Cómo hacer un limpiador facial casero
Limpieza facial

Cómo hacer un limpiador facial casero

El limpiador facial se ha logrado convertir en uno de los productos de uso diario más importantes para una lograr diseñar rutina de cuidado facial efectiva, en la que se preste atención a todos los detalles y se logre conseguir preservar tanto la salud como belleza de la piel por mucho más tiempo, evitando la acumulación de suciedad ya sea producida por nuestra propia piel como proveniente de diversos factores externos como la contaminación o el uso habitual de maquillaje.

Cómo hacer un limpiador facial casero

Para limpiar el rostro no es necesario utilizar productos químicos, ya que la naturaleza es tan sabia que por sí sola nos ha sabido regalar una larga lista de alternativas ¿No sabes a qué nos referimos? Descúbrelo en nuestro tema especial donde te estaremos explicando 5 formas naturales de limpiarte la cara

Este producto es diseñado como una opción para mantener la piel en óptimas condiciones, retirando de ella la mayor cantidad posible de agentes que puedan ya sea afectar su belleza como producir la temida obstrucción de los poros que a mediano plazo trae consecuencias a la salud del órgano más grande de nuestro cuerpo y el cual cumple la importante labor de servir como una barrera natural contra los daños.

Sumado a esto, el limpiador facial cumple la labor de ser el punto de partida antes de poder aplicar en el rostro todo tiempo de cremas, sérum y ungüentos que busquen contrarrestar los daños ya ocasionados como las arrugas, líneas de expresión, manchas o el mismo acné que aparece con mayor medida en las pieles grasas a lo largo de toda la vida, por lo que para quienes buscan recuperar su piel también es un producto indispensable.

Todo esto ha motivado al desarrollo de toda una inmensa variedad de limpiadores faciales producidos por una larga lista de marcas comerciales, siendo las que hoy en día dominan indiscutiblemente el mercado de la belleza y del cuidado facial, al punto de saber adaptarse tanto a las necesidades específicas de cada tipo de piel como a las producidas en diversas etapas de la edad, desde la entrada de los 20 hasta las pieles mucho más maduras.

Pero, esta enorme efectividad no ha sido suficiente para terminar de opacar la presencia de las alternativas naturales, las que al contrario de lo que muchos llegan a creer, realmente van ganando cada día una lista mucho más larga de seguidores, por lo que si te interesa entrar en este mundo, a continuación te explicamos el paso a paso de algunos de los que según nuestro criterio son los mejores limpiadores faciales caseros.

En la limpieza facial, el secreto del éxito se esconde en la frecuencia, es por esto que los dermatólogos siempre recomiendan lavar el rostro en dos ocasiones. Si te preguntas a qué se debe esta cantidad te invitamos a consultar el siguiente link: ¿Por qué es importante lavarse la cara dos veces al día?

Receta básica de limpiador facial casero

Receta básica de limpiador facial casero

La cantidad de recetas existentes para elaborar limpiadores faciales en casa es incluso bastante abrumadora, y es que realmente existe una variedad de posibles ingredientes y combinaciones tan extensa que resulta casi imposible no encontrar un limpiador casero y natural que no pueda adaptarse y cumplir las necesidades que posee nuestra piel en cada caso en particular.

Esta cantidad de alternativas con el tiempo no hace sino aumentar, ya que muchas personas tras tener algo de experiencia en el área, deciden experimentar y crear sus propias combinaciones que tras probarlas deciden compartir con el mundo agrandando aún más las posibilidades en esta interesante rama de cuidado facial y de productos naturales.

Pero, como en todo, hay recetas que son mucho más sencillas, al punto de ser consideradas como alternativas básicas que por sí solas pueden resultar efectivas o que pueden llegar a combinarse con otros ingredientes compatibles para dar vida a otras variaciones tanto las ya conocidas como las inventadas por los usuarios.

