5 formas naturales de limpiarte la cara
Limpieza facial

5 formas naturales de limpiarte la cara

A veces tenemos dudas sobre la diferencia entre desmaquillarse y limpiar el rostro, pero debemos saber que ambas actividades son diferentes, pues aunque la primera solo debemos realizarla cuando queremos eliminar el maquillaje, la segunda, mucho más vital, debe ser llevada a cabo diariamente, incluso aunque nos quedemos todo el día en casa, pues muchas veces la suciedad viene incluso desde el interior de nuestro organismo.

5 formas naturales de limpiarte la cara

Es más, incluso no realizamos esta limpieza para eliminar los restos de maquillaje, cuando nos desmaquillamos antes, sino porque los eliminadores de estos embellecedores, que contienen algunos elementos químicos, pueden ser nocivos para la piel si los dejamos en contacto prolongado. Por ejemplo, aunque se dice que no es necesario enjuagar el agua micelar, lo cierto es que esta posee tensioactivos y surfactantes que debemos quitar limpiando luego.

Sim embargo, muchas veces el limpiar el cutis significa utilizar algunos otros cosméticos igual de poco confiables, ya que el solo usar agua y jabón es insuficiente para eliminar todas las impurezas, por lo que debemos recurrir a los productos ideales para esto. Aun así, no solo estos pueden apoyarnos en dicha actividad, pues hay estrategias y métodos mucho más sencillos, que garantizan resultados igual de buenos.

Estamos hablando de aquellos que, por su falta de cualquier tipo de químico, su sencillez y su origen, pueden ser considerados cien por ciento naturales, además de que no es necesario adquirirlos en salones de belleza ni tiendas especializadas, sino que muchas veces se presentan como ingredientes que podemos encontrar en nuestro hogar a diario, en el jardín o en establecimientos naturistas, como veremos a continuación.

No todos los limpiadores efectivos son los comerciales, si quieres saber cómo elaborar uno en casa, probablemente quieras leer Cómo hacer un limpiador facial casero

La necesidad de la limpieza facial

La necesidad de la limpieza facial

Cuando hablamos de aquello que es fundamental para el cuidado de la piel del cutis, lo más probable es que el principal factor sea la eliminación de elementos externos, que pueden ocasionar diferentes problemas tópicos. Entre ellos, están las impurezas, como el polvo y la contaminación ambiental, el sebo que produce nuestro propio tejido, así como el maquillaje y todo aquello que se acumula cuando este se seca.

Existen muchas razones por las que debemos eliminar todos estos elementos, ya que su contacto prolongado puede ocasionar diferentes alteraciones en la dermis, como el impedir que la sudoración sea liberada correctamente o que se absorba la humedad necesaria para mantener hidratado este inmenso órgano superficial. Todo esto, por supuesto, se ve reflejado al final en la imagen, estado y salud de la piel, al igual que en la profundidad de las imperfecciones y el envejecimiento.

Sin duda alguna, todo lo que hacemos por nuestra piel cuenta, pero debemos saber que, si utilizamos cremas antiedad, humectantes, astringentes o regenerativas, incluso si aplicamos ungüentos medicinales para sanar alguna lesión o afección, pero no limpiamos el cutis previamente, este no será capaz de absorber todas las propiedades y los principios activos de los productos tópicos que aplicamos.

La importancia del desmaquillado

Aunque muchas personas lo dudan, el maquillaje contiene ciertos elementos que, si se mantienen en contacto prolongado con la dermis, pueden afectarla de manera negativa, especialmente cuando este se seca y obstruye los poros. Estos últimos, unos diminutos y casi imperceptibles hoyos en el tejido, son los encargados de la sudoración y la absorción de los líquidos, que luego serán retenidos en la hipodermis para mantener la humedad.

Para evitar esta obstrucción, así como para asegurarnos de que los químicos en el maquillaje, que se degradan por el sudor y la acumulación de impurezas, que se combinan con el polvo o cualquier tipo de embellecedor que utilizamos, los especialistas siempre recomiendan desmaquillarse durante la rutina nocturna, antes de dormir, como primer paso de la limpieza facial, para que así no aumentemos el tiempo de contacto de todos estos factores con la dermis.

