La mejor rutina de cuidado de la piel a los 60 años
Cremas Antiarrugas

La mejor rutina de cuidado de la piel a los 60 años

Si hay algo natural, innegable e inevitable es el paso del tiempo, ese factor que nos hace tener en cuenta el día a día, las experiencias vividas, lo que hemos dejado atrás y lo que está por venir, aun cuando, según la estadística del tiempo de vida de los seres humanos, ya hemos pasado de largo la mitad de nuestra existencia. Así es, tal como no podemos negar el tiempo, tampoco podemos omitir sus consecuencias, especialmente las que nos afectan de forma directa.

La mejor rutina de cuidado de la piel a los 60 años

Cuando hablamos de lo que produce los años en nuestro cuerpo, sin duda alguna el envejecimiento es lo primero que se nos viene a la mente, pues es un elemento que puede ser realmente negativo, si lo tenemos en cuenta al mirarnos en un espejo. Aun así, no esto no significa que sea el envejecer lo que nos haga perder el atractivo, estéticamente hablando, sino que son las imperfecciones que surgen como consecuencia de este hecho.

Para las líneas y marcas que aparecen entre las cejas también hay un remedio. Si sufres de ellas y quieres reducirlas, te recomendamos el siguiente artículo: Cómo eliminar las arrugas del entrecejo

Sin embargo, no todo son malas noticias, porque lo aunque se trate de un hecho inevitable, no significa que debamos darnos por vencidos y dejar de intentar reducir las marcas, arrugas, manchas y la flacidez, entre otros problemas estéticos. Por ello, es una ocasión perfecta para conocer la rutina que nos vendrá de maravilla para cuidar la piel luego de cumplidos los 60 años, así como los productos que harán realidad esta idea.

La necesidad de un cuidado especial a esta edad

La necesidad de un cuidado especial a esta edad

Los que conocen un poco sobre cosmética, dermatología o cualquier variedad de estudio sobre el cuidado de la piel, aunque sea por medio de foros, programas de televisión o algún otro medio que nos informe sobre esto, entenderán el hecho de que los especialistas concentren parte de su esfuerzo en mostrarnos por qué debemos tener en cuenta, pese a que se recomienda desde la juventud, el enfocarnos en el cuidado de la dermis.

El hecho es que, mientras que a los 20 y 30 años con concentramos en prevenir las imperfecciones, por intermedio de evitar los signos de la edad, es un hecho que esto ya no es una opción a los 60, cuando el envejecimiento se vuelve un factor completamente inevitable. Por ello, sabiendo que con este factor llegan las imperfecciones, debemos combatirlas de un modo más complejo y dedicado.

Para entenderlo de una forma sencilla, podemos comparar la vulnerabilidad de nuestra piel, con la de otros puntos del organismo, como huesos, músculos y órganos, que se van debilitando con el paso del tiempo y el aumento de la edad. Esto se debe a la pérdida de los valores de algunos componentes que nuestro cuerpo produce con naturalidad, como pueden ser la melanina, la elastina, el colágeno, la queratina, el ácido hialurónico y otros.

La cosmética también tiene algunas normas e instrucciones, por lo que si deseas prevenir las marcas de la edad, te invitamos a conocer las 10 reglas para lucir una piel joven después de los 40

Lo mismo ocurre con el procesamiento interno de los nutrientes, como los antioxidantes, vitaminas, proteínas y minerales, entre tantos otros necesarios para nuestro cuerpo, que se pueden obtener mediante la alimentación o por aplicación tópica, si se quieren concentrar en la dermis, como en este caso. Aunque consumimos y utilizamos los mismos productos que en el pasado, nuestro organismo no los digiere ni procesa con la misma calidad.

Esto causa y a la vez se une al hecho de la degradación de los compuestos antes mencionados, lo que ocasiona que la piel, de forma natural, pierda las características que mantienen su estructura en buen estado, como pueden ser la elasticidad, resistencia, firmeza y tonicidad. En fin, que no podemos continuar haciendo lo mismo que hemos hecho en años anteriores, o peor aún, no debemos omitir los cuidados de la piel, si no queremos sufrir las consecuencias.

