Cómo desmaquillar la piel correctamente
Limpieza facial

Cómo desmaquillar la piel correctamente

Aunque muchos amamos maquillarnos, lo cierto es que se puede describir esta acción como el hecho de colocar ciertos agentes externos en la superficie del tejido del cutis, como polvos, cremas, gel y hasta pinturas de bases oleosas. Esto significa que, de manera adversa y conscientemente, estamos cubriendo la piel y obstruyendo parte de su actividad natural, lo que puede tener algunas consecuencias.

Cómo desmaquillar la piel correctamente

Esto no debe hacernos temer al uso de estos embellecedores, ni mucho menos llegar a pensar en evitarlos completamente, pues por alguna razón la medicina cosmética no los considera riesgosos, salvo en un factor muy preciso. Se trata del hecho de dejar estos polvos y cremas demasiado tiempo en la dermis, al dormir, hacer ejercicio, trabajar, o mantener cualquier actividad rutinaria durante un periodo demasiado largo.

Por ende, es importante tener en cuenta la necesidad de desmaquillar el cutis, o bien sea dicho, remover o quitar todas estas bases que utilizamos antes de salir de casa, especialmente los residuos que quedan si nos lavamos con agua y jabón. Para ello, existen productos, métodos y hasta trucos sencillos pero esenciales, que mejorarán increíblemente nuestra experiencia con la rutina nocturna de limpieza facial.

Una parte del cutis que debes vigilar con mayor atención es el contorno de ojos, por lo que quizá quieras aprender Cómo hacer un desmaquillante de ojos casero

La importancia del desmaquillado

La importancia del desmaquillado

El hecho de utilizar maquillaje, por supuesto, no es riesgoso ni peligroso, ya que de ser así sería poco recomendable o estaría incluso prohibido; pero cuando dejamos que el mismo se asiente durante muchas horas, mientras la dermis va exudando y transpirando, soltando la grasa natural a través de las glándulas sebáceas de los folículos pilosos, todas estas sustancias se van combinando y adhiriéndose al tejido, cuando el embellecedor permite incluso esto.

Nos referimos a que, en algunos casos, el maquillaje resulta tan parafinado o denso que incluso impide la transpiración de la epidermis, por lo que incluso el sudor y el sebo se ven atrapados en su interior o entre diferentes capas del tejido. Es aquí o en el caso anterior donde vienen los problemas, ya que comienzan a aparecer comedones abiertos o cerrados, dependiendo del tipo de obstrucción, aunque esta no es la única consecuencia.

¿Sabes la diferencia entre limpiar el rostro y remover el maquillaje? Si tienes dudas acerca de esto, es porque no has leído ¿Limpiar y desmaquillar es lo mismo?

Los comedones abiertos, como los puntos negros, ocurren cuando el orificio del poro o folículo se cubre o tapona desde la superficie, como cuando dormimos con el maquillaje y no permitimos que el mismo respire. En caso contrario, cuando este es absorbido por el poro, la obstrucción se crea a mayor profundidad, bajo la epidermis, causando los comedones cerrados, que son simplemente las espinillas y granos que vemos típicamente, aunque las mismas pueden derivar en acné.

Sin embargo, ahí no queda todo, ya que la obstrucción de los poros puede ser más riesgosa que la aparición de un par de espinillas o puntos negros, ya que al no permitir la liberación de las sustancias naturales de la piel, pueden aparecer bacterias y otros microorganismos, algunos infecciosos, que van deteriorando el tejido junto a la falta de nutrición, haciendo propicio el surgimiento de imperfecciones debido a la falta de salud y estructura.

Los referimos a que, por ejemplo, si la dermis no puede absorber la humedad debido al bloqueo de los folículos, tiende a volverse reseca y áspera, lo que ocasiona arrugas y líneas de expresión, al igual que el hecho de que, al perder parte de su elasticidad y su firmeza, se vuelve flácida y se va debilitando. En el peor de los casos, la falta de nutrientes ocasiona un deterioro celular que no se regenera correctamente, por lo que la oxidación ocasiona el envejecimiento prematuro.

