consistencia que desees para tu crema.

Si quieres conseguir una crema mucho más espesa con un cuarto de taza será más que suficiente, si por el contrario estás pensando en obtener una crema acuosa tendrás que agregar media taza o incluso un poco más. Si es la primera vez que realizas la crema, te aconsejamos ir añadiendo poco a poco para conseguir la medida aproximada que vas a preferir para las próximas elaboraciones.

Una vez esté muy bien licuado, pasa la crema por un colador de tela, con el objetivo de eliminar la mayoría o de ser posible la totalidad de pequeños trozos y grumos que pudieran no haberse desintegrado del todo, la idea es que la crema resultante sea lo más uniforme posible.

La aplicación de este preparado será una vez cada día, como paso de la rutina nocturna de cuidado facial, tendrás que aplicar una generosa cantidad y dejar que se absorba completamente antes de irte a acostar. Con el uso constante podrás empezar a apreciar como las arrugas moderadas comienzan poco a poco a atenuarse, y las leves incluso llegan a desaparecer.

Si deseas lucir más joven sin utilizar cosméticos, tratamientos complicados ni productos químicos, probablemente quieras leer sobre Los mejores aceites naturales para las arrugas

Crema casera de aceite de coco y cera de abeja

Crema casera de aceite de coco y cera de abeja

Cada década representa una oportunidad para replantearnos los cuidados de la piel, en este nuevo ciclo te invitamos a descubrir La mejor rutina de cuidado de la piel a los 50 años

A diferencia de la receta anterior, esta crema antiarrugas hecha en casa busca imitar lo más posible la textura y tiempo de vida útil de una crema de distribución comercial, por lo que requiere un proceso de elaboración un tanto más complejo pero que aun así puede muy fácilmente ser realizado por una persona que no cuente con demasiada experiencia en el mundo de la cosmética natural.

En ella se dispone una lista más completa de ingredientes, donde los principales protagonistas son el aceite de coco y la cera de abeja, ambas sustancias bastante utilizadas en el mundo del cuidado de la piel e incluso del cabello. En primer lugar encontramos al famoso aceite de coco en su versión más espesa similar a la manteca, que funciona para dar textura al preparado a la vez que brinda una larga lista de beneficios a la piel.

Esta sustancia es conocida comúnmente como el humectante natural por excelencia, y es que cuenta con una capacidad de ayudar a mantener la humedad en el interior de la piel que resulta difícil de igualar ya sea mediante procesos naturales o incluso a través de productos comerciales. Resulta perfecto para pieles mixtas, pudiendo ser aplicado sin problemas en los demás tipos de piel, ya que se absorbe con mucha facilidad.

Hidrata profundamente y deja una capa protectora que impide que el sebo y suciedad se aloje en el interior de los poros, resultando práctico para prevenir el deterioro y retrasar la acción de los radicales libres.

Sumado a ello, la cera de abeja funciona como un perfecto espesante, a la vez aporta la ventaja de ayudar a eliminar las impurezas de la piel, atenuar manchas y facilitar la absorción por la dermis del aceite de coco, ayudando a que tanto este como los demás ingredientes contenidos en el preparado penetren más profundamente en la piel y se consigan mejores resultados en un periodo de tiempo mucho menor.

Un pequeño espacio que puede volverse todo un dolor de cabeza. Si te interesa aprender a mantenerlo hermoso descubre  Cómo eliminar las arrugas del entrecejo

Ingredientes a utilizar

Como ya te indicamos, esta receta es un poco más compleja, y va a requerir una inversión un tanto mayor que la antes descrita, ofreciendo de igual forma un resultado final mucho más profesional y un producto con un tiempo de vida útil más elevado, por lo que si consideras apropiado puedes alterar la cantidad de los ingredientes descritos pero teniendo en cuenta siempre preservar intacta la proporción.

Para realizarla de forma adecuada vas a necesitar:

–          20 ml de aceite de coco

–          30 ml de cera de abeja

–          5 ml de aceite de rosa mosqueta

–          5 ml de vitamina E

–          Un envase de vidrio de boca ancha para almacenar

Sumado a ello y de forma opcional puedes colocarle:

–          5 gotas de aceite de geranio

–          5 gotas de aceite de rosas

Proceso de preparación

Para comenzar, debes tener en cuenta que el aceite de coco empleado en la preparación es el que viene en consistencia semisólida, el cual deberá derretirse antes de mezclarse con los demás ingredientes, lo mismo ocurre con la cera de abeja, por lo que el primer paso del preparado será colocar ambas sustancias en el interior de una olla o envase y poner este a baño maría, revolviendo constantemente hasta conseguir que ambos productos se hayan disuelto.