Esto es algo a tener en cuenta, pero como no nos dirigimos a especialistas dermatólogos ni mucho menos, la idea no es profundizar en todas las alteraciones que hacen propicia, a causa del envejecimiento, la aparición de las imperfecciones, sino de dar a entender que, por este mismo hecho, es necesario un cuidado realmente dedicado a nivel cosmético, si queremos mantener una apariencia de juventud y una imagen estética amena para nosotros mismos y nuestra comodidad.

Algunos óleos son ideales para la piel, pero uno es el que más recomiendan los cosmetólogos para las imperfecciones. Si quieres conocerlo, te invitamos a leer Aceite de coco para las arrugas ¿Funciona?

No hay que cambiar la rutina, solo los productos

Algo muy importante a tener en cuenta en este punto, es que no es un error continuar con el mismo procedimiento que llevamos realizando durante los últimos años, pues se trata de una rutina ideal para la piel madura. Por ende, no debemos creer que todo va a cambiar una vez que cumplimos 60 años, pero si lo harán las sustancias que utilizamos, pues debemos recurrir a las que contengan los mejores ingredientes para combatir el envejecimiento tópico.

Los mejores productos cosméticos para el caso

Los mejores productos cosméticos para el caso

Siguiendo con la idea que hemos comenzado en el apartado anterior, la rutina en sí misma no debe ser la protagonista de los cambios de nuestro cuidado tópico, sino que son las sustancias, ungüentos, tónicos, lociones y demás los que realmente van a cambiar. Por ello, debemos dedicar un corto apartado para recomendar esas cremas y ungüentos que realmente serán efectivos, así como lo que deben contener para ser ideales pasados los 60 años de edad.

En primer lugar, debemos tener en cuenta los ingredientes de nuestras sustancias, ya que en muchas ocasiones es mejor adquirir las mismas por los componentes adicionales que contienen en su formulación. Por ejemplo, aquellos que son buenos para la nutrición y la producción de proteínas, puede ayudarnos más que los que simplemente tensan la piel para reducir las arrugas sin más, o aclaran para nivelar el todo de las manchas.

¿Crees que un derivado del petróleo no tiene una función en la cosmética? Si deseas conocer sus propiedades y beneficios, incluso algunos medicinales, te recomendamos leer Vaselina para las arrugas

Por ello, suplementos de colágeno y vitaminas, así como ácido hialurónico, se encuentran entre los mejores con los que podemos apoyar nuestra rutina, ya que son los más ideales para la producción de elastina, en el caso de los dos primeros, ya que esta molécula se encarga de la cohesión de los tejidos gracias a las características de firmeza, tonicidad y elasticidad que aporta a la piel, los músculos, huesos y demás.

En cuanto al ácido hialurónico, es uno de los mejores complementos hidratantes que podemos encontrar, ya que más que humectar la dermis, se encarga de trabajar como los emolientes, generando sus propias partículas capaces de absorber y retener el líquido. Si este es el caso, recomendamos utilizar un sérum con ácido hialurónico, ya que gracias a la baja densidad de esa sustancia, podremos hidratar a gran profundidad.

Algo más con lo que podemos contar, es con el poder regenerativo de los ácidos ferúlico y glicólico, capaces de ayudar a las células del tejido a protegerse de los daños causados por los rayos ultravioleta liberados por el sol. Hablando de estos últimos, que pueden ser nocivos para la salud de la piel, es necesario recomendar el uso de protector solar con filtro de alta densidad, como un SPF 30 o 50, muy bueno para la dermis sensible y madura.

Cuando el problema de las imperfecciones se vuelve demasiado notorio, puedes encontrar algunas soluciones leyendo sobre Tratamientos para las arrugas profundas que realmente funcionan

Por último pero no menos importante, las vitaminas A, especialmente su derivado llamado retinol o su versión más potente, el ácido retinoico, que estimula el recambio de las células epidérmicas que se encuentran dañadas. Si lo que necesitamos es evitar los daños de estas causadas por la oxidación, por culpa de los radicales libres, lo mejor son productos como cremas antiedad, antiarrugas e hidratantes, además de tónicos y sérum con antioxidantes o vitaminas C y D.