Aunque podemos utilizar este aceite en el contorno de ojos, lo mejor es aplicar una combinación más adecuada. Por ello, te recomendamos visitar Remedios caseros para desmaquillar los ojos

La forma correcta de realizar esta actividad

Aunque ya hemos visto por qué debemos desmaquillarnos, también es importante conocer el cómo hacerlo correctamente, pues de ello deriva el hecho de que queden o no algunos residuos, tanto dentro de los poros como por fuera, bloqueándolos y atrayendo las consecuencias antes mencionadas. Para ello, se debe tener en cuenta que el método será el mismo, sin importar el producto que escogemos para retirar el maquillaje, de los cuales hablaremos luego.

Para ello vamos a necesitar, además del desmaquillante, un trozo pequeño de tela suave pero absorbente o un disco de algodón esterilizado, siendo este último medio el mejor que podemos adquirir. Si no tenemos estos discos, también podemos recurrir a un pedazo de algodón común, que se puede conseguir en cualquier farmacia o establecimiento comercial de salud, pues suelen utilizarse para limpiar heridas o aplicar sustancias tópicas, como es el caso.

Dicho medio debe ser humedecido en abundancia con nuestro desmaquillante, sin exagerar para que el mismo no gotee ni se riegue por el cutis, pero tampoco en poca cantidad, pues estaremos frotando un objeto sin cumplir con la propiedad necesaria. Una vez lo tenemos, procedemos a ubicar las zonas donde queremos retirar el maquillaje, principalmente aquellas donde mayor cantidad del mismo hemos puesto anteriormente.

Para cuidar de la dermis y limpiarla tras un día muy largo, sin la necesidad de recurrir a productos químicos, puedes aprender aquí sobre Cómo hacer un desmaquillante casero

Se deben tener en cuenta dos cosas, la primera es que, para evitar cualquier tipo de error o falta de aplicación, podemos simplemente comenzar a dar pasadas ordenadamente por todo el rostro, comenzando por las zonas menos uniformes, como los labios, la nariz y el contorno de ojos (los párpados y las pestañas en caso de utilizar rímel y delineador). Para esta área en concreta, debido a su delicadeza, lo mejor es aplicar un producto especial para el contorno de ojos.

En segundo lugar, no queremos utilizar el medio de tela o algodón que ya se encuentren llenos de maquillaje o contaminados, por lo que, una vez vemos que se ha teñido por el embellecedor, debemos desecharlo y pasar a utilizar otro. Para hacer esto de forma ordenada, podemos tomar uno diferente para cada zona, debido a que el maquillaje puede variar en cuanto a composición. Por ejemplo, un disco para el contorno de ojos, otro para los labios, uno más para las mejillas, y un último para la frente y la barbilla.

Utilizando productos y desmaquillantes comerciales

Utilizando productos y desmaquillantes comerciales

Como hemos dicho, no se puede eliminar los embellecedores solo con frotar un trapo o rociar agua en el rostro, especialmente esos de textura espesa o las pinturas oleosas, sino que debemos utilizar algún elemento cosmético que, tras ser planteado y diseñado, es ofrecido al público por las marcas y empresas especialistas en esta tarea. Por ello, vamos a recomendar algunos de los mejores y mayormente aceptados desmaquillantes a los que podemos recurrir en todo momento.

Para aprender a remover el maquillaje y las impurezas del contorno de ojos, te recomendamos este artículo sobre Cómo desmaquillarte los ojos correctamente

Con agua micelar

De acuerdo a muchos especialistas, aunque en la actualidad podemos encontrar decenas de métodos y sustancias diferentes para retirar el maquillaje de forma eficiente, este líquido brilla por ser uno de los más sencillos, eficaces, económicos y amigables con la piel, que no solo limpian el embellecedor sino que retiran cualquier tipo de impurezas y suciedad, mientras aportan diferentes propiedades para el cuidado del cutis.

Esto es especialmente cierto en el caso de la hidratación, pues el agua micelar, como su nombre lo indica, está elaborada con agua pura destilada, combinada con micelas o moléculas de doble acción, una soluble y tensioactiva, que adsorbe y retiene los residuos, mientras que la otra mantiene a la partícula adherida al medio con el que la aplicamos. De esta forma, no solo estamos desprendiendo el maquillaje, sino que lo eliminamos completamente sin necesidad de enjuagado posterior.