Todo tiene una manera correcta de realizarse y la limpieza no es diferente, por lo que te invitamos a conocer aquí Cómo lavarse la cara

Librándonos del sebo y las impurezas

En cuanto a las impurezas, tienen una interacción parecida a la del maquillaje, pero mucho más peligrosa, pues sencillamente no sabemos lo que se queda adherido a nuestro rostro, retenido por los embellecedores o el sebo. Este último, mucho más presente en la piel tipo grasa, que se caracteriza precisamente por la liberación sebácea excesiva, es esa capa de textura aceitosa que podemos palpar en el rostro cuando no lo lavamos constantemente.

Aunque el sebo aparece de forma natural, pues brota de los poros para liberar muchos elementos que se acumulan entre las capas de la dermis, como las células muertas o la misma grasa de nuestro cuerpo, exudada a través de la transpiración, queda retenida en la superficie tópica por su densidad tan pesada, siendo el principal culpable de que la suciedad externa se adhiera a la piel, ingresando además en los mismos poros y obstruyéndolos.

5 métodos caseros, sencillos y naturales

5 métodos caseros, sencillos y naturales

Seguro que cuando pensamos en productos limpiadores para la piel, enfocados en la zona del rostro, nos llegan a la mente muchos artículos cosméticos que hemos visto en medios de comunicación, como la televisión y sus comerciales o las redes sociales, pero lo cierto es que, aunque pueden ser los mejores, no son los únicos con los que podemos contar para esta actividad tan importante de cuidado facial.

Existen algunas estrategias mucho más sencillas, pero sobre todo naturales, que podemos poner en práctica al obtener tan solo algunos ingredientes bastante sencillos, que conoceremos a continuación y con todo detalle. Aunque podríamos encontrar muchos métodos de este tipo, hay cinco que relucen por su efectividad, su amabilidad con el cutis y su sencillez, por los que son los más recomendados por los especialistas y amantes de la cosmética naturista.

El uso de los aceites esenciales y portadores

Cuando hablamos de elementos naturales dentro de la cosmética, los protagonistas son estos aceites y sus variantes, ya que existen decenas diferentes, con sus respectivas funciones, que van de acuerdo a los componentes que los integran. Algunos son más densos que otros, mientras que existen los que, por sus características, pueden ser ingeridos, por lo que son más conocidos como ingredientes culinarios en casi cualquier parte del mundo.

Aun así, estos no son los que nos interesan en este momento, sino aquellos que contienen las propiedades necesarias para nuestra piel, complementados con factores como la capacidad de ser aplicados sin crear alguna reacción adversa o efecto negativo. Esto quiere decir, por ejemplo, que no sean demasiado fuertes ni agresivos, pues podrían ocasionar problemas de irritación, sensación de ardor, aumento de la sensibilidad, reacciones alérgicas o cualquier otro inconveniente.

Se trata de extractos de diversas materias, siendo los más comunes aquellos que provienen de las plantas, aunque se pueden diferencias los que son extraídos de las hojas, semillas, raíces, flores, frutos o incluso la corteza de ciertos arbustos. Su obtención es bastante sencilla, ya que solo se debe extraer todo el contenido líquido de las materias, completamente cargados de sus propiedades; por ello, se pueden obtener mediante distintos métodos, como la presión, la cocción o simplemente licuar el material.

Seguro que, al leer esta descripción, se nos vienen a la mente algunos aceites comunes, como los de coco, rosa mosqueta, oliva,  aguacate, girasol, soya y demás, pero lo cierto es que, entre los que podemos encontrar con propiedades cosméticas, son muchos otros los que resaltan. Los mejores para la limpieza facial son los primeros tres que mencionamos (coco, rosa mosqueta y oliva), además de los de ricino, argán, jojoba y almendras.