La rutina ideal después de los 60 años

La rutina ideal después de los 60 años

De nuevo, ya que sabemos que muchas personas puedan tener dicha confusión, por encontrar siempre información sobre rutinas mágicas y estrategias milagrosas, vamos a enfocarnos en decir que lo mismo que hemos hecho en años anteriores, por ejemplo pasados los 50 años, funciona a esta edad. Esto no significa que no debamos cambiar nada, ya que como hemos repetido, la rutina es igual, pero los productos si tienden a diferir.

Ya hemos conocido la razón de esto, así como los mejores a los que debemos recurrir, por lo que ahora vamos a concentrarnos en el orden de utilizarlo, dando los pasos, uno a uno, que debemos tener en cuenta, tanto en el día como en la noche, para que nuestra dermis pueda obtener todos los cuidados necesarios. Este es el punto en el que debemos concentrarnos, si realmente no sabemos cuándo aplicar cada sustancia para maximizar el resultado.

El paso del tiempo trae consigo algunas consecuencias para nuestro cutis, pero podemos combatirlas siguiendo los consejos del siguiente artículo: La mejor rutina de cuidado de la piel a los 50 años

El uso del maquillaje delicado y el desmaquillado nocturno

Debemos tener en cuenta una cosa, aunque mucha gente quiera negarlo, el maquillaje puede ser problemático, especialmente cuando la dermis es más delicada y vulnerable debido al envejecimiento, pues se convierte en una película que cubre los poros y los obstruye, evitando procesos naturales como la transpiración y la absorción de la humedad, por lo que no podemos utilizar alguno demasiado denso o pesado.

Lo cierto es que se pueden encontrar maquillajes apropiados para esta edad, que tienen nutrientes y algunos componentes beneficiosos entre sus ingredientes, ideales para no perder la imagen ni el cuidado apropiados. Aun así, lo más importante de su uso es siempre quitarlo al final del día, porque puede ser riesgoso para la dermis el dormir con estos productos en el rostro.

Para ello, debemos recurrir, al comienzo de la rutina nocturna, a una sustancia desmaquillante, que será lo primero que vamos a hacer al comenzar con este ritual de belleza, regeneración y protección de la piel. No solo debemos desmaquillar el rostro sino todos los puntos donde hemos aplicado el embellecedor previamente, como el cuello o el escote, en el caso de las personas que acostumbren a usarlo de ese modo.

Entre todos los aceites cosméticos, hay algunos que son ideales para ciertos problemas tópicos. Por ello, te invitamos a conocer acerca de ellos leyendo Los mejores aceites naturales para las arrugas

La limpieza corporal y facial

Lo siguiente es la eliminación de todo residuo de maquillaje y desmaquillante, así como de las impurezas, polvo, suciedad y otros elementos externos que se adhieren a la piel; de igual forma, debemos retirar el sebo que es generado de forma natural por los poros, no solo en el rostro sino en todo el cuerpo. Esto significa lavar y limpiar muy bien nuestra dermis, con agua, jabón y los productos apropiados.

Por supuesto, podríamos pensar que es suficiente con tomar un baño, aunque eso es cierto para el resto del cuerpo, pero el caso del rostro es diferente por poseer una piel más delicada. Por ello, en vez de aplicarnos el jabón con el que nos bañamos, cuyo pH no es apropiado para el cutis, debemos utilizar un limpiador cosmético como segundo paso de nuestra rutina, tanto en las horas diurnas como nocturnas.

Quienes realizan estos rituales de belleza y cuidado desde hace muchos años, sabrán que luego de la limpieza viene la exfoliación, tanto del cuerpo como del cutis, pero en el caso del último punto, pasados los 60 años debemos evitar esta actividad. Esto es porque, al utilizar sustancias abrasivas para limpiar en profundidad, podemos causar daños a la piel tan delicada, como irritación y demás.

