10 formas efectivas de hidratar la piel de forma natural
Protección Solar

Cómo tratar una quemadura solar

Una de las actividades favoritas de muchas personas, especialmente en la temporada de vacaciones, que suele darse durante la calurosa estación de verano, es el visitar una playa o piscina para refrescarse. Aquí es donde mayor contacto tenemos con los rayos ultravioleta amados por el sol, aunque no es necesario buscarlos, ya que si pasamos mucho tiempo en la calle, o trabajamos en un lugar sin sombra, pueden afectarnos fácilmente.

Cómo tratar una quemadura solar

Es bien conocido que estos tienen algunos efectos nocivos en la piel, que van desde reacciones adversas hasta alteraciones internas del tejido, que desembocan en manchas, arrugas y otras imperfecciones. Sin embargo, la consecuencia más común y menos agradable, son las molestas y dolorosas quemaduras solares, que pueden ser leves, con solo un poco de enrojecimiento, o bastante severas, con síntomas como ardor e inflamación crónica.

Una cosa no podemos negar de esta lesión, deben ser tratadas lo más pronto posible, especialmente si somos susceptibles a complicaciones por tener la dermis delicada. El problema es que por la sencillez del problema, aunque suene contrario, a veces no sabemos cómo aliviarlas, al ser tan particulares. No son heridas abiertas ni laceraciones, tampoco sangran, pero aún así, pueden ocasionar serios inconvenientes.

Por esta razón, es una buena idea conocer algunos de los métodos más comunes para tratarlas, no solo con el fin de reducir sus síntomas, sino curarlas a tiempo para evitar los factores de riesgo que conllevan. Para ello, vamos a hablar de todo lo que podemos hacer para sanarlas, ya sea que se trate de quemadas superficiales, o si son llagas peligrosas que requieran la asistencia de un profesional de la salud tópica.

Antes de iniciar con este artículo te invitamos a echar un vistazo a nuestro tema: Errores al usar protector solar

Mediante el uso de medicamentos para las quemaduras

Mediante el uso de medicamentos para las quemaduras

Este es un punto en el que no es necesario entendernos mucho, pues resulta bastante obvio, aunque no está de más recordarlo. Como cualquier otra afección que puede sufrir nuestro organismo, las consecuencias más inmediatas del sol han Sido estudiadas por expertos desde hace siglos. Esto da como resultado la producción de medicamentos tópicos especializados, diseñados para combatir los síntomas de forma directa.

Aún así, es importante aclarar que no siempre es necesario recurrir a la medicina, pues como veremos más adelante, si la quemadura no es complicada, se puede tratar en casa con métodos bastante cotidianos. Por el contrario, también se puede dar el caso de que estos medicamentos sean insuficientes, debido al aumento de uno de sus síntomas independientes. Para ello, es mejor utilizar otro tipo de tratamiento que también mencionaremos.

Siguiendo la idea de lesiones comunes ocasionadas por el sol, lo mejor para tratarlas son los corticoides, que no necesitan receta médica y podemos encontrar en cualquier farmacia. Del mismo modo, si planeamos adquirir un remedio en alguno de estos establecimientos, lo mejor es preguntar al farmaceuta, quien está calificado para recomendarnos la mejor opción para nuestro caso.

Si el mismo puede ver la lesión y, de acuerdo a su experiencia farmacológica, considera que requiere atención médica, siempre es buena idea prestar atención y visitar a un dermatólogo. Los especialistas en la salud de la piel, pueden y deben recetar medicamentos más potentes, si lo requiere el problema, o incluso ordenar tratamientos compuestos, utilizando diferentes productos y terapias, tanto tópicas como de ingesta.

En cuanto a los corticoides, se trata de una solución que casi siempre nos ofrece el mejor de los resultados, ya que ayuda a regenerar el tejido afectado por medio del fortalecimiento del mismo, a través de la melanina. Esta molécula de nuestro cuerpo es vital para combatir los rayos ultravioleta y sus consecuencias, pero se daña debido a estos, ya que es como una capa que protege nuestra piel al filtrarlos de forma natural.

