Errores al usar protector solar
Protección Solar

Errores al usar protector solar

Entre todos los aliados que disponemos en el mundo de la belleza y del cuidado de la piel en general, uno de los que más resalta es sin duda el protector solar. Una sustancia que anteriormente solo era solicitada durante los meses de verano y en las vacaciones a la playa pero que debido a diversos estudios y al cambio climático ha demostrado tal nivel de importancia que ha pasado a ser un infaltable en el día a día de millones de personas alrededor del mundo.

Errores al usar protector solar

Seguramente ya has escuchado bastante sobre él, y es que como no hacerlo ya que se trata de una sustancia que no solo se relaciona con la apariencia y estado de la piel, logrando prevenir quemaduras solares y retrasando la aparición del cada vez más temido fotoenvejecimiento cutáneo sino que también con la salud de nuestro órgano más grande, sirviendo para disminuir el riesgo que posees a la aparición de enfermedades en la piel.

Pero, a pesar de su gran importancia y la fama con la que cuenta, la verdad es que hasta el día de hoy existe una gran cantidad de personas que no tiene demasiado en claro cómo debe utilizarse el protector solar para sacarle el mayor provecho, llegando a cometer errores muy comunes que ponen en riesgo el correcto funcionamiento de esta sustancia, al punto de hacer creer a más de uno que en realidad se trata de un producto engañoso que no cumple lo que promete.

Si eres de este tipo de personas o incluso sientes que hasta el día de hoy has estado aplicándolo de manera correcta pero simplemente te interesa saber cuáles son los errores más frecuentes para confirmar si requieres cambiar algo en tu rutina permítenos informarte que has llegado al lugar indicado ya que a lo largo de este artículo te estaremos explicando con gran detalle cuales son estos errores, pero más importante aún cómo debes corregirlos.

Antes de iniciar con este tema, es muy importante que te tomes un momento para conocer a ciencia cierta  En qué fijarse a la hora de comprar un protector solar, según los dermatólogos

Por qué el protector solar es tan importante

Por qué el protector solar es tan importante

Antes de detallar los errores más comunes es sumamente indispensable que nos tomemos algo de tiempo para definir el que sin duda es el error más común que rodea al uso de esta crema para la piel. Y es el propio hecho de su importancia, debido a que hasta el día de hoy existe una gran cantidad de personas que siguen considerando que esta capa de protección es un producto exclusivo para los días más calurosos del año.

El uso diario de protector solar no se debe a un capricho de quienes no gustan que su piel tome un tono más moreno, sino que está muy bien fundamentado en una larga lista de estudios realizados en todo el mundo por diversos expertos, quienes han llegado a la conclusión de que efectivamente, se trata de un producto cuyo uso trae una gran cantidad de beneficios a nuestra piel.

En primer lugar, y para entender estos beneficios hay que recordar que el protector solar es, como ya seguramente lo sabes, una manera de proteger a la piel del sol, mediante una capa que impide la penetración de los rayos UV que este emana, y que durante muchos años de ha demostrado que son bastante perjudiciales para la salud.

Hasta ahora todo bien, sigue el concepto básico que sostiene la idea de que es necesario aplicar esta protección extra en los días de playa. Pero la verdad y para sorpresa de muchos en los últimos años se ha logrado descubrir que estos rayos realmente no solo se encuentran junto al mar y en los días de gran cantidad de sol, sino que son tan potentes que tienen la capacidad de atravesar las nubes sin ningún tipo de problema.

Esto significa que el sol que te puede hacer daño en la playa o piscina y durante los meses de verano también puede llegar a afectar tu piel a lo largo de todo el año, sin importar que en el exterior esté nublado y no puedas apreciar de manera tan notoria la presencia de este fenómeno.

Por esta razón es que desde hace un tiempo los dermatólogos han comenzado a recomendar a todas las personas, independientemente del clima y país en que se encuentren, que opten por la opción de comenzar a aplicar una barrera protectora extra en su piel, la cual debe ser siempre la más adecuada, siendo justo este el punto donde muchos cometen errores.

Las quemaduras producidas por el sol no son cosa de tomar a la ligera. Si hasta ahora no conocías la importancia del protector solar y sufriste una de estas, te interesa conocer Cómo tratar una quemadura solar

Los errores más comunes y como evitarlos

Los errores más comunes y cómo evitarlos

Una vez has comprendido realmente la importancia que posee el protector solar para tu vida y la gran ayuda que este puede llegar a brindar a tu piel si es usado de forma adecuada, no queda más que entender realmente cuál es la forma de aplicarlo e incluso de elegirlo. Para ello, la manera más simple, y la que estaremos aplicando el día de hoy, es mencionar algunos de los llamados errores comunes, los que cualquiera que esté apenas entrando en este mundo del uso frecuente de protector solar podría llegar a cometer.