¿Sabes por qué cuidamos nuestra dermis? Si tienes dudas sobre esta interrogante, es posible que quieras visitar el siguiente artículo sobre Necesidades básicas de cuidado de la piel

Exfoliantes naturales

Para quienes no conocen sobre el método de la exfoliación, se trata del uso de ciertos elementos sólidos, preferiblemente en polvo, capaces de ingresar en los poros para limpiarlos a profundidad, eliminando cualquier obstrucción en su interior. Los más comunes, que podemos encontrar en los artículos cosméticos, son minerales o de polímeros, pero esta función puede cumplirla perfectamente otros más simples.

Un ejemplo perfecto es el bicarbonato de sodio, que aunque a muchos les suene a químico, no suele representar una sustancia que cause inconvenientes a la dermis, salvo que sean muy sensibles o sufran de afecciones. Lo mejor de este elemento, es que por sus características, es bastante fácil de enjuagar al culminar la rutina, por lo que es uno de los limpiadores exfoliantes favoritos de muchos.

Son embargo, si nos queremos enfocar en algunos realmente naturales, que podemos encontrar en caso cualquier hogar, los mejores son el azúcar, la sal y el café en polvo, que puede obtenerse en cualquier abasto o moliendo los granos por nosotros mismos. Para aplicarlos correctamente, lo mejor es utilizar un medio más líquido para combinarlo, formando una especie de crema o pasta que podemos frotar en el rostro.

Otra cosa importante respecto a la exfoliación, es que no puede realizarse a diario, por lo que no debe formar parte de nuestras rutinas diurnas o nocturnas, sino que debemos llevarla a cabo una o dos veces a la semana, dependiendo de la cantidad de sebo que libere el cutis. Esto se debe a que, por basarse en el uso de elementos abrasivos, el exfoliar de forma continua puede causar irritación, sensación de ardor y otras molestias.

Plantas y alimentos que funcionan perfectamente

Se vemos los ingredientes de muchos limpiadores cosméticos, nos sorprendería la gran cantidad de elementos naturales y comunes que utilizan en su composición, que al aplicarlos de manera individual, sin igualmente efectivos. El más popular es el aloe vera, también conocido como sábila, una planta que podemos encontrar en jardines y viveros en caso cualquier lugar, famosa por sus grandes propiedades beneficiosas para la piel, además de por ser excelente para limpiarla.

Del mismo modo, algunas frutas, vegetales y demás miembros de esta gama, como la papa o patata, el tomate, las fresas, el coco, el aguacate y el pepino, se pueden utilizar en rodajas cortadas, triturados, licuados e incluso como ingredientes, para la limpieza facial. Cada uno es bueno por sus propias características, además de por ser mejores de acuerdo al tipo de piel, por ejemplo, el pepino para las secas y el aguacate para las grasas.

Si se trata de elementos sólidos, que aunque son alimentos excelentes por su nutrición, también son capaces de eliminar la suciedad y las impurezas del rostro, los más utilizados son el arroz, las harinas y los garbanzos. Si tenemos problemas con la acumulación de sebo excesivo, siempre podemos confiar en la leche, preferiblemente de origen vegetal, como las de almendras y soya, así como en el yogurt, derivado de estos lácteos, para controlar esta grasa en el cutis.

Para conocer uno de los métodos más populares para lavarse el rostro, te recomendamos leer sobre Doble limpieza facial

La maravilla de la limpieza mineral

Cuando hablamos de minerales de uso cosmético, nos referimos a las arcillas, producidas por la sedimentación de diferentes rocas, que al comprimirse, forman un polvo natural bastante fino y liviano, cargado de propiedades y agentes activos maravillosos para la dermis. Debemos tener en cuenta, por supuesto, que estas materias no son buenas en cuanto a la hidratación ya que se trata de un elemento bastante seco.

Lo mejor de la arcilla, es que al ser un polvo fino, también aporta una gran potencia exfoliante, pero no necesariamente debe ser utilizada de esta manera, ya que también se puede aplicar, sin frotar para no incurrir en los efectos antes mencionados, dejando actuar durante algunos minutos en el cutis antes de retirar. De esta manera, podremos obtener todos los activos y las propiedades que nos ofrece.