Aplicando otros productos profesionales

Aplicando otros productos profesionales

En caso de que los medicamentos seas insuficientes para cierto síntomas, o que los métodos naturales que conoceremos más adelante no brinden un alivio concreto, hay otras opciones a las que recurrir. Por ejemplo los analgésicos, representan la ingesta médica más común en los casos de heridas o problemas de salud que causen dolor, ardor o comezón; estos no necesitan receta médica, por lo que podemos adquirirlos en cualquier farmacia.

Si el mayor problema que tenemos durante el tratamiento es la resequedad, debido a la turgencia cutánea o deshidratación por la perdida de líquido, los emolientes pueden ayudarnos, al retener la humedad en apoyo de la hipodermis. En caso contrario, se puede ver una retención de líquido entre las capas de la piel, ya que la inflamación del tejido puede cerrar los poros, formando un edema. También se puede tratar con medicamentos farmacéuticos.

Hablando de la irritación, que se trata del síntoma más común de este tipo de lesiones causadas por los rayos ultravioleta, se pueden aplicar remedios antinflamatorios o consumirlos mediante la ingesta. Esto nos ayudará con el problema de los líquidos mencionados anteriormente, reducirá también la comezón, el ardor y el enrojecimiento; por esto, casi siempre son recomendados para tratar muchos tipos de heridas y afecciones.

En el caso de que el problema se complique y derive en llagas, descamación del tejido, perdida de firmeza y elasticidad u otros problemas que se pueden considerar estéticos, se debe recurrir a los astringentes. Estos compuestos son los mejores para acelerar la cicatrización de forma correcta, por lo que reducen las probabilidades de sufrir marcas permanentes en el futuro; aunque debemos tener en cuenta que es mejor preguntar a un especialista antes de utilizarlos.

En el mercado hay muchas opciones a las que acudir al momento de comprar un nuevo protector solar. Para ayudarte a tomar la decisión correcta hemos creado para ti el siguiente artículo En qué fijarse a la hora de comprar un protector solar, según los dermatólogos

Sustancias naturales ideales para aliviar esta lesión

Sustancias naturales ideales para aliviar esta lesión

A consciencia de cada persona afectada, si la quemadura es leve y no requiere atención sanitaria, o si visitamos al especialista y considera que la misma se puede tratar en casa, tenemos a mano elementos sencillos para aliviar la lesión. Algunos requieren del uso de un solo ingrediente, mientras que otros, para ser más eficaces, se pueden combinar con diferentes sustancias naturales, también de fácil adquisición.

Aceite y extracto de caléndula

La flor de caléndula es bastante común, aunque esta no es su mayor ventaja, sino que durante siglos y hasta en la actualidad, es considerada el mejor protector solar que ofrece la naturaleza. Por supuesto, también funciona para aliviar los síntomas de las quemaduras, gracias a sus propiedades calmantes y analgésicas, así como algunas de grado cosmético, que siempre son un gran apoyo en su aplicación tópica.

Sin embargo, no podemos simplemente frotar una lesión con una flor o sus pétalos, por lo que primero debemos extraer los activos para ser aplicados. Esto se puede hacer macerado la materia, al colocarla en un recipiente con aceite vegetal, dejando que libere su esencia en el mismo un par de días. También es posible adquirir o comprar el macerado ya preparado, aunque la mejor opción es el extracto de caléndula, que venden en muchas tiendas naturistas.

Rodajas o concentrado de pepino, tomate y papas

Si abrimos nuestra nevera y nos dirigimos al cajón de los vegetales o verduras, encontraremos tres diferentes opciones que pueden venir se maravilla para reducir los síntomas de la quemadura, mientras aliviamos el ardor y la comezón. El primero y más popular para dicha tarea es el pepino, que posee una de las mayores cantidades de agua entre aquellas que son, de acuerdo al conocimiento botánico, consideradas como frutas.