Las leches limpiadoras

En este caso, debemos basarnos completamente en nuestro tipo de piel, sea seca, normal, mixta o grasa, pues este artículo cosmético viene en diferentes presentaciones para cada una de esas categorías. Se trata de una sustancia líquida, aunque un poco espesa y bastante densa, que contiene una emulsión parecida al caso de los tensioactivos del apartado anterior, pero que disuelve el maquillaje y las impurezas.

Lo maravilloso de esta, es que no solo ofrece una limpieza profunda y una remoción casi total de los residuos (aunque debe ser enjuagada con agua y jabón al finalizar), sino que además posee ciertas propiedades ideales para cada clase dérmica. Por ejemplo, factores emolientes e hidratantes para las dermis secas, micro exfoliantes y dermo abrasivos para eliminar los excesos de sebo y grasa, entre otras variedades.

Ya sea que lo conozcas como pestañina, rímel o máscara de pestañas, es un cosmético complicado de quitar. Si quieres aprender a hacerlo, te recomendamos leer Cómo desmaquillar las pestañas

Toallitas desmaquillantes

El único de estos artículos cuya aplicación difiere un poco, pues se trata de pequeños trozos de fibra de tela, presentados en empaques plásticos con una abertura superior, que se van tomando de uno en uno para frotarlos directamente en la piel, pues vienen ya completamente humedecidos por su propio elemento desmaquillante, por lo que son los preferidos de aquellas personas que no pueden dedicar mucho tiempo a esta actividad.

Bálsamos y muselina

El bálsamo es una sustancia de textura líquida y densidad media, más espesa que el agua micelar pero menos que el caso de la leche limpiadora, por lo que se puede describir como una especie de oleo de bajo volumen. Está elaborado a base de aceites naturales, cuya acción desmaquillante se logra a través de las propiedades de estos mismos dentro de su composición, junto a otros elementos que retienen las impurezas y las retiran casi por completo.

Su uso está recomendado junto a la limpieza posterior (ya que debido a su textura oleosa queda impregnado a la piel, por lo que debe retirarse luego), utilizando un pequeño pañuelo de muselina, que suele venir junto al empaque o la presentación en la cual adquirimos la sustancia. Esto se debe a que, tras lubricar la dermis con el bálsamo, el pañuelo tendrá una leve acción exfoliante, perfecta para eliminar los restos que obstruyan la superficie de los poros.

Este solo ingrediente natural capaz de remover el embellecedor del rostro o cualquier otra zona. Si no lo conoces, te lo presentamos en el siguiente artículo: Aceite de coco para desmaquillar

Mediante el uso de métodos caseros

Mediante el uso de métodos caseros

Por supuesto, no todos los elementos necesarios o que podemos usar para esta necesidad estética, muy importante dentro de la rutina nocturna, deben ser adquiridos ni comprados en comercios, tras ser elaborados de manera industrial. Existen muchas otras sustancias de la naturaleza, en la que se basan dichos productos, que por sí mismas son igual de efectivas, aunque algunas de ellas destacan por todo lo que conlleva en aplicarlas en el cutis o cualquier zona a desmaquillar.

Aceites naturales

La cosmética se basa en la acción y la interacción de muchos elementos de la naturaleza con nuestra piel, utilizando los mismos como ingredientes para sus productos especializados, luego de procesarlos para optimizar su rendimiento. Aun así, entre todos ellos podemos encontrar los óleos como una sustancia que, en estado de pureza y extraída directamente de la materia de la que procede, posee propiedades, beneficios y usos garantizados, como el desmaquillado.

Para esta acción, los aceites más recomendados son los de oliva verde, argán, almendra y coco, ya que poseen la composición, textura, densidad y concentración ideal para desprender el maquillaje. Sin embargo, se debe tener en cuenta que los de coco y argán pueden producir comedones al obstruir los poros, por lo que deben retirarse tras su uso, junto a los restos del embellecedor, con el lavado cotidiano de agua y jabón.