Cuando pasa el tiempo, todo nuestro cuerpo madura, incluyendo la piel, por lo que debemos evitar las imperfecciones. Para saber cómo te recomendamos leer La mejor rutina de cuidado de la piel a los 40 años

Aplicación de tónico

El tercer paso es el conocido tónico refrescante, que aunque es ideal para relajar la dermis, lo cierto es que otorga muchas otras bondades, como una potencia en la limpieza y la humectación, así como la nutrición. Lo más importante de esta sustancia, es que ayuda a tonificar, por lo que no debemos omitirla, pues nos permitirá combatir los problemas estructurales, como la flacidez y el atirantamiento del órgano superficial.

No olvidarse de la crema hidratante

En este punto, ya que sabemos que lo más importante para combatir el envejecimiento es mantener las características naturales de este órgano, como la elasticidad y la firmeza, tendremos que tener en cuenta la mayor necesidad de la dermis para no perder sus propios valores. Se trata de la hidratación, un requerimiento para que los nutrientes sean absorbidos y procesados por las células y las moléculas del cuerpo.

Por ende, una vez que estamos limpios, frescos, relajados y tonificados, es momento de comenzar con el cuidado interno mediante la crema hidratante, que de nuevo, al igual que todos los pasos anteriores salvo el desmaquillado, debe aplicarle tanto de día como de noche. Si bien es cierto que el tónico, así como los siguientes pasos se pueden saltar una que otra vez, si es que no tenemos tiempo de realizarlos, es muy importante nunca omitir la hidratación.

Seguro que has visto esas estrellas de la televisión que, a pesar de la edad, se ven jóvenes y hermosas. Si quieres conocer algunos secretos para esto, visita Cómo parecer más joven

Sérum y cremas antiarrugas

Al igual que el tónico es realmente bueno para complementar la limpieza, mientras aporta sus propios activos y propiedades, el sérum se puede considerar lo mismo con la hidratación, ya que se basa en la aplicación de una sustancia tan ligera, que es absorbida por la dermis y humecta a gran profundidad, por lo que podemos aprovechar para aumentar este beneficio, mientras aprovechamos otros como la nutrición, los antioxidantes y demás.

Debido a que después de los 60, las arrugas se convierten en nuestro mayor enemigo, lo mejor es utilizar un sérum antiarrugas, cuya fórmula es ideal para combatir estas marcas tan poco agradables. Luego de unos minutos que esta sustancia es absorbida, podemos enfocarnos en una crema con la misma propiedad, que dará a nuestra piel las herramientas para recuperar su belleza y tonicidad.

Si tienes algunos ingredientes naturales en casa, con grandes propiedades cosméticas, puedes aprovecharlos aprendiendo en el siguiente artículo Cómo hacer una crema antiarrugas casera

Aplicación de contorno de ojos y ungüentos especializados

No debemos olvidarnos del contorno de ojos, esa crema ideal para la zona tópica más delicada de todo el cuerpo, que nos ayuda a evitar y combatir las ojeras, patas de gallo, bolsas y otras imperfecciones comunes de este punto. Lo mismo ocurre, en caso de ser necesario, con ungüentos recetados por los cosmetólogos o dermatólogos, para combatir afecciones, problemas tópicos o imperfecciones muy profundas.

Un ejemplo claro, además de las arrugas, que pueden ser combatidos por las cremas ideales para este problema, es el de las manchas, ya sea aquellas pequeñas e intensas que pueden aparecer en todo el cuerpo, o las más grandes producidas por los efectos de los rayos ultravioleta. Para solucionarlas es necesario cremas antimanchas, así como sérum y otros ungüentos y productos destinados a ello.

No solo debemos cuidar nuestro rostro de las marcas e imperfecciones, ya que pueden aparecer más abajo. Para aprender sobre esto, te invitamos a leer sobre Arrugas en el escote y cuello

Comentarios desactivados en La mejor rutina de cuidado de la piel a los 60 años