Este ingrediente nos dará una sensación de frescura, mientras reduce la temperatura de la lesión. En segundo lugar, tomar unas rodajas de papá o patata, puede ayudarnos gracias a sus astringentes, lo que acelera la recuperación de la zona afectada y reduce el picor. La tercera opción es el tomate, rico en vitaminas y otros nutrientes, que permiten una regeneración del tejido y mejor cicatrización. Por supuesto, podemos alternar el uso de uno u otro.

Aloe vera y yogurt natural

Aunque como hemos dicho, podemos conseguir cualquiera de estos ingredientes y aplicarlos de forma individual, aquí hay un ejemplo de una combinación increíble, cuyo conjunto se considera de los mejores en medicina naturista. Por ello, recomendamos a quienes sufren no solo de quemaduras, sino eccemas, laceraciones u otras lesiones en la piel, utilizar esa mezcla como ungüento curativo eficaz.

El aloe vera o sábila es una planta muy popular en estos casos, ya que en el reino vegetal, se considera de las que mayor cantidad se propiedades beneficiosas nos brinda, si no la que más, al aplicarla en la dermis. Si se combina con el yogurt, rico en nutrientes y grasas naturales no saturadas, tendremos el alivio necesario, junto a la sensación de frescura que reducirá la comezón y el ardor de forma casi inmediata.

Tratamiento con hojas de llantén

Si hablamos de su popularidad, la planta de llantén es sin duda la menos conocida de estas opciones, pero muy utilizada en algunas zonas rurales para tratar diferentes afecciones a nivel tópico. Posee activos antinflamatorios, antibacteriales, antioxidantes e incluso antihemorrágicos, por lo que no puede faltar en una botica o un establecimiento de medicina naturista convencional.

Para utilizarlo se da un caso parecido al de la caléndula, pues poco hacemos con solo colocar las hojas sobre el área afectada. Para obtener resultados positivos, debemos machacar las mismas con un poco de agua, para formar una pasta espesa y de gran densidad, que luego podemos aplicar sobre la lesión. Para mejorar el contacto, se puede cubrir con una venda o realizar un cataplasma con un trapo limpio, esterilizado y húmedo.

¿Sabías que hay distintos tipos de protector solar? Pues sí, y cada uno actúa en tu piel de forma distinta. Para descubrir la mejor alternativa que recomiendan algunos expertos no dejes de leer Protector solar mineral: Qué es y cuáles son sus beneficios

Vinagre y aceites naturales

Por último, una combinación que se puede considerar obligatoria, pues aunque podemos aplicar óleos vegetales a la piel, estos en realidad no son tan efectivos para las quemaduras, sino que tienen otra finalidad. En este caso, mientras que algunos como el aceite se coco, oliva jojoba, brindan protección e hidratación a la piel, se utilizan más bien para reducir el riesgo del contacto con el vinagre blanco.

Este último, por el contrario, no se puede considerar bueno para aliviar síntomas molestos, como el picor de la lesión, sino que más bien puede aumentarlos junto con la resequedad. Sin embargo, es increíble para acelerar la recuperación de la quemadura, permitiendo la liberación de los fluidos líquidos que se pueden acumular en la zona afectada, mientras acelera como la cicatrización como ningún otro ingrediente natural es capaz.

La prevención se las complicaciones y los factores de riesgo

La prevención de las complicaciones y los factores de riesgo

Compitiendo en grado de importancia, no solo es necesario es tratar una afección para sanarla, si no que debemos tener en cuenta si protección y el hecho de mantenerla alejada de los elementos que pueden empeorarla. Esto significa prevenir que el problema se complique, ya que de este modo, estaremos evitando el tener que sufrir de muchos otros síntomas, así como el riesgo de marcas permanentes o un desarrollo negativo de las mismas.

Para ello, debemos tener en cuenta, en el caso de las quemaduras ocasionadas por el sol, que se pueden infectar como en el caso de cualquier herida, debido a la vulnerabilidad tópica del área afectada. Otros elementos pueden evitar que está sane correctamente, por lo que reducir el tiempo es que la lesión se encuentra abierta es vital para cualquier tratamiento, como veremos en este apartado.