Si buscas algunos métodos de limpieza facial que no contengas químicos, alérgenos o conservantes desconocidos, te recomendamos leer sobre Desmaquillante natural

Avena, Yogurt y leche

Aunque son elementos alimenticios, comunes en la gastronomía, la nutrición por medio de la ingesta e incluso la aplicación de dietas especializadas, por sus altos contenidos de fibra, calcio, proteínas y otros nutrientes, se conoce que los tres ingredientes pueden ser muy útiles para limpiar la piel y remover residuos e impurezas. Se ven encasillados juntos, en el mismo apartado, no porque de esa forma debamos utilizarlos, sino porque tienen algo en común.

Cada uno de ellos es ideal para un tipo dérmico específico, siendo la leche perfecta para limpiar piel mixta, el yogurt para aquella con exceso de sebo, la de clasificación grasa, así como la avena para su uso en dermis seca. Esta última debe ser en hojuelas, empapada con abundante agua y luego frotada por el cutis, para que la pasta resultante vaya soltando la humedad, hidratando la piel mientras las partículas del cereal desprenden el maquillaje.

Como todo producto cosmético, existen variantes con particularidades increíbles. Si quieres saber sobre ellas, te recomendamos leer Tipos de productos que existen para desmaquillar

Extractos naturales

A diferencia de los anteriores, tanto el gel de aloe vera como el Hamamelis funcionan en cualquier tipo de piel; ambos procedentes del interior de organismos vegetales, siendo el primero una planta suculenta, cuyas hojas están rellenas de líquido viscoso; mientras que el segundo, se extrae de un árbol pequeño o arbusto ornamental, típico de algunos jardines y que podemos encontrar (tanto el arbusto como su extracto para uso cosmético) en viveros, invernaderos y hasta herbolarios.

Se utilizan del mismo modo que cualquier otro elemento de esta lista, como explicamos al principio en el apartado de la forma correcta de aplicarlos, ya que solo debemos tomar un poco de sustancia, empapar un trozo de algodón o tela suave, para luego frotarlo en el cutis. Los contenidos nutricionales, así como otros compuestos de ambos, ayudan a disolver el maquillaje y las impurezas, por lo que funcionan como excelentes limpiadores.

¿Sabes acerca de los embellecedores aprueba de agua? Si deseas aprender a removerlos, te recomendamos leer ¿Cómo quitar el Maquillaje Waterproof?

El uso correcto del agua y jabón

Muchas veces, la mayor prueba de la efectividad de un método reside tanto en su simplicidad, como en su inevitabilidad, ya que todos somos conscientes de la necesidad perpetua de lavarnos la piel con abundante agua y un producto tensioactivo, como el jabón de tocador, que permita la eliminación de microorganismos, impurezas, elementos contaminantes y simplemente cualquier tipo de suciedad. Esto se puede aplicar fácilmente también al maquillaje, por lo que algunas personas prefieren pasar de los tratamientos y sustancias especializadas y quedarse con lo típico.

Esto se ve especialmente en quienes poseen una dermis saludable, fuerte y resistente, que no sufra de la sensibilidad ni sea reactiva a los componentes naturales del agua, como los minerales y factores abrasivos que comúnmente residen en ella. Sin embargo, se ha demostrado que, por todos los elementos que contiene, son muchos los casos que, por el contrario, padecen de molestias tópicas y algunas reacciones adversas ante este líquido o el jabón normal.

Por ello, se pueden reemplazar ambos componentes sin necesidad de cambiar o alterar la metodología del lavado común, al utilizar aguas purificadas, destiladas o desmineralizadas, tratadas para eliminar cualquier elemento fuera de sus componentes comunes. Esta se combina con un jabón neutro de pH balanceado, que se puede adquirir sin ningún tipo de fragancias, químicos conservantes o sustancias irritantes o alérgenas.

Todo lo que hacemos para cuidar nuestro cutis cuenta, por lo que si quieres aprender a mantener su salud y belleza, te invitamos a leer Cómo tener una piel limpia y sana

Comentarios desactivados en Cómo desmaquillar la piel correctamente