Aunque hay diferentes tipos, se pueden reconocer por el color, ya que cada una varía de acuerdo a su contenido mineral, por ejemplo, la mejor para limpiar el cutis es la arcilla verde, pero también se pueden encontrar en tonalidades rojizas, blanca o negra. Para utilizarla, simplemente la podemos mezclar con un poco de agua, formando así una pasta apta para aplicarla en el rostro, pero se puede optimizar utilizando un tónico o un líquido con elementos humectantes.

Mascarillas caseras limpiadoras

Finalizamos con el que puede ser el método que requiere la menor explicación, pero es el más importante a tener en cuenta, ya que se trata de la combinación de diferentes ingredientes de los antes mencionados, que si bien funcionan a la perfección de manera individual, como se han descrito, en conjunto pueden conformar una mascarilla que no solo limpie, sino que aporte otras propiedades, como regenerativas, exfoliantes y antiedad, además de hidratantes.

Los ejemplos pueden ser muchos, pero lo mejor es basarnos en recetas específicas y bien elaboradas, en las que cada ingrediente es escogido por sus capacidades, su interacción con la piel (así como la que realizan entre ellos), además de lo bien que se complementan. Una de las favoritas es la mascarilla de arcilla verde con aceite de oliva, potenciada con un poco de gel de aloe vera para aumentar sus activos nutricionales.

Otra cosa a tener en cuenta en este punto, es que no solo podemos elaborar estas con los ingredientes que ya hemos conocido, sino que otros que, aunque no tengan capacidades de limpieza facial, pueden ser integrados para mejorar la mezcla en su totalidad. De esta forma, podremos obtener un limpiador que nutre, hidrata, regenera y nos ayude a combatir las imperfecciones, todo al mismo tiempo.

Una sola limpieza facial es insuficiente, por lo que los especialistas recomiendan hacerlo más veces. Conoce las razones de esto leyendo ¿Por qué es importante lavarse la cara dos veces al día?

Algunos productos cosméticos libres de químicos

Algunos productos cosméticos libres de químicos

Ahora bien, fuera de las 5 metodologías que hemos comentado, cada una con sus variaciones particulares, que pueden ser consideradas como las mejores para la limpieza facial, debemos reconocer que hay muchas personas que, cuando buscan algo “cien por ciento natural”, creen que solo puede provenir directamente del uso de plantas, alimentos no procesados y otros ejemplos de este tipo, cuya pureza no puede ponerse en duda.

Sin embargo, el verdadero pensamiento naturista es saber, tras conocer un poco sobre cada uno, que muchos de estos ingredientes requieren cierto procesamiento, para optimizar su uso en la dermis, que no implican el uso de algún químico o el añadir otros elementos, que puedan contrarrestar esa pureza. Un ejemplo claro son los aceites esenciales, que son los principales en la cosmética naturista, pero deben ser procesados para ser obtenidos.

Si lo llevamos a un nivel más adelantado, lo mismo ocurrirá con algunos productos y artículos cosméticos, cuya composición no integra ningún tipo de químico, conservantes, ácidos, alcoholes, etanol, parabenos o demás elementos que puedan ser considerados no naturales, o incluso controvertidos para su uso tópico. La idea es dedicar un tiempo a saber cuáles sustancias son las que realmente cumplen con estos parámetros.

Lo cierto es que muchas de las empresas más populares de cosmética, con grades industrias productoras y laboratorios de investigación, muchas veces tienen una línea de producción de este tipo específico, que nos ofrece una gran variedad de cosméticos, desde cremas, sérum, lociones, tónicos, exfoliantes y demás, en los que podemos confiar acerca de la pureza de sus ingredientes naturales.

Aprende lo que debes evitar al comienzo de la rutina facial, para obtener los mejores resultados de limpieza, leyendo aquí los 15 errores que estás cometiendo al lavarte la cara

Del mismo modo, algunas pequeñas empresas y locales naturistas, que realmente se preocupan por el uso consciente de los elementos que nos ofrece la naturaleza, ponen a nuestra disposición estos y otros artículos, como champú y jabones a base de plantas, algas, semillas, aceites y otros ingredientes puros. No debemos dudar en utilizarlos, siempre que podamos confiar y comprobar la veracidad del uso correcto de sus componentes y fórmulas libres de químicos.

Comentarios desactivados en 5 formas naturales de limpiarte la cara