Por esta razón, como primera receta en nuestra lista de cómo hacer un limpiador facial casero hemos optado por explicarte una receta que entra en esta categoría, y puede ser el punto de partida si no cuentas con suficiente experiencia para animarte a intentar elaboraciones un poco más complejas.

Ingredientes necesarios

Este preparado requiere un total de tan solo 5 ingredientes, y puede ser elaborado ya sea siguiendo las medidas que te hemos indicado o alterando las mismas para obtener mayor o menor cantidad, siempre y cuando te asegures de preservar las mismas proporciones entre ingredientes ya que de esto va a depender la efectividad del producto. Para esta receta básica vas a necesitar:

¼ de taza de Jabón de Castilla

2 bolsitas de infusión de manzanilla

8 a 10 gotas de aceite esencial de lavanda

1 cápsula de vitamina E

¾ de cucharadita de aceite ya sea de oliva, aguacate o almendras dulces

Un envase para almacenar

Proceso de preparación

La elaboración de esta receta, como ya te lo hemos indicado, es sumamente simple, y no requiere de ningún tipo de experiencia para obtener un limpiador facial eficiente para todo tipo de piel siempre y cuando la misma no tenga necesidades muy específicas ni cuente con algún problema o imperfección que se esté buscando solucionar con ayuda del proceso de limpieza facial.

Para comenzar, debes utilizar los dos sobres de manzanilla para elaborar una infusión bastante cargada. Para conseguirlo simplemente coloca a hervir un poco de agua, con media taza será más que suficiente, una vez haya alcanzado el punto de ebullición retira del fuego e introduce las dos bolsas, esperar un tiempo de 10 a 15 minutos y proceder a retirarlas para conseguir tu té.

De este té cargado tan solo vas a requerir ¼ de taza, y el sobrante podrá servir para consumir o elaborar otro preparado que lo incluya. Una vez medida la cantidad necesaria introdúcela dentro del envase donde vas a almacenar tu producto terminado, este de preferencia deberá ser alto y de boca angosta, como una botella de gaseosa o el empaque de un limpiador facial que ya hayas terminado.

Allí mismo coloca uno por uno el resto de los ingredientes, cierra con fuerza y agita hasta integrar muy bien. Para aplicarlo simplemente utilízalo como un limpiador convencional, y al momento de almacenarlo ubícalo en tu nevera, de preferencia en la zona más alta de la misma, por un periodo promedio de 7 a 15 días como máximo.

¿Crees que tu técnica para lavar el rostro es la más adecuada? La verdad es que puede que requiera algunos pequeños cambios, para entender a qué nos estamos refiriendo no te pierdas nuestro tema sobre Cómo lavarse la cara

Limpiador de arcilla y avena para pieles más expuestas

Limpiador de arcilla y avena para pieles más expuestas

Normalmente a la hora de elaborar o de adquirir un limpiador facial lo primero que tenemos en cuenta es el tipo de piel y las necesidades propias con las que cada uno de ellos cuenta, limitando la elección al simple hecho de que si nuestro rostro se encuentra reseco, cuenta con altas proporciones de grasa, es normal o incluso mixto, dejando de lado otros factores que también podrían influir en la decisión.

Si quieres ir un poco más allá, puedes optar por determinar las necesidades propias de tu estilo de vida, y es que no requiere el mismo nivel de limpieza facial alguien que está todo el día en casa y alguien que se ve altamente expuesto a diversos contaminantes externos que son comúnmente asociados con la llegada prematura de los signos del envejecimiento o incluso problemas mucho más comunes.

Si tu piel es altamente expuesta a estos factores, lo más aconsejable es que los productos utilizados en tu limpiador facial casero sean sustancias altamente limpiadoras, exfoliantes y calmantes, que eliminan la suciedad más a profundidad a la vez que protegen la piel de la irritación y del deterioro que se puede estar ocasionando a lo largo del día.