El aceite de coco se derrite a muy baja temperatura, por lo que seguramente este ya estará totalmente líquido mucho antes de la cera de abeja, pero por nada del mundo deberás apresurarte ni retirar del fuego antes de que la cera se haya disuelto, ya que cualquier grumo que resulte podría afectar el trabajo final de la crema antiarrugas casera que estás preparando.

Cuando ya estén derretidos y muy bien mezclados retira del fuego e inmediatamente añade uno a uno todos los demás ingredientes, mezclando constantemente para integrar de la mejor manera posible. Luego y antes de que comience a solidificar vierte en el envase que has destinado para su almacenamiento y mete en la nevera para facilitar la recuperación de la textura original tanto del aceite de coco como de la cera de abeja.

Después de esperar al menos 3 horas ya podrás retirar de la nevera y comenzar a utilizar como una crema facial convencional, de preferencia dos veces al día como parte de tu rutina diaria de cuidado de la piel.

Tratar las arrugas puede ser más económico de lo que crees, si quieres saber a qué nos referimos consulta Vaselina para las arrugas

Tips a la hora de preparar tu crema antiarrugas casera

Tips a la hora de preparar tu crema antiarrugas casera

Si pasas de los 40 y ya ves que las imperfecciones se han comenzado a notar, es porque no conoces La mejor rutina de cuidado de la piel a los 40 años

Sumado a las ya mencionadas, existe toda una amplia lista de recetas de cremas caseras para prevenir y combatir las arrugas en el rostro o incluso en la piel, por lo que si ninguna de estas te convence o si ya las has probado y no ha resultado tan efectivas para tu tipo de piel como esperabas te aconsejamos que te tomes un poco más de tiempo y sigas indagando, ya que sin duda en algún momento vas a encontrar una receta que parezca pensada especialmente para ti.

Pero sea cual sea la que vayas a elaborar, siempre es muy importante tener en claro algunos pequeños tips o consejos que pueden hacer tanto el proceso de elaboración como de aplicación mucho más simple, por lo que si apenas estás comenzando en este mundo, te sugerimos tomarte un momento para leer y tener en cuenta estos puntos clave:

Realiza una prueba de alergia siempre que intentes un nuevo preparado

Algo que jamás debes dejar de lado es la pequeña pero existente posibilidad de que una mezcla de ingredientes pueda afectar de forma negativa a tu piel. Para estar seguro que un producto no te va a generar reacciones, te sugerimos que antes de aplicarlo en toda tu piel te tomes un día para hacer una prueba de alergia.

Esta se hace de forma simple, solo debes colocar un poco del producto en un lugar poco visible, esperar 24 horas y observar, si la piel se mantiene intacta significa que el producto es seguro, pero si por el contrario observamos enrojecimiento, picazón o ardor lo mejor será que descartes el uso de esa mezcla y la regales a alguien a quien no le genere reacción.

Conoce algunas soluciones para los problemas más comunes en la piel visitando el siguiente artículo: Tratamientos para las arrugas profundas que realmente funcionan

Utiliza implementos limpios y desinfectados

Siempre que hagas preparados caseros, un paso indispensable antes de comenzar es asegurarte que todos los implementos que vas a aplicar están totalmente limpios, ya que cualquier bacteria o germen podría conseguir en tu crema casera el ambiente ideal para proliferar, comprometiendo su tiempo de vida útil y en el peor de los casos generando en tu piel la aparición de problemas más serios que requieran la asistencia médica.

No apliques siempre lo que le funciona a los demás

Recuerda, cada cabeza es un mundo, y lo mismo ocurre con cada tipo de piel, en este mundo de la cosmética natural y en general del cuidado de la piel, lo que le sirve a alguien más no es necesariamente lo que nos servirá a nosotros, por eso si vas a tomar el consejo de alguien asegúrate de hacer de igual forma todas las pruebas necesarias y no tengas miedo de cambiar si no notas los mismos resultados que quien te aconseja.

Busca ayuda profesional

Como último consejo, si estás un poco perdido y no sabes muy bien cómo abordar el tema de la lucha contra las arrugas, lo mejor que puedes hacer es acudir a la ayuda de un médico dermatólogo e indicarle que estás interesado en probar alternativas caseras. En su mayoría los médicos con mucho gusto te ayudarán a determinar qué preparado es mejor para ti y si es necesario recomendarte los productos comerciales que sean necesarios.

Si te ha gustado nuestro artículo, no dejes de consultar nuestro tema especial sobre Cómo parecer más joven

Comentarios desactivados en Cómo hacer una crema antiarrugas casera