En todo sentido, debemos aclarar que la lista de posibles errores es realmente muy extensa, por lo que si aún tras leer todas nuestras recomendaciones te queda algo de duda o sientes que no estás aplicando el producto y técnica más adecuado para tu caso en particular lo mejor que te podemos aconsejar es que tomes un momento para pautar una cita con un médico dermatólogo para que le plantees tu situación y te ayude a tomar la decisión correcta más personalizada y profesional.

Hoy solo te mencionaremos algunas de las equivocaciones más comunes que se pueden apreciar en este sentido, entre las cuales podemos encontrar:

Elegir mal el Factor de Protección Solar

En el empaque de todo protector solar se puede leer entre otras cosas, un indicativo de FPS o SPF que muestra un número que normalmente es múltiplo de 5 o de 10, este es el factor de protección solar y se refiere al nivel de protección que nos brinda la sustancia, siendo a mayor número mayor tipo de filtro posee.

Esto es algo que muchos conocen, pero que no tienen muy en claro, haciendo que se dejen llevar por el impulso de simplemente adquirir el primero que vean o el que cuente con el número más elevado, sin saber que pueden estar cometiendo un grave error para su piel. Y es que este es un punto que hay que entender muy bien cuáles son las necesidades con las que cuenta nuestro cuerpo, las cuales pueden variar dependiendo tu tez, el lugar donde te encuentres y tu tipo de piel.

En general se estima que para la mayoría de las personas es necesario un FPS mínimo de 15 para el cuerpo y de 30 para el rostro. Si eres de piel sensible tendrás que recurrir a una protección más concentrada, aumentando en 10 cada una de las cifras, pero si por el contrario cuentas con una piel oscura, te alegrará conocer que esta es mucho más resistente por naturaleza y podrás acudir a un producto más suave.

Como seguramente ya sabes, existen dos tipos diferentes de protector solar, los cuales pueden brindar protección a tu piel dependiendo la circunstancia. Si quieres comprender todo lo necesario sobre el más recomendado por la mayoría de los médicos y dermatólogos, puedes pasarte por el siguiente artículo Protector solar mineral: Qué es y cuáles son sus beneficios

 No tener en cuenta el tiempo de protección que ofrece el producto

Este error es de los más comunes. Muchos creen que una capa de protector solar puede cubrir su piel del daño a lo largo de todo el día, pero la realidad es que hasta el día de hoy no existe un producto que asegure resultados tan duraderos sino que en su mayoría tan solo aseguran entre 3 y 4 horas de efectividad, siendo incluso menos en algunos casos.

Para saber cada cuanto tienes que retocar tu protector solo debes leer las instrucciones de uso y seguirlas muy al pie de la letra. Ya que, pasado el tiempo que indica el empaque tu cuerpo quedará desprotegido y comenzará a sufrir los inclementes daños causados por el sol.

Aplicarlo justo antes de exponerte al sol

En su mayoría los protectores solares necesitan algo de tiempo para penetrar en la piel y comenzar a brindar el nivel de protección que prometen, esto significa que aplicarlo justo antes de salir a la calle o comenzar a exponer tu piel genera que la misma quede totalmente desprotegida por el tiempo que tarda el producto en comenzar su efecto.

Lo ideal es que coloques una capa adecuada de protector en todo tu cuerpo al menos media hora antes de salir para estar totalmente seguro. Este punto también afecta y va muy de la mano con el anterior, ya que si por ejemplo tu protector brinda un periodo de 4 horas, vas a tener que renovarlo media hora antes que eso, o sea a las 3 horas y media, de esta manera comenzará la protección de la nueva capa justo a tiempo antes de que termine la de la anterior.

Saltarte algunas zonas de la piel

Para que un protector solar cumpla totalmente y surta el efecto deseado es necesario que el mismo sea aplicado en todo el cuerpo, sin dejar espacios sin cubrir, debido que estos quedarían desprotegidos y se terminarían convirtiendo en zonas de riesgo. Para evitar que esto ocurra aplica una capa visible de producto y espera a que la piel lo absorba, puede parecer un proceso un tanto antiestético pero es la manera adecuada de asegurar cubrir cada uno de los espacios.

Usar menos del necesario

Este punto va muy de la mano con el anterior. Esta crema para filtrar los rayos UV está diseñada, en la mayoría de los casos, para crear una capa blanca bastante notoria y de esta manera ayudarte a identificar qué zonas están cubiertas y cuáles no. Esto para muchos es algo antiestético y cometen el error de aplicar menos cantidad buscando una más rápida absorción y el emparejamiento del tono.