Para este fin, el más recomendado según nuestro criterio es un estupendo limpiador facial casero de avena y arcilla, el cual combina el poder mineral con la suavidad natural, logrando resultados sorprendentes que pueden ser observados desde el primer día que empiezas a aplicarlo en tu rostro.

Por un lado, tenemos la presencia de la arcilla blanca, un conocido aliado del mundo de la belleza que destaca como un gran exfoliante capaz de eliminar la suciedad acumulada, además de poseer cualidades curativas, desintoxicantes y antiinflamatorias, perfectas tanto para las pieles más secas como para las grasas que requieren una ayuda para combatir la presencia del acné.

Por otro lado, encontramos la famosa avena, la cual al igual que la anterior cuenta con cualidades para exfoliar la piel, que solo son superadas por el poder limpiador que posee, además de la capacidad de humectar profundamente la piel y aliviar tanto ardor como picazón, siendo bastante práctica, al igual que la anterior, como un tratamiento para el acné.

Ingredientes necesarios

Para hacer esta receta vas a necesitar:

¼ de taza de arcilla blanca

¼ d taza de avena en hojuelas o entera

2 cucharadas de almendras

1 cucharada de diversas flores secas que pueden ser de rosa, caléndula o lavanda

10 a 12 gotas de aceite esencial de lavanda

Un procesador de alimentos

Un envase para almacenar

Proceso de elaboración

Para comenzar con esta preparación, es necesario elaborar una harina con los ingredientes sólidos, por lo que tendrás que introducir las almendras, las flores y la avena en el procesador y molerlas hasta conseguir un polvo lo más fino posible. Este paso es sumamente fundamental y no puede ser saltado, por lo que si no dispones de la herramienta necesaria lo mejor será que no elabores el preparado.

Una vez listo, pasa el polvo por un colador de malla, de los que se utilizan en la cocina para jugos, esto buscando separar los trozos que pudieron no haber sido molidos del todo y terminarían afectando la preparación. Mientras, en otro recipiente mezcla el aceite de lavanda junto con el polvo de arcilla evitando la formación de grumos.

Para terminar une todo en un frasco de vidrio y almacena. El resultado será un polvo fino, que puedes usar por un periodo de tiempo de varios meses, ya que con tan solo una cucharadita unida con un poco de agua hasta formar una suave pasta conseguirás producto suficiente para eliminar todas las impurezas que se pudieran haber acumulado a lo largo del día en tu piel.

Cometer errores a la hora de lavar el rostro es mucho más común de lo que crees. Por lo que si te interesa entender cuáles son las fallas más frecuentes te sugerimos tomarte un momento para visitar el siguiente tema: 15 errores que estás cometiendo al lavarte la cara

Limpiador rápido de vinagre de manzana

Limpiador rápido de vinagre de manzana

Hay ocasiones en la que nuestro limpiador habitual nos deja mal posicionados, ya sea porque se acabó y no nos dio tiempo de comprar uno nuevo o porque simplemente no lo tenemos a la mano cuando requerimos realizar una limpieza facial y no tenemos muchas opciones a las cuales recurrir como una práctica solución a última hora.

Para solventar esto, lo mejor son los limpiadores caseros de receta rápida, en los que no se hace uso de una larga lista de ingredientes que requieran una visita ya sea al supermercado o a una tienda especializada en cosmética natural sino basta con echar un vistazo a la alacena o nevera ya que se trata de productos tan comunes que suelen hallar en casi cualquier hogar.

Entre estos, el que más te podemos recomendar es el popular limpiador facial de vinagre de manzana, un producto que suele acompañarnos en aderezos y ensaladas pero que el resto del tiempo solo ocupa un espacio en el mueble de cocina.

Este producto, aunque muchos no lo crean es rico en diversas sustancias que traen beneficios a la piel, como compuestos alfa hidroxiácidos que se encargan de eliminar todas las células muertas que podrían estar alojando en la piel, haciendo una limpieza bastante profunda sin esfuerzo. Además posee la capacidad de estimular la circulación sanguínea, oxigenar las células, liberar diversas toxinas y en general aportar una gran cantidad de firmeza.