Antes de continuar con el siguiente punto, te sugerimos leer Protector solar natural

Cubrir la zona afectada correctamente para protegerla

Lo principal es evitar el contacto con los agentes externos, como la contaminación, impurezas, la suciedad y el polvo del medio ambiente, que no solo impedirán la regeneración del tejido, sino que pueden alterarlo. Sin embargo, ya que se trata de una zona dañada, donde padeceremos de dolor, ardor y comezón, no podemos cubrirla con una gasa o venda todo el tiempo, o está se pegará al tejido y resultará doloroso retirarla.

Por ello, una de las mejores ideas es utilizar vaselina, un compuesto derivado del hidrocarburo del petróleo, diseñado específicamente para proteger este tipo de heridas. Se trata de una especie de gel parafinado, que se puede aplicar en cantidades abundantes, ya que no se pega ni es afectado por el fluido que va liberando la quemadura. La gran ventaja, es que gracias a sus propiedades hidratantes, nos ayudará a regular la humedad de este punto.

En el caso de requerir tapar con una venda, una gasa o incluso un trapo limpio y desinfectado, por no tener otro medio a mano para este fin, lo mejor es humedecer estos para que no se adhieran a la herida. No es recomendable utilizar agua del grifo, pues su contenido mineral puede ocasionar complicaciones, sino que debe aplicarse agua destilada o un poco de alcohol, agua oxigenada u otro líquido con propiedades medicinales.

Limpiar regularmente para desinfectar

La limpieza es parte fundamental de cualquier tratamiento, pues en ocasiones, sin importar los esfuerzos dedicados a proteger la lesión solar, algunas partículas siempre ingresan al área, aun cuando no lo notamos. Además, el fluido que está libera, junto a la transpiración y la secreción sebáceas de la piel, también son factores de cuyo contacto prolongado, aunque es natural, debemos evitar.

Para limpiar y desinfectar se puede utilizar alcohol farmacéutico, aunque es cierto que muchas personas lo ignoran por causar un ardor bastante molesto; pero es común dicha sensación, que muestra el trabajo del líquido secando la lesión para sanarla. En caso de preferir otra opción, siempre están las mismas antes mencionadas, como el agua oxigenada u otros medicamentos líquidos, analgésicos y desinfectantes.

Regular la temperatura con compresas de agua fría

Cuando palpamos alrededor de una quemadura, es normal sentir que el área está un poco caliente, ya que este es uno de los síntomas más comunes de dicha herida, sobre todo cuando su grado es avanzado. Por esto es buena idea recurrir a compresas de agua fría, aunque también se puede aplicar el líquido con un paño mojado y previamente enfriado. La recomendación de la sustancia a utilizar es la misma de la que hablamos anteriormente.

Evitar y reducir infecciones e inflamaciones

Si bien existe un medicamento para las infecciones, que mencionamos entre aquellas variantes que se pueden utilizar para aliviar los síntomas de la quemada, los antibióticos no deben ser utilizados a menos que ya exista la complicación. Sin embargo, el caso de los antinflamatorios es diferente, ya que la inflamación de la lesión casi siempre está presente, por lo que podemos utilizarlos de manera preventiva.

Para la primera complicación mencionada, el mantener la limpieza y protección de la zona es vital, aunque lo más importante es desinfectarla regularmente, ya que esto elimina cualquier microorganismo riesgoso. De esto se deduce que, con solo unas pocas acciones que tomemos, podemos tratar el problema de muchas complicaciones diferentes, aplicando solo un par de tratamientos cotidianos.

Si te gustó nuestro artículo, puedes continuar tu lectura visitando nuestro tema especial sobre: Protector solar biodegradable

Acelerar el proceso de regeneración y cicatrización

Por último, ya hemos podido entrever la importancia de reducir el tiempo de la quemadura activa, al hablar de los ingredientes naturales capaces de acelerar la recuperación, sanar la herida y cicatrizar el tejido. Aún así, nunca está de más recalcar que, entre mor sea la duración de una lesión, más reducimos la probabilidad de que la misma se desarrolle de manera negativa, se infecte o sufra de alteraciones o reacciones adversas.

Comentarios desactivados en Cómo tratar una quemadura solar