Esto hace que la piel reciba menos sustancia de la que requiere y no se termine de alcanzar el nivel de filtro prometido, aumentando el riesgo de quemaduras solares, formación de manchas y en general que la piel se vea expuesta. Lo aconsejable es que por antiestético que te parezca, apliques siempre la cantidad adecuada y te tomes el tiempo necesario para que esta se absorba antes de salir a la calle.

Las opciones naturales son las que cada día van ganando más popularidad. Ya sea que prefieras un protector natural de origen comercial, o elaborarlo en casa, esta destaca como la mejor de las opciones. Si te interesa saber por qué, no te pierdas Protector solar natural

No fijarte en el tipo de filtro

Sumado al FPS hay otra cosa a la que de manera obligatoria debes prestar la debida atención y es el tipo de filtro con el que cuenta tu producto protector. Existen dos de ellos, el filtro mineral y el filtro químico, ambos ofrecen dos maneras diferentes de proteger la piel, pero de poder elegir siempre hay que fijarse muy bien y dar mayor prioridad a la versión mineral.

Esto se debe a que los filtros minerales son los que ofrecen una protección más elevada, creando una barrera que impide que los rayos penetren en la piel y sirviendo como un perfecto escudo, teniendo la única desventaja de ser justamente los que dejan una capa blanca más notoria sobre el cuerpo.

Los filtros químicos por su parte no crean esta barrera sino que absorben parte de los rayos UV, lo que si bien sigue siendo efectivo, aumenta las probabilidades de desarrollar ciertos tipos de alergias en las personas sensibles, quienes tendrán que descartar la opción desde el primer momento.

Aplicarlo solo en los días de mucho sol

Ya a estas alturas comprendes muy bien que el sol es un elemento que puede dañar nuestra piel los 365 días del año, independientemente del clima en exterior o si incluso hay nieve en el suelo, hasta el punto de que en algunas situaciones la falta de sol puede incluso incrementar los efectos de los rayos UV. Por lo que las causas de este error tan común están bastante claras, y es el hecho que puede aumentar enormemente las probabilidades de sufrir cualquier enfermedad y problema asociado a este tema.

Por ello, es sumamente recomendable que, por extraño que pueda parecer al comienzo, no dejes jamás de aplicar una adecuada capa de protección en tu piel antes de salir a la calle, o incluso si vas a mantenerte en el interior del hogar pero el mismo se encuentra bastante iluminado por luz natural, ya que hasta en esta situación podrías llegar a notar las consecuencias negativas de la exposición, por corta y aparentemente inofensiva que parezca.

Utilizar el mismo protector en el cuerpo y el rostro

Más arriba te indicamos que en cuanto al FPS, el cuerpo y el rostro requieren intensidades un tanto distintas, esto se debe a que la piel del rostro es la que más se ve expuesta a la luz y la radiación, y la del cuerpo cuenta con la capa extra de protección que nos brinda nuestra ropa, haciendo que disminuya el impacto de los rayos solares, aunque no desaparezca.

Un error muy común es aplicar el mismo producto en ambos espacios, siendo lo normal elegir un protector grande y adecuado para el cuerpo y usarlo también en el rostro, haciendo que el mismo quede un poco desprotegido. O por el contrario aplicar uno apto para la cara pero que termine impidiendo que la piel del resto del cuerpo aproveche los beneficios que brinda el sol, como el aumento de la vitamina D y el mejoramiento del sistema inmunológico.

Lo más adecuado siempre va a ser dar a ambas zonas de la piel el cuidado más apropiado, comprando para el rostro un producto con un factor de protección mayor y para el cuerpo un protector con menos filtro. Esto al comienzo puede parecer un poco más costoso, pero a la larga notarás que ambos frascos duran un poco más y se traduce en un ahorro de dinero, algo que no solo aprovechará tu piel sino que tu bolsillo.

No fijarse si es fotoprotector de alto espectro

Como último error, pero para nada el menos importante, hay que mencionar el hecho de que algunas personas no saben que existen dos tipos de rayos UV y creen que todos los protectores solares pueden ayudar a prevenir la totalidad del daño que se genera. La verdad es que existen los rayos UVA y UVB, por lo que algunas cremas si no lo mencionan terminan siendo sustancias que nos cubren frente a uno de ellos.

Lo ideal es adquirir un protector solar que indique en su empaque que es “fotoprotector de alto espectro” o simplemente incluya las palabras “Amplio espectro”. Esto significa que es un producto certificado y probado, y que realmente estará cubriendo a tu piel tanto de la radiación UVA como de la UVB.

Si te ha gustado nuestro artículo y quieres entender mejor el tema de los protectores solares, su uso y tipos, te invitamos a echar un vistazo en el siguiente link: Protector solar biodegradable

Comentarios desactivados en Errores al usar protector solar