Ingredientes necesarios

Como te indicamos, este limpiador es muy rápido de hacer y no implica una larga lista de ingredientes, sino que con tan solo dos de ellos vas a lograr el producto terminado y poder brindar a tu piel todas las cualidades que este conocido vinagre ofrece. Para elaborarlo vas a necesitar:

2 cucharadas de agua

2 cucharadas de vinagre de manzana

Algodón o discos de algodón para aplicar

Proceso de elaboración

Esta receta es tan sencilla que prácticamente no requiere explicación alguna, ya que se considera tan rápida que su elaboración es prácticamente intuitiva, pero aun así vale la pena tomarse un poco de tiempo para explicar y despejar cualquier duda que pueda surgir sobre la misma, además de detallar cuándo y cómo debe ser aplicada.

Lo primero que debemos mencionar es que las cantidades que te hemos indicado en los ingredientes solo alcanzan para 1 ó 2 aplicaciones por lo que si planeas seguir con ella debes estar consciente de que tendrás que elaborarla cada que lo desees para evitar que se mantenga mucho tiempo sin usar y vaya poco a poco perdiendo las cualidades que la hacen tan especial.

Otra cosa que debes saber es que aunque el vinagre de manzana sea una sustancia totalmente natural, la verdad es que tras un uso constante se puede comenzar a presenciar cierto grado de irritación en la piel, por lo que no es un limpiador recomendado para el uso diario, sino como una alternativa de máximo 1 sola vez por semana en quienes tienen el cutis seco y 2 para las personas con más presencia de grasa o sebo en la piel.

Dicho esto, ya podemos explicar cómo deberás prepararla, y es que tan solo vas a necesitar colocar en un bol pequeño ambos ingredientes independientemente del orden y comenzar a mezclar con la misma cuchara o incluso un palillo para integrar totalmente. Una vez ya se encuentren perfectamente mezclados, toma el algodón con tus manos y humedecerlo en el agua de vinagre de manzana para aplicar en tu piel.

El secreto es que el algodón esté lo suficientemente húmedo para impregnar la piel pero no demasiado como para llegar hasta el punto de que gotee, luego comienza a pasarlo por cada espacio de tu rostro, evitando la zona del contorno de los ojos ya que para muchos podría ser algo irritante. Seguido de ello espera entre 5 y 10 minutos y luego procede poco a poco a retirar con ayuda de una toalla limpia.

Cremas, limpiadores, desmaquillantes. La lista de productos para el cuidado de la piel es un poco abrumadora, pero siempre hay unos que son más indispensables que otros, conoce cuales son los puntos clave que debes cubrir en: Necesidades básicas de cuidado de la piel

Qué hacer después de aplicar los limpiadores caseros

Qué hacer después de aplicar los limpiadores caseros

Con cualquiera de las recetas que te hemos descrito, el proceso para terminar la limpieza facial siempre es el mismo. Para comenzar aclara o lava la piel con abundante agua fría, esto para volver a cerrar los poros en el caso que se encuentren abiertos y generar que las impurezas entren a los mismos con mayor dificultad.

Seguido de ello, seca muy bien tu piel y procede a humectarla con el uso de productos especiales para la cara ya sean comerciales o alternativas de cremas y sérum facial de origen natural, esto con el objetivo de ayudar a recuperar cualquier lesión microscópica, recuperar el agua perdida y crear una barrera extra de protección que impida que los contaminantes entren y la humedad se escape.

Hay técnicas que te pueden ayudar a ir un paso más allá de la limpieza convencional. Para entender cómo aplicar la más popular de todas ellas no dejes de visitar nuestro artículo sobre la Doble limpieza facial

Comentarios desactivados en Cómo hacer un limpiador facial casero